Menu

Las crías de foca, como los humanos, pueden cambiar el tono de su voz

Las crías de foca pertenecen a un grupo muy selecto, ya que muy pocos mamíferos pueden cambiar su tono vocal.

Las focas tienen la habilidad poco común entre los mamíferos de cambiar su tono vocal para imitar el habla humana, lo que dio pie a un estudio que podría ofrecer pistas sobre cómo los humanos aprenden a hablar.

“Al observar a uno de los pocos mamíferos que podrían ser capaces de aprender sonidos, podemos comprender mejor cómo los humanos adquirimos el habla y, en última instancia, por qué somos animales tan conversadores”, dijo Andrea Ravignani, investigadora principal de un estudio publicado en Philosophical Transactions B, la revista de Ciencias Biológicas de la Royal Society.

Las crías de foca común de menos de un mes fueron estudiadas en el Centro de Investigación y Rehabilitación de Focas, en Pieterburen, Países Bajos, antes de ser liberadas en el mar cercano. (John O’Connor)

Al estudiar ocho crías de foca común, de entre una y tres semanas de edad, en el Centro de Investigación y Rehabilitación de Focas en Pieterburen, Países Bajos, los investigadores querían saber cuándo las focas adaptan sus voces de acuerdo a los sonidos de su entorno.

Las crías de foca evaluadas se alojaron en unidades de cuarentena, donde todo el sonido provenía de grabaciones. No había agua en la piscina, para evitar el ruido del agua.

En el experimento, las focas fueron expuestas durante varios días a grabaciones del cercano Mar de Wadden, en la costa holandesa, reproducidas a tres niveles de volumen, desde cero a 65 decibeles, pero en un tono que se asemeja a las vocalizaciones naturales de las crías de foca. El equipo de investigación también grabó las llamadas espontáneas de los cachorros.

El equipo descubrió que las crías de foca vocalizaban en un tono más bajo cuando los ruidos del mar eran más fuertes y que este tono se mantenía más estable cuando se les exponía a niveles de sonido más intensos. Uno de los cachorros mostró el llamado efecto Lombard, al vocalizar a un mayor volumen cuando el ruido del mar se hacía más fuerte. Los cachorros no produjeron más llamadas ni vocalizaciones más largas cuando escucharon diferentes niveles de ruido del mar.

Los seres humanos y muchos otros animales elevan el volumen de su voz para ser entendidos en un entorno de alto volumen, pero muy pocos mamíferos pueden ajustar su tono.

Las focas de puerto se encuentran entre los pocos mamíferos capaces de imitar el habla humana porque pueden cambiar el tono de sus vocalizaciones. (John O’Connor)

El equipo determinó que las crías de foca se adaptan a su entorno auditivo al bajar su tono, al igual que los murciélagos y los seres humanos. En experimentos similares, otros animales simplemente aumentaron su volumen cuando se enfrentaron a un ruido más fuerte.

“Los cachorros de foca tienen un control más avanzado sobre sus vocalizaciones de lo que se suponía hasta ahora”, dijo Ravignani. Tener este control a una edad tan temprana, dijo, es “asombroso”, dado que tan pocos animales son capaces de esto. Los humanos han sido los únicos mamíferos que se sabe tienen conexiones neurales directas entre la capa externa del cerebro o la corteza y caja laríngea o laringe, que produce el sonido.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone