Menu

De Irak a la oficina: principios de los rangers del ejército para dirigir tu negocio

El trabajo y la cultura de equipo, así como la confianza, generan éxito en el campo de batalla de los negocios

Jeramiah Solven sabe todo sobre el valor de trabajar con el equipo adecuado; es algo que literalmente le salvó la vida en despliegues militares en Irak y Afganistán.

“Estuve en misiones en las que mil paracaidistas fueron lanzados a un aeródromo por la noche, despejamos a las tropas enemigas, efectuamos redadas fuera del sitio y evacuamos el área antes de que saliera el sol”, dijo Solven, un exranger del ejército que dirigió redadas contra las fuerzas insurgentes.

“Una de las lecciones más importantes que aprendí es que las habilidades de tu gente y las capacidades de tus sistemas son directamente proporcionales a tu nivel de éxito, y que la tecnología y los sistemas vienen en segundo lugar, después de tener los miembros del equipo adecuados”, dijo.

En la actualidad, Solven lidera a propietarios de negocios y directores ejecutivos a través de experiencias rigurosas de formación de equipos en las Montañas Rocosas de Colorado. Solven dijo a Zenger que no importa si se trata de aterrizar en un aeródromo o de entrenar a líderes empresariales, el éxito proviene de tener el equipo adecuado.

Para muchos propietarios de pequeños negocios, la formación de equipos comienza con procesos como la rendición de cuentas y la eficiencia operativa, que tienen resultados observables y medibles, como ventas cerradas o tiempo facturado.

Pero los rangers como Solven no restringen la formación de equipos a las pruebas de aptitud física ni a la precisión en el campo de tiro. También se protegen mutuamente en el campo de batalla y nunca dejan a un hombre atrás: principios de lealtad y trabajo en equipo que los ejecutivos pueden emplear para crear una cultura de equipo increíble y la satisfacción de los empleados en el campo de batalla de los negocios.

El exranger del ejército, Jeramiah Solven, actualmente es entrenador de formación de equipos. (Cortesía de Jeramiah Solven)

Cultivar las habilidades “blandas” hacen que un equipo sea mejor y más leal

Una vez que los rangers estén bien entrenados en sus habilidades específicas, desde disparar armas hasta operar dispositivos de radio y lanzarse en paracaídas desde aviones, deben aprender a moverse juntos por el campo de batalla para sobrevivir y cumplir la misión. Deben aprender las señales manuales, las fortalezas y debilidades de sus compañeros de equipo y cómo las habilidades técnicas de todos generan más éxito. Y cada miembro del equipo debe conservarse listo para cumplir la misión al mantener limpias sus armas, trabajar sus habilidades técnicas y revisar la misión de antemano.

La sinergia de habilidades, motivación y visión es tan importante en el mundo empresarial como en los rangers, pero a menudo falta en el mundo de los negocios, dijo la entrenadora de desarrollo de equipos Freddi Donner a Zenger. “Muchas empresas buscar reunir ‘habilidades’ cuando contratan al personal; no obstante, rara vez dedican tiempo a asegurarse de que el equipo defina, entienda y modele los comportamientos mediante los cuales sus miembros pueden trabajar juntos de manera más eficiente. Esto puede generar estrés en los equipos o, peor aún, apatía, debido al agotamiento y al conflicto”.

Como se mencionó, los rangers nunca deben dejar atrás a un hombre. Pero muchos propietarios de negocios pequeños piensan que este principio no se aplica a su ámbito. Tienen medidas de responsabilidad por no presentarse puntualmente o por no cumplir con los indicadores clave de desempeño.

Pero sin un apoyo de calidad militar de los miembros del equipo, y sin generar responsabilidad que sea tanto correctiva como punitiva, e incluya las recompensas correctas por el éxito, las empresas corren el riesgo de crear una cultura de miedo y deslealtad.

Ahmed R. Ali ha hecho crecer a TISTA Science and Technology Corp., que comenzó con una tienda atendida por una sola persona y pasó a liderar alrededor de mil empleados y contratistas. Anteriormente, Ali dijo a Zenger que en el camino aprendió que, “se construye una cultura próspera y duradera para apoyar al personal”. Ali, un veterano militar como Solven, ha lanzado varias organizaciones benéficas sin fines de lucro además de la organización lucrativa TISTA, y dijo que todas sus entidades se ocupan de las personas que emplean y sirven.

“No puedes tener éxito en el ejército sin cuidar a tu compañero de batalla, y ningún líder en ningún entorno puede tener éxito sin miembros del equipo que se cuiden los unos a los otros”, dijo. “Siempre he trabajado para crear una cultura consistente que sea aceptada por el personal y por los líderes, porque hace que todos se hagan responsables, crea una mentalidad de trabajo en equipo y antepone el éxito a largo plazo a los resultados a corto plazo. Las personas cometerán errores y en ocasiones necesitarán ayuda extra. Una vez que los nuevos empleados superan la versión de formación básica de nuestra empresa y son parte del equipo, fundamentamos nuestro éxito a largo plazo en la formación de las personas”.

Los expertos dicen que el trabajo en equipo es fundamental para el éxito. (Soluciones de ventas de LinkedIn/Unsplash)

Las fortalezas “blandas” son el pegamento que mantiene unidas a las empresas

Un beneficio de cultivar las habilidades “blandas” para convertirse en una empresa más fuerte es que las pautas acordadas descritas por Donner pueden convertirse en el elemento cohesivo cuando algo sale mal.

Para los rangers, alguien que rompe los códigos de honor o ética, o rompe con la estrategia, la táctica y la misión, puede convertirse en un anatema para el resto del equipo y ser castigado con una degradación o con un despido deshonroso. Lo mismo ocurre en los negocios cuando los empleados o líderes violan las pautas o políticas de la empresa.

El libro, “El poder del hábito”, presenta “La balada de Paul O’Neill” en su camino para mostrar cómo los grandes valores mantuvieron unida a la empresa metalúrgica Alcoa Corp. cuando un gerente senior no reportó los problemas de una planta de México. Al violar las políticas de denuncia de lesiones de la empresa y al faltar a la cultura de seguridad de la empresa, el gerente “se despidió a sí mismo”, según el libro.

O’Neill se retiró de Alcoa hace más de 20 años, y hoy es una empresa más pequeña. Pero la compañía continúa destacando su enfoque en la seguridad mediante su sistema de seguimiento de seguridad disponible públicamente en línea y en su informe anual. En 2020, la compañía se jactaba de tener 9.3 mil millones en ingresos, 12 mil 900 empleados y más de 195 mil “verificaciones de seguridad en el área de trabajo”. La compañía tuvo cero muertes de empleados en 2018 y 2019, a pesar de estar en una industria peligrosa.

“En Alcoa, los valores no son simplemente algo para imprimir en un póster y colgar en la pared”, dijo a Zenger la directora de recursos humanos de Alcoa, Tammi Jones. “Vivimos de acuerdo con esos valores y tomamos medidas cada vez que escuchamos sobre un comportamiento contradictorio, así nos aseguramos de proteger una cultura de integridad, excelencia y cuidado”.

Jones dijo que la compañía “puede haber sufrido en el corto plazo” al prescindir de personas que “fueron fuertes en la entrega, pero entregaron esos resultados de una manera que no se alineó con nuestros valores”. Sin embargo, dijo Jones, “a largo plazo, vale la pena asegurarnos de que siempre estamos a la altura de nuestros estándares y valores”.

La solución de los rangers: genera lealtad para crear éxito

“La capacidad de tu gente y de tus sistemas es directamente proporcional al nivel de éxito que tendrás en los negocios”, dijo Solven a Zenger. “Las mejores empresas mezclan personas y sistemas para cumplir misiones de manera rápida y rentable, y pasar a la siguiente misión, al igual que los rangers. Pero debes tener los miembros del equipo adecuados con las habilidades técnicas precisas, que puedan trabajar juntos, protegerse y hacerse responsables”.

“Sin las personas y la cultura de equipo adecuadas, puedes tener todos los recursos del mundo y aun así fracasar. Para tener éxito, los líderes deben priorizar equipos que tengan habilidades, un entendimiento común de la misión, la cultura y la lealtad”, dijo Solven.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone