Menu

El dos veces campeón de los 76 kilos, David Benavidez, busca ser luchador y adivino

Profetiza un combate entre él y el Canelo en el futuro, pero sabe que primero debe encargarse de Kyrone Davis, el 13 de noviembre.

Existe la posibilidad de que en la categoría de 76 kilos haya una pelea para el campeonato entre luchadores de origen mexicano.

Pero para que eso ocurra, hay varias cosas que tienen que pasar: en primer lugar, Saul “El Canelo” Álvarez tiene que superar a Caleb “Sweethands” Plant el 6 de noviembre. Una semana más tarde, el dos veces campeón David “Red Flag” Benavidez dice que noqueará a Kyrone “Shut It Down” Davis. Así, y solo así, habrá un cruce de puños mexicanos en los 76 kilos entre Álvarez y Benavídez en 2022.

Álvarez, de 172 cm de estatura (56-1-2, 38 nocauts) predijo noquear en el octavo asalto a Plant (21-0, 12 nocauts) durante la pelea de unificación de títulos que librarán el 6 de noviembre, en el MGM Grand en Las Vegas, en un evento pago por evento de la Premier Boxing Champions en Showtime (9 p.m. ET). Si su predicción es acertada, Álvarez añadirá la corona de la IBF de Plant a sus homólogas de la WBA/WBO/WBC y se volvería el primer campeón indiscutido de los 76 kilos de origen mexicano.

El 13 de noviembre, Benavidez (24-0, 21 nocauts) perseguirá su quinto nocaut consecutivo contra Davis (16-2-1, 6 nocauts) ante un público del Footprint Center en su natal Phoenix, Arizona, en un evento de la Premier Boxing Champions en Showtime (10 p.m. ET).

El jueves pasado se anunció que Davis, de 26 años, remplazaría en el combate al antiguo campeón Jose Uzcategui (31-4, 26 nocauts), el cual se vio forzado a abandonar, ya que falló una prueba de antidopaje.

“Es un nuevo oponente, pero nada ha cambiado”, dijo el papá y entrenador de Benavidez, Jose Benavidez sénior. “El plan es el mismo e iremos a obtener un nocaut espectacular. Necesitamos ese nocaut, en especial en estos momentos”.

El combate entre Benavidez y Davis es una eliminatoria de la IBF y WBC, que le permitirá al ganador batirse contra quien triunfe en el combate entre Álvarez y Plant.

“Caleb Plant no tiene el poder o la mandíbula como para hacerle frente al Canelo, y soy el único que puede intercambiar golpes, ganchos y combinaciones con el Canelo, así como también soy más rápido, alto y con más alcance que el Canelo”, dijo Benavidez, de 188 cm y 24 años, quien es conocido por su estilo cambiante. “Caleb no se ha enfrentado al tipo de oponentes que lo lleven al nivel de intensidad y habilidad como el que verá cuando se enfrente al Canelo”.

“Canelo lo llevará a aguas profundas. Una vez que el Canelo meta presión, solo será cuestión de tiempo antes de que saque a Caleb, ya sea en el sexto, séptimo u octavo asalto. Mi principal enfoque es ganar esta eliminatoria de la WBC e IBF por nocaut, y de allí preveo que el Canelo le ganará a Caleb Plant. Después de eso, podré pelear contra el Canelo por todos los cinturones”.

En Davis, de Monmouth, N.J., Benavidez se enfrentó a un luchador con un récord de 3-0-1 (1 nocuat) en sus últimos cuatro combates. Las últimas dos batallas de Davis fueron un empate contra el antiguo campeón Anthony Dirrell en febrero, y una victoria por decisión unánime sobre Martez McGregor, en septiembre.

Jose Benavidez senior (centro) ha entrenado a sus dos hijos, el dos veces campeón David Benavidez (izquierda), y a Jose junior, vencido una sola vez (derecha) a pies de su doble cartelera en su ciudad natal en el Footprint Center en Phoenix, Arizona, el 13 de noviembre (Esther Lin/Showtime)

“Sé que puedo lastimar al Canelo. Soy un boxeador que le dará al Canelo un combate más difícil que cualquiera que haya tenido, como Gennady Golovkin, quien mezclaba golpes corporales, fuerza y golpes precisos”, dijo Benavidez, al referirse a la victoria de unificación de títulos de Álvarez por medio de decisión mayoritaria sobre el en aquel entonces campeón de la WBA/WBC Golovkin (septiembre de 2018), en la revancha de su empate en septiembre de 2017.

