Menu

Un asteroide cercano a la Tierra podría ser una parte que se desprendió de la Luna, dicen expertos

Los astrónomos han teorizado que la misteriosa roca espacial se formó a partir de la Luna, y un nuevo estudio proporciona la primera evidencia.

Los astrónomos creen que un asteroide cercano a la Tierra es un fragmento perdido hace mucho tiempo que se desprendió de la Luna, según un nuevo estudio.

El asteroide conocido como Kamo’oalewa es un cuasisatélite: una subcategoría de asteroides que orbitan alrededor del Sol, pero permanecen cerca de nuestro planeta. Descubierto en 2016, por el telescopio Pan-STARRS en Hawai, Kamo’oalewa tiene entre 49 y 57 metros de diámetro y se acerca más a la Tierra a aproximadamente 14 millones de kilómetros. Lleva un nombre tomado de los mitos nativos hawaianos de la creación y alude a un retoño que viaja solo.

En un artículo publicado en la revista ‘Nature’, el estudiante de posgrado de la Universidad de Arizona Ben Sharkey y su equipo determinaron que el espectro del asteroide, o patrón de luz reflejada, coincide con las rocas traídas a la Tierra por las misiones Apolo de la NASA a la Luna.

Desde la Tierra, Kamo’oalewa solo puede observarse durante el mes de abril, debido a su órbita. Como es pequeño, solo uno de los telescopios más grandes de la Tierra puede verlo. Un equipo de investigación lo detecta desde el Gran Telescopio Binocular, en el Monte Graham, en el sur de Arizona, que está bajo el cargo de la Universidad de Arizona.

El Gran Telescopio Binocular, que está bajo el cargo de la Universidad de Arizona, consiste en un conjunto de dos espejos idénticos de nueve metros, uno al lado del otro y que operan en un soporte común dirigible. Ubicado en las montañas Pinaleño del sureste de Arizona, el telescopio es parte del Observatorio Internacional del Monte Graham. (Cortesía de la Universidad de Arizona)

La luz de Kamo’oalewa es aproximadamente cuatro millones de veces más débil que la estrella más tenue que el ojo humano puede ver en un cielo oscuro. El tremendo poder de los telescopios gemelos del Gran Telescopio Binocular para recolectar luz hizo posibles las observaciones.

Si bien la luz reflejada sugiere un origen lunar para Kamo’oalewa, los investigadores no están seguros de cómo se desprendió de la Luna. No se sabe de ningún otro asteroide que haya venido de la Luna.

“Examiné todos los espectros de asteroides cercanos a la Tierra a los que teníamos acceso, y nada coincidió”, dijo Sharkey. Los astrónomos han teorizado previamente que el asteroide puede haberse formado a partir de material lanzado a la órbita por el impacto de un meteorito en la superficie lunar.

Un joven y brillante cráter por impacto de rayos en la pared erosionada del parcialmente enterrado cráter Hedin, en la superficie lunar. El cráter sin nombre, de poco más de un kilómetro y medio de ancho, es demasiado pequeño para verse desde la Tierra a simple vista. La Cámara del Orbitador de Reconocimiento Lunar tomó imágenes de este cráter el 3 de noviembre de 2018. (NASA/GSFC/Universidad Estatal de Arizona)

El profesor de la Universidad de Arizona, Vishnu Reddy, y Sharkey buscaron una explicación para Kamo’oalewa durante años. “Dudamos a muerte de nuestra teoría”, dijo Reddy, el coautor del estudio. Con el comienzo de la búsqueda en 2016 y después de perder la oportunidad de observar el asteroide en abril de 2020, debido a un cierre por COVID-19, los astrónomos pudieron vislumbrar la solución del acertijo en abril de este año.

“Esta primavera, obtuvimos observaciones de seguimiento muy necesarias y dijimos: ‘Oh, es real’”, dijo Sharkey. “Es más fácil de explicar con la Luna que con otras ideas”.

La órbita de Kamo’oalewa es similar a la de la Tierra, pero tiene una pequeña inclinación. Según la coautora del estudio, Renu Malhotra, su órbita no es típica de otros asteroides cercanos a la Tierra. “Es muy poco probable que un asteroide común y corriente cercano a la Tierra se mueva espontáneamente a una órbita cuasisatelital como la de Kamo’oalewa”, dijo.

“No permanecerá en esta órbita en particular por mucho tiempo, solo por unos 300 años en el futuro, y estimamos que llegó a esta órbita hace aproximadamente 500 años”, dijo Malhotra, profesora de ciencia planetaria que dirigió el análisis de la órbita para el estudio. Su equipo está investigando más profundamente los misteriosos orígenes de Kamo’oalewa.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone