Menu

Desigualdad de género florece en Chile, donde mujeres ven obstáculos sistémicos

Créditos de consumo son más caros para las mujeres, pese a afirmaciones de progreso. 

SANTIAGO, Chile — Chile es considerado un país con una democracia sólida y una población que sale a las calles a reclamar por sus derechos, pero diferencias sociales y económicas entre hombres y mujeres todavía abundan.

Las mujeres chilenas trabajan menos de forma remunerada que en otros países latinoamericanos y suelen pasar más horas cuidando a los niños y realizando labores domésticas, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Como gran parte de América Latina, Chile no ha logrado disminuir la brecha de género para alcanzar una sociedad más equitativa. Carolina Carrera, psicóloga por la Universidad Andrés Bello de Chile, dice que el país es líder en retrocesos.

‘’La situación hoy es muy crítica. De acuerdo con un estudio en 17 países de la [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos] donde se informa respecto del aumento del desempleo femenino en todos los países participantes, Chile lidera en retroceso en indicadores como participación de mujeres en la fuerza laboral, desempleo femenino, brecha salarial. El país retrocede, producto de la ‘pandemia’ [de brecha] de hace 10 años en este ámbito”, dijo.

‘’Las desigualdades sociales en Chile son muy grandes”, dijo la psicóloga Carolina Carrera. (Foto: Cortesía de Carolina Carrera)

Carrera dice que hay una brecha salarial entre hombres y mujeres y que esta diferencia tiene un impacto en las jubilaciones y en el empobrecimiento de mujeres mayores.

“En el año 2020, la participación laboral de las mujeres disminuyó a un 44.4 por ciento; el porcentaje bajó el promedio de América Latina. Nuestro país además presenta más de un 40 por ciento de mujeres jefas de hogar en hogares monoparentales, donde los niveles de pobreza aumentaron [de manera alarmante]’’, dijo.

En Chile, las condiciones de préstamos son más favorables para los hombres que para las mujeres. (Luciano Nagel/Zenger) 

Más de 2.1 millones de personas se encuentran en condición de pobreza en el país, mientras que la pobreza extrema se incrementó a 4.3 por ciento, lo que representa más de 800 mil personas, de acuerdo con el gobierno de Chile. El país tiene una población aproximada de 19.45 millones.

Carrera también dice que la sociedad chilena está muy atrasada en cuanto al derecho a la unión civil de personas del mismo sexo.

“Se legisló el acuerdo de unión civil que permite uniones de parejas del mismo sexo y también parejas heterosexuales, que regula lo patrimonial, pero no respecto de la filiación, por ejemplo. La institución del matrimonio solo está permitida para unos pocos, ya que las parejas LGTBI+ no pueden acceder a dicha institución. Está el tema de mujeres lesbianas que son madres y solo una tiene derechos de maternidad y la otra no, y no son prioridad en el sistema de adopción”, dijo.

Créditos de consumo

En el ámbito económico, las mujeres pagan más que los hombres, sobre todo cuando piden un crédito bancario.

Las diferencias en las tasas de interés entre hombres y mujeres se generan principalmente por motivos de perfil de riesgos bancarios, dice el analista económico de la Universidad Andrés Bello de Chile, Alejandro Urzúa.

Sofía Olave es profesora y sufre con la desigualdad de intereses al pedir un crédito para comprar su casa. (Luciano Nagel/Zenger)

Sofía Olave, de 27 años, profesora en la Comuna de Molina, se sintió discriminada cuando intentó comprar un departamento. Cuando recibió la cotización del agente inmobiliario, las tasas de interés eran mucho más altas.

”Si fuera mi esposo quien comprara la propiedad, la tasa ciertamente sería menor. No puedo comprar una propiedad solo a mi nombre; necesito de un aval o de alguien que complemente mi renta, a pesar de que tengo las condiciones para pagar, lo que significaría que mi inmueble quedaría a nombre de otra persona también. Considero muy injusta esta realidad”, dijo.

“En Chile, la condición laboral femenina es más frágil que la del hombre, y [la mujer] gana menos dinero frente a una misma actividad laboral, lo que termina siendo una condición clave para obtener peores condiciones crediticias en tasas de interés y montos a solicitar”, dijo Urzúa a Zenger.

Urzúa dice también que las mujeres chilenas son mejores pagadoras y más responsables para el pago que los hombres, con menores porcentajes de endeudamiento y morosidad en los pagos.

“Pero lamentablemente, eso, al momento de una evaluación crediticia, no es considerado como un factor a evaluar en el perfil de riesgo de un crédito”, dijo.

Alejandro Urzúa es analista económico de la Universidad Andrés Bello de Chile. (Foto: Cortesía de Alejandro Urzúa)

En Chile las mujeres ganan en promedio un 20.4 por ciento menos que los hombres, dice la investigadora de la Fundación SOL Andrea Sato Jabre.

“Hay una discriminación a nivel salarial. En el promedio y sin controlar por factores observables, la brecha de ingresos entre los hombres y las mujeres es de 140.962 pesos chilenos mensuales (177 dólares). En otras palabras, el promedio de ingresos que perciben las mujeres equivale al 79.6 por ciento del ingreso percibido por los hombres”, dijo.

Las brechas suelen ser más pequeñas en el sector público, principalmente porque los cargos en este sector tienen salarios estandarizados. Aun así, los puestos de alta jerarquía aún son ocupados principalmente por hombres, dice Sato.

Editado por Melanie Slone y Gabriela Alejandra Olmos

Recommended from our partners