Menu

El catolicismo sigue creciendo en África y Asia, pero se desploma en Europa, según un nuevo informe

Los números más bajos reflejan una caída en los europeos que ingresan a los seminarios. El cardenal Luis Tagle llama a Europa “territorio de misión”.

NEW YORK — El número de católicos romanos en África y Asia sigue creciendo, según un nuevo informe destacado por el Vaticano, mientras que el número de adherentes disminuye en Europa.

“Si mantenemos la fe para nosotros mismos, nos debilitaremos. Y si guardamos la fe en un grupo pequeño, podría convertirse en un grupo de élite”, advirtió el cardenal Luis Tagle, de Filipinas, el 21 de octubre, durante una conferencia de prensa en el Vaticano.

El informe, compilado por Fides News Service, sirve como una fotografía instantánea estadística de la población y las instituciones mundiales de la iglesia. Comparó 2019 con el año anterior y se basó en las últimas estadísticas disponibles.

Los hallazgos, similares a un censo del Vaticano, no tomaron en cuenta la pandemia ni los efectos que el COVID-19 tuvo en la fe y en la asistencia a la iglesia, como resultado de las órdenes de cierre en gran parte del mundo.

El informe se publicó para coincidir con el Día Mundial de las Misiones, que se celebra el tercer domingo de octubre de cada año. El Papa Francisco, en un mensaje publicado en el sitio web oficial de la Santa Sede, destacó el propósito del día.

Un nuevo informe destacado por el Vaticano y el Papa Francisco muestra que el número de adherentes y seminaristas católicos romanos en Europa está disminuyendo. (Michael Campanella/Getty Images)

“Recordamos con gratitud a todos aquellos hombres y mujeres que con su testimonio de vida nos ayudan a renovar nuestro compromiso bautismal de ser apóstoles entusiastas y generosos del evangelio”, escribió. “Recordemos especialmente a todos aquellos que con determinación partieron, y dejaron atrás el hogar y la familia, para llevar el evangelio a todos aquellos lugares y personas sedientas de su mensaje salvador”.

La Iglesia ve un crecimiento masivo en África

En general, el número total de católicos en todo el mundo creció en 15.4 millones de personas. El número de católicos como porcentaje total del mundo también aumentó ligeramente, a casi el 18 por ciento, según el informe.

La iglesia experimentó el mayor crecimiento en África, donde el número de católicos aumentó en 8.3 millones. Eso ahora significa que un total del 19 por ciento de la población católica del planeta proviene de África. En Asia, el número de católicos llegó a 149 millones, donde todavía representan una minoría de la población total del continente.

Un católico nigeriano recibe la comunión durante la misa matutina en Kano, Nigeria. Kano es parte del norte de Nigeria, principalmente musulmán, pero una minoría católica devota participa en misas frecuentes en las catedrales locales. (Chris Hondros/Getty Images)

El informe reveló que el catolicismo está creciendo en todas partes menos en Europa, lo que llevó a Tagle a nombrar a esa parte del mundo “territorio de misión”. Hay 300 mil católicos menos en Europa, otra señal de que Occidente se ha vuelto cada vez más secular.

“La fe es un don del Espíritu Santo”, agregó Tagle. “Estamos realmente preocupados, no solo por Europa, sino por todo el mundo, en cuanto a la evangelización”.

Estas últimas cifras parecen reflejar tendencias similares rastreadas por el Centro de Investigación Pew en 2018. En ese estudio, Pew encontró que las personas en África dijeron que la religión es muy importante para ellos, pero en Europa esto ocurre con menor medida.

“La proporción de adultos que consideran que la religión es muy importante en sus vidas es generalmente baja en Europa, donde el 23 por ciento de los encuestados en los países promedio dice esto”, dijo Pew en ese momento.

Vocaciones sacerdotales en declive en Europa

Estos números más bajos también se reflejan en la caída observada entre los europeos interesados en ingresar a los seminarios.

En 2019, por ejemplo, hubo 603 seminaristas menos en Europa, en comparación con el año anterior. De hecho, la vocación sacerdotal sigue siendo una gran preocupación para la Iglesia. El número disminuyó en todos los continentes, con África como única excepción. Ese continente experimentó un aumento anual de 509 seminaristas.

El vicerrector de Oscott College Richard Walker (derecha) y el decano de teología Philip Caldwell se preparan para la misa en la sacristía en Birmingham, Inglaterra. El colegio de St. Mary’s, Oscott, abrió en 1794. La formación para el sacerdocio católico toma seis años de vivir en el colegio de seminaristas, dedicados a la oración, al estudio y al trabajo pastoral en la comunidad local. (Christopher Furlong/Getty Images)

El número total de sacerdotes en el mundo aumentó a 414,336; un aumento de 271 en comparación con 2018. El continente que registró una gran disminución fue nuevamente Europa, con un descenso de 2 mil 608, mientras que se registraron aumentos de mil 989 en Asia, principalmente en Filipinas, y de mil 649 en África.

El número de ordenaciones y sacerdotes en Europa podría ser aún menor cuando se publique el informe del próximo año, dados los efectos adversos del COVID-19. Solo en Italia, más de 200 sacerdotes murieron a causa del coronavirus. Eso casi equivale a la misma cantidad de nuevos clérigos que se graduaron de los seminarios italianos.

El verano pasado, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos dijo que no había un recuento completo de cuántos sacerdotes y monjas se encuentran entre los más de 600 mil estadounidenses que han muerto a causa del COVID-19.

Al mismo tiempo, según el informe, el número de obispos en el mundo disminuyó, por 13, a 5 mil 364.

Entre los otros hallazgos clave del informe, las organizaciones benéficas y los centros de atención médica administrados por la iglesia incluyen 5 mil 245 hospitales, la mayoría de ellos en África (mil 418) y en América (mil 362). Estas organizaciones están cada vez más dirigidas por laicos, como resultado de un menor número de vocaciones sacerdotales.

Producido en asociación con Religion Unplugged.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone

Recommended from our partners