“Tengo mucha fuerza, buenos directos, excelentes golpes corporales y también tengo mi velocidad. Soy más alto que el Canelo. Mis brazos son más largos y soy mucho más joven. Esto es algo que he querido toda mi vida y ahora estoy a nada de que este combate ocurra. Estoy motivado por entrar al cuadrilátero y salir de allí con la victoria sobre el Canelo Álvarez”.

Antaño el campeón de los 76 kilos más joven de la historia, Benavidez perdió su corona de la WBC en octubre de 2018; fue declarado “campeón en descanso” y suspendido por seis meses tras dar positivo a una prueba de dopaje por Benzoylecgonine (el metabolito principal de la cocaína).

La WBA hizo su decisión durante su convención, a la par de ordenar a Dirrell en una batalla por el título vacío contra Avni Yildrim, a quién derrotó por decisión técnica en febrero de 2019.

Benavidez terminó su ausencia en el cuadrilátero con un nocaut en el segundo asalto de J’Leon Love en marzo de 2019, antes de recuperar la corona de la WBC en septiembre de ese año al noquear en el noveno asalto a Dirrell, quien fue puesto contra las cuerdas por primera vez en su carrera.

“Desde que regresé de mi suspensión, todas mis victorias han sido por nocaut, y eso continuará con Kyron Davis”, dijo Benavidez. “Mi plan es verme impresionante tumbándolo entre el quinto y noveno asalto”.

Un Benavidez subido de peso perdió su título en la báscula a pies de un combate de diez asaltos contra Roamer Alexis Angulo (agosto de 2020), antes de obtener un nocaut técnico en el onceavo asalto contra Ronald Ellis en su último combate en marzo.

Pero Jose Benavidez sénior insiste que su hijo está en forma para derrotar a Davis.

“David se está manteniendo en buena forma”, dijo Jose sénior. “Se ha hecho más fuerte con cada pelea y madura cada vez más. Apenas está obteniendo su fuerza de hombre adulto, por lo que aseguro que todo mundo verá algo espectacular el próximo 13 de noviembre”.

El dos veces campeón de los 76 kilos, David Benavidez (derecha) entrenado por su padre, Jose sénior, busca su quinto nocaut consecutivo el próximo 13 de noviembre, contra Kyrone Davis. (Esther Lin/Showtime)

Benavidez entrenó contra los antiguos campeones mundiales Kelly Pavlik y Peter Quillin, incluso antes de que sacara su licencia de manejo. Benavidez también trabajó con Golovkin antes de hacer su debut profesional en agosto de 2013 a la edad de 16 años, al noquear en el primer asalto a Erasmo Mendoza, en Sonora, México.

El “Bandera Roja” (The Red Flag) ganó sus primeros siete combates por nocaut en Mexico antes de competir en su ciudad natal cuando tenía 18 años.

“He estado entrenando desde que tenía 3 años”, dijo Benavidez. “O sea, por 21 años”.

A los 20, Benavidez obtuvo el título de los 76 kilos de la WBC, por medio de una decisión dividida sobre Roland Gavril en septiembre de 2017, al sobreponerse a una herida en su nudillo central izquierdo y al tumbar a su oponente en el último asalto, para así convertirse en el campeón mundial más joven en la historia de la división.

Darrin Von Horn había sido el boxeador más joven en lograr tal proeza en 1991.

Benavidez frenó la racha de siete victorias consecutivas de Gavril (5 por nocaut) y ganó la revancha contra este mismo en febrero de 2018, por una decisión unánime.

La victoria por decisión dividida sobre Gavril terminó la racha de nocauts de Benavidez en 10, y en 17 de sus 18 victorias, con 13 nocauts en las primeras dos rondas. Los combates contra Gavril fueron seguidos por el nocaut técnico en el octavo asalto sobre el desafiante al título Rogelio Medina en mayo de 2017.

“Canelo tiene una buena carrera”, dijo Benavidez. “Se ha estado enfrentando a los mejores luchadores y lo respeto, pero a la vez eso hará que enfrentarlo y derrotarlo signifique tanto para mi propio legado”.

El evento secundario de la cartelera presenta al hermano de 29 años de Benavidez, Jose júnior (27-1, 18 nocauts), para terminar con una ausencia de 37 meses del cuadrilátero desde su combate contra Francisco Emanuel Torres (17-3, 5 nocauts) en su debut en los 69 kilos. Jose júnior viene de una derrota por nocaut técnico de doce asaltos ante el campeón de tres divisiones y campeón de la WBO de los 71 kilos, Terence Crawford (37-0, 28 nocauts) en agosto 2018.

“Mi pelea va a terminar en los primeros asaltos”, dijo Jose júnior. “Estoy listo para salir de allí con mi hermano y apoyarlo en su combate”.

Traducción de Mario Alberto Vázquez; editado por Mario Alberto Vázquez y Melanie Slone