Menu

Llueven críticas del discurso de Jair Bolsonaro en la Asamblea General de la ONU

El presidente de Brasil habría descrito una imagen distorsionada de la realidad brasileña, dicen analistas. 

PORTO ALEGRE, Brasil — El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue el jefe de estado que inició los discursos en la sesión 76 de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el 21 de septiembre. Bolsonaro realizó declaraciones que repercutieron a nivel internacional y generaron fuertes críticas en el ámbito político y económico de su propio país.

En la evaluación de políticos, analistas y ambientalistas brasileños, Bolsonaro faltó a la verdad y distorsionó la realidad durante su discurso. Calificaron la información como engañosa, en temas como la preservación del medio ambiente, la lucha contra la pandemia y el desempeño socioeconómico del país.

El senador de la República Rogério Carvalho (PT-Partido de los Trabajadores) dijo que la conducta del mandatario brasileño ante los líderes mundiales fue “deplorable”.

“Era el momento para que Bolsonaro mostrara al mundo que está comprometido a enfrentar los problemas que su gobierno ha generado para el medio ambiente, la salud pública, la remoción de los derechos de los trabajadores y sobre la situación real de la economía brasileña, pero prefirió mentir”, dijo.

“El presidente mintió cuando presentó datos ambientales, cifras sobre la economía, mintió sobre los datos referentes a la pandemia, mintió sobre todos los temas. Mintió y reafirmó su estrategia de buscar tratamiento inicial e inmunidad de rebaño para la pandemia y no la vacuna”, dijo este senador del estado de Sergipe, en el noreste de Brasil, en entrevista con Zenger.

El senador Rogerio Carvalho (PT) dijo que el presidente mintió durante su discurso. (Jefferson Rudy/Agência Senado/Dominio público) 

Carvalho también criticó la postura adoptada por el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, quien acompañó a la delegación brasileña y reaccionó con un gesto obsceno a una protesta frente a la residencia de la misión brasileña en las Naciones Unidas (ONU), en el barrio Upper East Side de Nueva York, Estados Unidos.

“Este gesto demuestra claramente por qué él [el ministro Queiroga] es parte del gobierno de Bolsonaro. Queiroga es una persona que carece de formación, educación y respeto a la democracia. Estas son las características que se requieren para ser parte del gobierno”, dijo el senador.

El diputado federal Afonso Motta (Partido Democratico Laboral) dijo que las actitudes del presidente brasileño en la Asamblea de la ONU fueron peores que su discurso.

“Bolsonaro fue a participar de la asamblea con un comportamiento de negación, y terminó llevando al ministro de Salud, Marcelo Queiroga, infectado con COVID-19. Nada es más significativo, que además de sus discursos errados y falsos, muestra su irresponsabilidad y negación de todo lo que ha venido haciendo la población universal para enfrentar esta pandemia”, dijo el diputado de Río Grande do Sul.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, fue diagnosticado con COVID-19 mientras acompañaba a Bolsonaro en la Asamblea General de la ONU. Después de recibir la notificación, Queiroga no pudo embarcar con la delegación de regreso a Brasil y está cumpliendo cuarentena durante 14 días en un hotel en la ciudad de Nueva York.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, fue diagnosticado con COVID-19, y cumple cuarentena en Nueva York. (Fabio Rodrigues Pozzebom/ Ag.Brasil/Dominio Público)

Hasta el momento, el hijo del presidente, el diputado federal Eduardo Bolsonaro (PSL-Partido Social Liberal) también fue diagnosticado con COVID-19, así como la ministra de la Agricultura Tereza Cristina y Bruno Bianco, ministro de la Abogacía General de la Unión. Los dos últimos no participaron de la comitiva a Estados Unidos. En sus redes sociales, el hijo de Bolsonaro, Eduardo, criticó el pasaporte sanitario que es requerido para la realización de ciertas actividades.

Eduardo Bolsonaro tuiteó, “Sabemos que las vacunas fueron hechas más rápido de lo que correspondería. Tomé la primera dosis de Pfizer y contraje COVID. ¿Eso significa que la vacuna es inútil? No creo. Pero es más un argumento contra el pasaporte sanitario. Estudios sobre los efectos colaterales y eficacia están siendo realizados ahora”.

