Menu

VIDEO: Dos osas polares se deleitan con un enorme pastel de cumpleaños de salmón congelado

Finja celebra el cumplir dos años en el Zoo Schönbrunn de Viena con un manjar.  

Un pastel de cumpleaños gigante de salmón congelado con la forma del número 2 resultó ser un regalo perfecto para un oso polar joven.

Las imágenes muestran a Finja, la osa polar, en el festejo de su segundo cumpleaños en el Tiergarten Schönbrunn, el zoológico más antiguo del mundo, en Viena, Austria, el 9 de noviembre.

En el video, Finja y su madre Nora se acercan al pastel de pescado, que se exhibía en lo alto de una roca en su recinto.

Las osas rodean el pastel y después arrancan trozos de salmón del bocadillo congelado. La madre y la hija devoran el pastel y, después de la comida, se dirigen a la piscina para jugar con una pelota y relajarse.

Stephan Hering-Hagenbeck, el director del zoológico, dijo que los cuidadores del lugar prepararon el gran pastel congelado de salmón, ya que es la comida favorita de Finja. Dejaron también un rastro de aceite de hígado de bacalao alrededor del pastel, lo que ayudó a Finja y Nora a localizarlo con su sentido agudo del olfato.

Los cuidadores del zoológico de Schönbrunn en Viena, Austria, hicieron un pastel de cumpleaños de salmón congelado para la hembra de oso polar Finja, que acaba de cumplir dos años, y su madre, Nora. (Tiergarten Schönbrunn/Zenger)
La osa polar Finja devoró rápidamente su pastel de cumpleaños, con la ayuda de su madre, Nora. (Tiergarten Schönbrunn/Zenger)

Preparar el pastel tomó mucho tiempo, pero quedó destruido en cuestión de minutos, después de que Nora lo derribara con sus patas gigantes. El pastel se partió en pedazos después de golpear el suelo, lo que facilitó que las osas le arrancaran grandes trozos de salmón.

Hering-Hagenbeck dijo que Finja se ha convertido en una “adolescente” saludable que pesa 185 kilos, lo cual es impresionante frente al medio kilo que pesaba cuando nació.

Nora es considerablemente más pesada que su hija; a pesar de que en el video parecen ser del mismo tamaño, ella pesa 252 kilos, el peso máximo para las hembras. Un macho adulto puede pesar entre 349 y 700 kilos.

La hembra de oso polar Finja celebra su segundo cumpleaños en el zoológico de Schönbrunn, con su comida favorita: el salmón. (Daniel Zupanc/Zenger)
Los cuidadores del zoológico dicen que, a los dos años, la hembra de oso polar Finja se ha convertido en una “adolescente” saludable que pesa 185 kilos, lo cual es impresionante frente al medio kilo que pesaba cuando nació. (Tiergarten Schönbrunn/Zenger)

El oso polar está clasificado como vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esta clasificación significa que la especie se enfrenta a la amenaza de extinción en un futuro próximo, a menos que mejoren las circunstancias que amenazan su supervivencia.

El oso polar, la especie más grande del mundo, es originario del círculo polar ártico. Es el principal depredador de la región; su alimentación se centra en pescar peces y focas y pasa la mitad de su tiempo buscando alimentos. Como nadadores talentosos, pueden nadar a un ritmo de nueve kilómetros por hora.

Históricamente, el número de osos polares se ha visto amenazado por la caza, pero actualmente, la mayor amenaza que los osos blancos gigantes enfrentan es el cambio climático, que ha provocado una gran pérdida de su hábitat.

El zoológico de Schönbrunn participa en el Programa Europeo de Especies en Peligro de Extinción, que ofrece un futuro para algunas de las especies más vulnerables del mundo a través de la educación y de varios programas de reproducción.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone