Menu

Choque fronterizo: Luchadores de México y Estados Unidos se enfrentan en torneo de MMA

El campeón deberá ganar tres combates en una noche para llevarse el título de Combate Global.

Las artes marciales mixtas (MMA) han cambiado mucho desde que iniciaron, hace casi tres décadas. El 12 de noviembre de 1993, en la arena de deportes McNichols en Denver, UFC 1 debutó como un espectáculo exclusivo para televisión. Ahora, 28 años después, MMA es una industria con un valor de millones de dólares, con compañías de promoción a lo largo del mundo, y con luchadores, tanto masculinos como femeninos, alrededor del globo.

Después de comprar la UFC en enero de 2001, por $2 millones, Lorenzo Fertitta, su hermano Frank Fertitta III y su amiga de la infancia Dana White la vendieron el 11 de julio de 2016, a Endeavor, por 4 mil millones. Y el deporte no ha hecho más que crecer desde entonces.

Con el respaldo de un contrato por siete años con ESPN, la UFC se mantiene como la promotora dominante de las artes marciales mixtas, pero otras, tanto espectadores como cadenas de televisión y grupos que buscan dar contenido de pago por evento o transmisiones en vivo, se han beneficiado de la popularidad del deporte.

La Professional Fighters League concluyó su tercera temporada hace dos semanas, con seis peleas de campeonato que otorgaron 1 millón de dólares a cada uno de los ganadores. ESPN transmitió los combates, lo que muestra la atracción que las cadenas tienen por la MMA.

La noche del viernes, que es el aniversario número 28 de UFC 1, dos de las compañías promotoras más grandes televisarán eventos de MMA. Bellator 271 será transmitido en vivo por Showtime, donde el veterano de la MMA, Cris Cyborg, defenderá su título de peso pluma contra Sinead Kavanagh en el evento principal de la noche en el Seminole Hard Rock Hotel & Casino en Hollywood, Florida.

A kilómetros de Miami, Combate Global mostrará un torneo de ocho hombres en una sola noche, donde estelarizarán luchadores de 70 kilos de México y Estados Unidos. Este será quizá el homenaje más fidedigno a la UFC 1, ya que el campeón del evento deberá ganar tres combates para llevarse la corona.

Enrique “Baby Bull” Gonzalez (izquierda) espera ver su mano levantada en este torneo de ocho hombres de Comabte Global, el viernes en la noche en Miami. (Combate Global)

La cobertura en vivo a través de Paramount Plus empezará con una apertura a las 9:30 p.m. ET, mientras que la acción iniciará a las 10 p.m. ET. El evento también será televisado en México a través de TUDN MEX, a las 10 p.m. hora local.

Campbell McLaren era uno de los miembros originales del grupo que produjo a UFC 1. Lo guió durante los primeros años en los que la UFC tenía pocas reglas y el difunto senador John McCain la describió como una “pelea de gallos entre humanos”. Ahora, McLaren es el fundador de Combate Global, donde estelarizan luchadores de calidad que apelan al mercado latinoamericano, que es donde Univision intercede. La cadena televisiva de habla hispana tomó el inusual proceso de convertirse en socio igualitario en Combate Global.

UFC 1 arrancó con torneos de una sola noche entre ocho hombres, un concepto que McLaren se llevó consigo mismo cuando fundó, en 2011, Combate Américas, una franquicia deportiva de artes marciales mixtas hispanas, la cual fue renombrada Combate Global en 2021. El viernes por la noche tendrá a cuatro luchadores de Estados Unidos y a cuatro luchadores de México en un torneo de eliminación directa donde, para ganar, el campeón deberá derrotar a tres oponentes en una sola noche.

Las peleas en la primera y segunda ronda consistirán en un solo asalto de 5 minutos. Las finales, en cambio, serán tres asaltos de 5 minutos. Para preservar a los luchadores, no se permitirán codazos y rodillazos durante las primeras dos rondas.

“La rivalidad que existe entre Estados Unidos y México ha entregado algunos de los combates de más alto octanaje en la historia de Combate”, dijo McLaren, “y este torneo, lleno de talento de ambos lados de la frontera, con toda seguridad dará más acción y honrará el deporte que inicié hace 28 años”.

Royce Gracie, un practicante de jiu-jitsu brasileño, fue el último hombre en pie en UFC 1, aunque en ese entonces no había divisiones de peso, límites de tiempo ni jueces. El póster del combate rezaba: “No hay reglas”, y las únicas normas eran que se prohibía golpes a la entrepierna, piquetes de ojo y mordidas. Fue transmitido en pago por evento y tuvo un éxito moderado, ya que atrajo a 86 mil compradores. Los competidores eran especialistas en lucha sumo, kickboxing, karate, jiu-jitsu, taekwondo y boxeo. Para las artes marciales mixtas modernas, se siguen usando todos estos estilos excepto el sumo, y algunos de los mejores atletas mezclan varios estilos de combate.

Estados Unidos contra México siempre ha sido una gran atracción, sin importar en qué evento deportivo. En Miami, el lado mexicano del evento enfrenta a Cristian “Puas” Pérez (6-0) oriundo de Ensenada, Baja California, contra Patrick “La Sanguijuela” Lehane (3-0) quien, aunque nació en Irlanda, está buscando obtener la nacionalidad mexicana. A su vez, en los otros cuartos de final, enfrenta a Hugo “The Hooligan” Flores (9-3) de Guadalajara contra Daniel “Scrappy” Soto (15-5) de Ciudad Jiménez.

Cristian “Puas” Perez (derecha) representará a México contra luchadores estadounidenses en el torneo de ocho hombres de MMA de Combate Global, este viernes por la noche en Miami. (Combate Global)

En el bando estadounidense, Jim “The Beast” Alers (14-4) de Pembroke Pines, Florida, se bate contra Enrique “Baby Bull” Gonzalez (9-4) de Laredo, Texas, a la par de que Samuel “The Alley Cat” Alvarez (5-4) de Manteca, California, se enfrenta a Jimmy “Sandstom” Sandlin (4-3) de Carlisle, Ohio.

Gonzalez, quien entrena en Valle Flow Striking en Chicago, piensa que su trasfondo en karate, peleando contra distintos oponentes en un solo día, le dará una ventaja en este formato de torneo de MMA. “Cuando inicié mi carrera en el karate, peleaba contra una persona, seguida de otra y de otra más”, dijo. “Estoy familiarizado con el concepto”.

La clave al éxito en este formato, según Gonzalez, es no enfocarse en el oponente que se tiene enfrente, sino pulir las habilidades personales de cada luchador, para estar listo para lo que sea. “Me la paso mejorando mi propio estilo”, dijo Gonzalez. “Eso es lo mejor que puede hacer una persona, trabajar en mejorarse”.

Gonzalez se enfrenta a Alers, un especialista del jiu-jitsu, que peleó en la UFC de 2014 a 2016. “Posiblemente tratará de tirarme al piso y dejarme allí”, dijo Gonzalez. “Pero me la pasaré moviendo; entrando y saliendo de su alcance”.

A comparación de la UFC 1, la MMA es más calmada en estos días, ya que necesita estar sujeta a ciertos estatutos estatales. La eliminación de rodillazos y codazos en los primeros dos asaltos de Combate harán que estos se vuelvan en peleas con mucha estrategia. “Están tratando de mantenernos en buenas condiciones, para que los que lleguen a la final no estén sangrando o cayéndose a pedazos”, dijo Gonzalez. “Es como el boxeo aficionado. Pero a mí gusta tumbar a la gente, y si no se permite atacar con las piernas, mejor para mí”.

Piera Valle, quien maneja a Gonzalez, ve este evento como una oportunidad única para su luchador. “Esto lo eleva al nivel de convertirse en un contendiente real y un posible campeón para Combate en algún momento,” dijo la esposa de Mike Valle, el entrenador de Gonzalez. “Pienso que la exposición de este evento es la indicada y que, además, sea el aniversario de la UFC 1 es un bono excelente”.

Traducción de Mario Alberto Vázquez; editado por Mario Alberto Vázquez y Melanie Slone