El director de la Fundação SOS Mata Atlântica, Luis Fernando Guedes Pinto, dijo que el discurso del presidente durante la Asamblea General de la ONU fue una narrativa “fuera de la realidad”, que utilizó de manera inadecuada datos e información distorsionados.

“Dijo que la deforestación en Amazonas disminuyó en comparación con el año pasado, simplemente tomando los datos de un mes y sin mirar el histórico del último año y de su mandato como un todo, donde hubo un aumento muy grande en la deforestación, no solo en Amazonas, sino que también en todos los biomas de Brasil, de una manera muy preocupante”, dijo Guedes Pinto.

“Bolsonaro también dijo que fortaleció los órganos ambientales y de fiscalización en Brasil, lo que no es cierto. El presupuesto de IBAMA e ICMBio, que son organismos ambientales de fiscalización, fue disminuido y reducido en grandes cantidades. El presidente tampoco habló de los diversos proyectos de ley (PL) que propone y apoya en la Cámara y el Senado para aminorar la legislación ambiental”, agregó.

Como ejemplo, el ambientalista citó el proyecto de ley (PL) que regula la explotación de actividades económicas en tierras indígenas, entre ellas minería, extracción de petróleo y gas, generación eléctrica y agropecuaria. “Este y otros proyectos debilitan enormemente las leyes ambientales en Brasil y podrían resultar en una deforestación aún mayor”, dijo Guedes Pinto.

El investigador del Instituto Amazónico del Hombre y el Ambiente (IMAZON), Carlos Souza Jr, dijo que el presidente Bolsonaro omitió datos sobre la deforestación en Amazonas.

“Sobre la reducción del 32 por ciento en la deforestación en el mes de agosto anunciada por Bolsonaro en la ONU, vale destacar que la comparación se hizo considerando apenas la variación del mes de agosto de 2021, con agosto del año pasado. Los datos apuntan a una tendencia a la baja, pero es importante entender que los datos de alerta, que se generan mensualmente, deben usarse con mucha cautela, para hacer alguna referencia a la tendencia de la deforestación. Lo correcto es utilizar una serie mensual más larga para comprender la deforestación acumulada. La deforestación en Amazonas ha ido en aumento desde 2013, y es un problema crónico”, dijo el investigador.

El Dr. André Luiz Reis da Silva caracterizó el discurso de Bolsonaro como una ‘chacota internacional’. (Cortesía de André Luiz Silva)

Según André Luiz Reis da Silva, profesor de Estudios Estratégicos Internacionales de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), el discurso de Bolsonaro durante la apertura de la Asamblea de la ONU fue dirigido a sus electores, que dice corresponden a un máximo del 25 por ciento de los brasileños. Encuestas apuntan a que más de la mitad de los brasileños no votaría de nuevo por él.

“El presidente Bolsonaro pronunció un discurso dirigido a sus seguidores en Brasil, es decir, al 20 o 25 por ciento de los votantes. No parece muy interesado en salvar la imagen de Brasil en el exterior. Fue un discurso para consumo interno y para sus propios partidarios que mantienen su base”, dijo Reis da Silva.

“En materia de salud, esto es lo que ha venido defendiendo internamente en Brasil, es decir, medidas contra el aislamiento social. Lo que más se escuchó fueron las distorsiones de la realidad. Criticó el pasaporte sanitario, donde él mismo tuvo dificultades para alimentarse en Estados Unidos”. Dijo que Brasil se vio perjudicado por esa ‘chacota [burla] internacional'”, agregó.

El cientista político de la Facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande do Sul (PUCRS), Augusto Neftali de Oliveira, dijo que Bolsonaro mostró a los líderes mundiales en la ONU un Brasil que no existe.

“Una visión falsa, desconectada de la realidad, pero con una lógica interna que logra alienar a sus seguidores, pero para la audiencia externa este discurso no es verdadero. En Brasil, ya tenemos casi 600 mil muertes por COVID-19, una economía destruida, pobreza y la situación en el país es muy triste. Ningún otro gobierno ha sido tan inconsistente, despreocupado por las consecuencias y sus acciones en las relaciones geopolíticas de Brasil como el gobierno de Bolsonaro”, dijo.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas