Menu

Vacuna oral contra COVID-19 producida en Israel se desarrollará en México

Oravax Medical, de Oramed, y Genomma Lab Internacional anuncian una empresa conjunta para desarrollar una vacuna para América Latina.

Las vacunas actuales contra COVID-19 se administran mediante una inyección en el brazo, la cual definitivamente no es la forma favorita de nadie para recibir un medicamento. Además, deben mantenerse a temperaturas muy bajas.

Oravax Medical, una subsidiaria de la compañía israelí Oramed Pharmaceuticals, tiene una posible vacuna que se administrará por vía oral y no requiere almacenamiento en el congelador.

El 18 de noviembre, Oravax anunció que se asociará con Genomma Lab Internacional en México, para desarrollar la vacuna que podrá usarse en América Latina de forma inicial.

La posible vacuna oral VLP de Oravax ataca tres proteínas de la superficie del virus del SARS-CoV-2, incluidas las menos susceptibles a la mutación, lo que hace que la vacuna oral sea potencialmente más eficaz contra las variantes actuales y futuras del coronavirus.

De aprobarse, la vacuna VLP se usaría de forma independiente o como refuerzo para personas previamente vacunadas. El método de administración oral puede reducir los posibles efectos secundarios y, en consecuencia, garantizar una mayor seguridad.

Las dos empresas públicas acordaron un canje de acciones de 20 millones de dólares, y Genomma Lab se comprometió a participar en una inversión futura en Oravax.

“Estamos muy emocionados de asociarnos con Genomma. Las sinergias entre las competencias centrales de nuestras respectivas empresas han dejado en claro que la combinación de nuestras fortalezas particulares representa una oportunidad única y significativa”, dijo Nadav Kidron, director general de Oramed y presidente de Oravax.

“La combinación perfecta de la ciencia de vanguardia de Oravax y la excepcional red de ventas y distribución de Genomma en México y América Latina, así como su experiencia con las regulaciones locales, dan como resultado un potente proyecto”.

Rodrigo Herrera, presidente de Genomma Lab, dijo: “Ya nos estamos preparando para un ensayo clínico de fase 2, tan pronto se complete con éxito la fase 1 de la vacuna oral en Sudáfrica. Estamos entusiasmados de desempeñar un papel primordial en [la tarea] de llevar esta revolucionaria solución a un mercado de vacunas de aproximadamente 662 millones de latinoamericanos en 20 países”.

En otras noticias relacionadas con el combate a COVID-19 anunciadas este mes, la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés) otorgó 4.3 millones de dólares a MigVax de Israel, para avanzar en el desarrollo de vacunas que puedan usarse en países de bajos y medianos ingresos. CEPI, con sede en Noruega, también aporta el financiamiento para un proyecto similar en la Universidad de Saskatchewan.

Ambos proyectos tienen como objetivo establecer una prueba de concepto preclínica para las vacunas “a prueba de variantes”; es decir, que tanto CEPI como la Universidad de Saskatchewan se enfocan en la creación de vacunas que protegen contra las variantes existentes y nuevas del SARS-CoV-2. Las plataformas que ambos centros desarrollan también pueden servir para crear vacunas que protejan contra una amplia gama de coronavirus beta, así como patógenos con potencial pandémico que aún no han surgido.

Publicada en asociación con Israel21C.

Traducción de Gabriela Alejandra Olmos; editado por Gabriela Alejandra Olmos y Melanie Slone