Menu

Realidad virtual que te pondrá en el centro del baile

Experimentar con la realidad virtual tiene como objetivo brindar al público una nueva perspectiva de la danza y hacerla accesible.

“COVID nos fastidió”, dice Ruby Edelman. “Y surgió la pregunta de qué podíamos hacer para seguir adelante”.

Edelman, bailarín, coreógrafo y director ejecutivo del centro de danza Machol Shalem Dance House en Jerusalén, está acostumbrado a ser anfitrión de una variedad de bailarines, festivales y obras de danza durante todo el año, algo que a primera vista parecía completamente incompatible con el distanciamiento social que la pandemia de COVID-19 ha significado.

Sin embargo, el centro de danza estaba determinado a continuar con su trabajo, al brindar a los bailarines independientes una plataforma para sus creaciones, al hacer conexiones con influencers de todo el mundo y al promover la cultura de la danza en la ciudad.

El director ejecutivo de Machol Shalem Dance House, Ruby Edelman, y su equipo se dieron cuenta de que la realidad virtual podía incluso superar la experiencia de la vida real en un espectáculo de danza. (Cortesía de MASH Dance House)

“Examinamos nuevos campos e interfaces que pudieran funcionar con la danza, por ejemplo, todo el campo de las proyecciones y la colaboración interdisciplinaria del trabajo de video”, dijo. “No era lo que teníamos en mente. Luego, en algún momento, surgió la idea de la realidad virtual, porque comprendimos el potencial de crear una experiencia inmersiva”.

En poco tiempo, se dieron cuenta de que la realidad virtual podría incluso superar la experiencia de la vida real de un espectáculo de danza.

“Si te sientas en la primera fila, en el mejor de los casos puedes ver a todos los bailarines frente a ti. Pero, ¿y si te dejamos pararte en medio del escenario, con los bailarines a tu alrededor?”

Los bailarines ensayan para el rodaje de su actuación de danza de 360 grados. (Cortesía de MASH Dance House)

Una vez que la idea se afianzó, el centro invitó a los bailarines a un estudio de 360 grados especialmente construido, donde fueron filmados de una manera bastante compleja con una multitud de cámaras.

Mediante tecnología de realidad virtual, las tomas se integraron de una manera que crea una experiencia completamente inmersiva para el espectador.

Justo a tu lado

Edelman dijo que Machol Shalem es el primer centro en Israel en crear espectáculos de danza de realidad virtual. Algunos de sus socios en el extranjero, particularmente en Singapur, han experimentado con tecnologías de realidad virtual ligeramente diferentes.

“Las cámaras crearon filmaciones estereoscópicas: cada dirección de cámara tenía dos lentes, como ojos, pero cada lente crea una ligera distorsión. Una vez que lo filmas de esa manera con dos lentes para cada dirección, cada ojo en el visor te da la sensación de que lo que está ante tus ojos es tangible y está justo al lado tuyo”.

“Cuando la gente se coloca el visor, se encuentra en medio del escenario, mientras los bailarines pasan junto a ellos, casi a través de ellos. Creamos una experiencia tridimensional que desafía a los sentidos en la manera más completa posible. La gente realmente intenta tocar a los bailarines cuando se acerca a ellos”.

La filmación estereoscópica y otras tecnologías de realidad virtual convierten el resultado en una experiencia casi real. (Cortesía de MASH Dance House)

Danza de realidad virtual

Toda esta filmación resultó en VR Dance, un festival de danza en colaboración con el Festival de Israel que presentó espectáculos de danza tanto en vivo como en realidad virtual durante el verano.

“Los visitantes entraron en una sala de espectáculos vacía, se sentaron en una silla giratoria, recibieron el visor de realidad virtual y la aplicación complementaria, se colocaron los visores y se hallaron inmersos de inmediato en el espectáculo”, dijo Edelman. “Una vez que se encendieron las luces, de repente se vieron rodeados de bailarines”.

Dijo que las respuestas fueron excelentes.

“La gente salió de allí como en una alucinación. Algunas personas incluso intentaron levantarse y bailar con los bailarines o tocarlos”.

“Ahora nos proponemos perfeccionarla y ver en qué otras formas podemos aprovecharla, tomar los elementos fuertes de esta tecnología que permiten este punto de vista poco común”.

Una audiencia disfruta de una experiencia de baile inmersiva en Machol Shalem Dance House en Jerusalén. (Cortesía de MASH Dance House)

Salón de espectáculos virtual

Otro festival internacional centrado en la realidad virtual ofrecerá una forma innovadora de ver la danza israelí desde el extranjero, el 14 de octubre.

“No podemos traer gente a Israel este año; todos los eventos como el nuestro que planearon tener invitados en el extranjero no pueden hacerlo”, dijo Edelman. “Podemos enviar videos como todos los demás, pero queremos … lanzarlos a un salón de espectáculos virtual”.

El plan es enviar 150 visores, en colaboración con el Ministerio de Relaciones Exteriores, a los visitantes que solían venir a Israel, y permitirles ver danza israelí desde su casa o en centros de danza en todo el mundo, dijo.

De cara al futuro, Edelman cree que las tecnologías como la realidad virtual están aquí para quedarse en el mundo de la danza, incluso en un mundo posterior a COVID.

“En primer lugar, lo que esta filmación permite es una experiencia donde no se ve el escenario desde atrás o desde el asiento. Es algo que puede funcionar como una invitación al desarrollo en términos de cómo vemos este medio.

“En segundo lugar, si cuando era joven iba por ahí con una cinta VHS para dársela a la gente para que la vieran y me invitaran a un festival, creo que lo siguiente será que la gente diga: ‘Me gustaría ver tu trabajo en 360 grados o realidad virtual para comprenderlo mejor’. Me parece que será el próximo estándar con el que la gente documentará la danza. Es como agregar olor o sabor a la transmisión”.

Para obtener más información, haga clic aquí.

Producido en asociación con Israel21C.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone