Menu

Cientos de templos antiguos perfectamente alineados al paso solar encontrados en México

El descubrimiento puede cambiar el entendimiento sobre la conexión cultural entre las civilizaciones olmeca y maya.

El descubrimiento de casi 500 centros ceremoniales ancestrales en el sur de México podría transformar el cómo los expertos rastrean el surgimiento de la civilización maya.

Existe un extenso debate sobre si la civilización olmeca, la cual floreció entre 1500 al 400 a.C., desembocó en el desarrollo de la cultura maya, o si los mayas se desarrollaron de forma independiente.

Un equipo de investigadores internacionales utilizó tecnología lidar y descubrió 478 complejos en los estados mexicanos de Tabasco y Veracruz que podrían ayudar a esclarecer la conexión entre los olmecas y los mayas.

Se están realizando trabajos de excavación en la parte central de Aguada Fénix, el monumento maya más grande y antiguo que se ha descubierto. (Inomata/Zenger)

El mismo equipo, dirigido por la Universidad de Arizona, reportó el año pasado el descubrimiento del monumento maya más largo y antiguo, Aguada Fénix, en Tabasco, cerca de la frontera con Guatemala.

Su prospección más reciente, la cual cubrió una superficie de 84 mil 951 kilómetros cuadrados (un poco más grande que la superficie de Irlanda), descubrió sitios arqueológicos antiguos que comparten similitudes con Aguada Feni. Los descubrimientos están detallados en un documento publicado por la revista Nature Human Behaviour.

“Hasta hace unos años, era impensable investigar una superficie tan extensa”, dijo Takashi Inomata, el autor principal del estudio. “La tecnología lidar disponible al sector civil está transformando la arqueología.”

Lidar es un acrónimo en ingles que significa “detección y mapeo por medio de luz” (LiDar por sus siglas en inglés). Permite “atravesar” el frondoso bosque tropical y escanear la zona, para encontrar restos antiguos y marcar en áreas de interés más específicas que puedan estar escondidas entre la vegetación.

El área estudiada es la prospección lidar más grande de Mesoamérica. (Inomata/Zenger)

“Los complejos fueron, posiblemente, construidos entre el 1100 y el 400 a.C. y fueron construidos por diferentes grupos casi un milenio antes del albor de la civilización maya, entre 250 y el 950 d.C.”, dijo el equipo de la Universidad de Arizona en un comunicado. “Los sitios recientemente descubiertos están localizados en un área que abarca la región olmeca y las tierras bajas occidentales de los mayas”.

Se cree que los sitios ceremoniales fueron usados para rituales y para recibir largas aglomeraciones de gente. Los sitios parecen también haber sido construidos con una orientación precisa para alinearse con la salida del sol en distintas fechas.

Los complejos muestran similitudes con el centro ceremonial más antiguo de los olmecas, San Lorenzo, que alcanzó su punto máximo entre 1400 y el 1100 a.C. Sitios en el área maya, entre estos, Aguada Fénix, empezaron a adoptar el estilo de San Lorenzo cerca de 110 a.C., lo que sugiere la existencia de un vínculo tangible entre el desarrollo de la cultura maya y la olmeca.

Los expertos habían asumido previamente que San Lorenzo era un centro único en su tipo, con una estructura diferente a las construcciones posteriores.

Imágenes de San Lorenzo (izquierda) y Aguada Fénix, utilizando tecnología lidar. (Inomata/Zenger)

“Pero ahora, podemos ver que San Lorenzo es muy similar a Aguada Fénix. Tiene una plaza rectangular flanqueada por plataformas de borde. Estos rasgos fueron fácilmente observados a través del lidar y también son encontrados en Aguada Fénix, que fue construida tiempo después”, dijo Inomata.

“Esto nos dice que San Lorenzo fue muy importante para el inicio de algunas de las ideas que fueron usadas posteriormente por los mayas”.

Algunos de los sitios recientemente descubiertos se alinean a albas de días específicos, lo que posiblemente las denota como sitios ceremoniales.

Imagen 3D producida por lidar del sitio de Buenavista, en el día de la alineación con el alba. (Inomata/Zenger)

Una explicación para esas fechas específicas es el pasaje cenital, que es el momento en que el sol está directamente encima. El cenit ocurre el 10 de mayo en la región y marca el inicio de la temporada de lluvias. Esto permitía a las civilizaciones antiguas de la época saber donde debían empezar la siembra del maíz.

Algunos sitios se alinean para el alba en rangos de 40, 60, 80 o 100 días antes del paso del cenit. Investigadores señalan que el significado de estos intervalos se da debido a que los calendarios mesoamericanos usan un sistema vigesimal.

“Esto quiere decir que representaban su cosmogonía a través de estos espacios ceremoniales”, dijo Inomata. “En estos centros, la gente se juntaba acorde al calendario ceremonial”.

Traducción de Mario Alberto Vázquez; editado por Mario Alberto Vázquez y Melanie Slone