Menu

VÍDEO: Expertos utilizan las dash cams de vehículos en movimiento para rastrear meteoritos 

Investigadores aficionados proporcionaron vídeos y fotos para ayudar a los astrónomos a triangular la ubicación de rocas espaciales.

Vídeos amateurs tomados en Europa central y oriental han ayudado a los científicos a rastrear los fragmentos de un meteoro que cayó a la Tierra.

Las dash cams de los carros, así como cámaras de seguridad e inclusive las cámaras en los cascos de los ciclistas han sido usados para ayudar localizar 40 rocas espaciales que cayeron en Eslovenia, así como han permitido ver las estelas de fuego dejadas por estas rocas en los cielos de Austria, Croacia, Hungría y Eslovenia.

Los testigos del evento dijeron haber escuchado explosiones, y vieron un destello en el cielo antes de que los fragmentos de un asteroide distante fueran encontrados en los campos y aldeas del sur de Eslovenia.

“La trayectoria de la estela de fuego se encuentra en una de las regiones aéreas más densamente observadas por cámaras especiales de operación nocturna. Si la estela de fuego hubiera surcado el cielo solo unas horas antes, su camino habría sido captado por al menos 20 cámaras. Pero, debido a que la estela de fuego ocurrió durante el día, fue registrada por las dash cams de los vehículos que se movían con una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora; necesitábamos un enfoque diferente,” dijo Denis Vida, científico de la Universidad de Western Ontario.

Nombrada Novo Mesto, en honor a la ciudad eslovena del mismo nombre donde los fragmentos fueron encontrados, la roca espacial, según los astrónomos, era un meteorito de condrita ordinario. Pero, como el meteorito está vinculado a la región del sistema solar donde los objetos cercanos a la Tierra (cometas y asteroides) están en órbita alrededor del Sol, podría ofrecer pistas sobre aquellos asteroides que podrían llegar a ser peligrosos para la Tierra, aseguran los científicos.

Los científicos consideran que la estela de fuego, la cual fue observada el 28 de febrero de 2020, tenía, originalmente, una masa por encima de las 4 toneladas, y medía cerca de un metro de largo. Al entrar a la atmósfera, se fragmentó en 17 pedazos, según las grabaciones de vídeo.

Imágenes del meteorito Novo Mesto fragmentándose. (Damir Segon, Sociedad Astronómica de Isra Pula, Centro de Educación Científica de Visnjan, Eslovenia)

El fragmento más grande que se observó, con un peso estimado de 9 kilos, no ha sido encontrado. Es posible que se haya estampado en una zona fangosa y haya sido cubierto inadvertidamente, antes de que pudiera ser descubierto, dicen los científicos.

Usualmente los científicos utilizan una red de cámaras especiales para calcular la trayectoria tomada por las estelas de fuego tras comparar sus posiciones y las estrellas detrás de ellas. Así, los científicos pueden saber dónde se encontrarían los fragmentos y determinar de dónde vienen. Sin embargo, estas cámaras están diseñadas para trabajar durante la noche.

Debido a que el brillo permite a los astrónomos determinar como se fragmenta un asteroide y a que los vídeos fueron grabados durante el día, los científicos tuvieron que innovar al obtener una dash cam idéntica a una que grabó la estela del meteorito, para que pudieran comparar el brillo de las grabaciones.

Determinar las coordenadas exactas de la caída de los fragmentos a través de la grabación de las cámaras de los vehículos en movimiento — lo cual consiste en analizar cada fotograma de los vídeos — fue un trabajo demandante. Contrataron a investigadores aficionados para fotografiar puntos de referencia hallados en los vídeos, tales como montañas, postes telefónicos y edificios, para poder crear modelos en 3D para uso de los astrónomos. Esto permitió a los científicos triangular las ubicaciones de impacto con una precisión milimétrica.

Vida presentará los resultados iniciales de sus hallazgos en la reunión virtual del Europlanet Science Congress (EPSC) 2021, que se llevará a cabo este mes.

Traducción de Mario Alberto Vázquez; editado por Mario Alberto Vázquez y Melanie Slone