Menu

VIDEO. Problemas profundos: los peces se sumergen más para escapar del cambio climático

Un estudio muestra que los peces están escapando de las aguas más cálidas mediante la migración a profundidades más bajas.

Los peces y otras especies están migrando a aguas más profundas en el mar Mediterráneo, a medida que el cambio climático calienta las aguas superficiales, lo que amenaza tanto a los esfuerzos de conservación como a la industria pesquera, según un nuevo estudio.

Los expertos de la Universidad de Tel Aviv observaron el efecto del calentamiento de las aguas en cientos de especies del mar Mediterráneo. Analizaron datos recopilados sobre 236 especies en censos con pesca de arrastre, en los que un bote arrastra una red para recolectar especímenes y se registra la profundidad. Descubrieron que docenas de peces, moluscos y crustáceos distintos han migrado a mayor profundidad a medida que huyen de las temperaturas cálidas.

“Debe recordarse que el Mediterráneo era caliente desde antes, y ahora estamos llegando al límite de la capacidad de muchas especies”, dijo el profesor Jonathan Belmaker. “Además, el rango de temperatura del Mediterráneo es extremadamente frío en el noroeste y muy caliente en el sureste. Ambos factores convierten a este mar en un caso de prueba ideal para la adaptación al calentamiento global de las especies”.

El estudio, dirigido por el estudiante de doctorado Shahar Chaikin, bajo la supervisión de Belmaker, reveló que las especies están aumentando sus límites de profundidad mínima en paralelo con el aumento de la temperatura del agua, desde el oeste hasta el este del Mediterráneo.

La vida marina en todo el mar menor migró un promedio de 54 metros, y dentro de un rango de temperatura de aproximadamente seis grados Celsius, según el estudio, publicado en la revista Global Ecology and Biogeography.

El cambio no fue el mismo para todas las especies, ya que las de aguas frías se han desplazado a aguas más profundas en mayor proporción que las especies de aguas cálidas.

Los peces, moluscos y crustáceos del mar Mediterráneo han migrado a aguas más profundas para escapar del aumento de las temperaturas, según un nuevo estudio. (Shahar Chaikin/Zenger)

“La profundidad mínima en la que las especies en el Mediterráneo habitan es cada vez mayor, mientras que las profundidades máximas se mantienen estables”, dijo Chaikin. “Descubrimos que el efecto de la migración a mayor profundidad es más significativo entre las especies de agua fría. En contraste, hay especies que funcionan dentro de un rango de temperatura estrecho y a una cierta profundidad que se desplazan mucho menos a aguas más profundas, probablemente porque no pueden sobrevivir en la profundidad de esas aguas”.

Los investigadores dicen que es probable que la migración tenga un efecto dañino en los esfuerzos de conservación y en la industria pesquera.

La migración provocada por cambios de la temperatura se ha documentado antes, en el Ártico, donde los narvales se han visto obligados a salir al mar abierto, debido al calentamiento de los fiordos. Pero los investigadores dicen que el proceso de calentamiento es especialmente pronunciado en el Mediterráneo, donde la temperatura media del agua ha aumentado un grado Celsius cada 30 años, y el incremento se acelera cada vez más.

Un pez se asoma desde detrás de unas rocas en el mar Mediterráneo. (Shahar Chaikin/Zenger)

Según los investigadores, el estudio muestra que, al observar los rasgos de las especies, es posible predecir su reacción al aumento de las temperaturas. Este podría ser un conocimiento valioso para futuros programas de conservación.

Los planes de conservación deberán tener en cuenta las especies que ahora habitan aguas más profundas de lo habitual y deberán definirse reservas marinas para proporcionar refugio a las especies que han migrado, dijo.

La industria pesquera también deberá adaptarse, con más énfasis en aguas más profundas. Esto obligará a los barcos a navegar más hacia el océano y consumir más combustible. Belmaker advirtió que, a pesar de la capacidad de las especies para adaptarse a aguas más cálidas, existe un límite, y este límite es el fondo marino.

“Ya hemos observado a peces de aguas profundas, como el bacalao, cuyos números están disminuyendo, probablemente porque ya no hay mayor profundidad a dónde ir”, dijo.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone