Menu

Amazonia no es el único bosque en llamas en Brasil

El clima seco, los descuidos humanos y la deforestación provocan cada vez más incendios en las áreas restantes de la Floresta Atlántica.

Al igual que en Amazonia y Pantanal, en la Mata Atlántica de Brasil el clima seco y el avance de la deforestación han facilitado la aparición y propagación de incendios. Alberto Setzer, el científico del Programa Queimadas, del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE), dice que, entre enero y principios de septiembre de este año, los satélites brasileños ya detectaron 13 mil 15 focos de incendios en el bioma de la Mata Atlántica.

”Estos datos corresponden a un 23 por ciento más que en 2020. En los últimos tres años, los satélites comprobaron un constante aumento de incendios en este bioma, y los peores meses son julio, agosto, septiembre y octubre, donde enfrentamos un fuerte periodo de sequía”, dijo Setzer a Zenger.

Fuego en área de preservación permanente localizada en Lins, interior de São Paulo (Loan Barbosa/SOS Mata Atlántica)

En el oeste del estado de Paraná, en el municipio de Guaíra, un incendio alcanzó el Parque Nacional Ilha Grande, una unidad de conservación ambiental ubicada en la frontera entre Paraná y Mato Grosso do Sul, el 19 de agosto. Los bomberos sospechan que se prendió de manera intencional. En agosto de 2019, el mismo parque ya había sido incendiado, lo que provocó la destrucción de más de la mitad del área de la unidad. De las 76 mil hectáreas, el fuego consumió casi 47 mil, lo que equivale al 62 por ciento del parque.

Otro incendio de grandes proporciones alcanzó el bosque del Parque Estatal Juquery, en la ciudad de Franco da Rocha, en la región metropolitana de São Paulo, el 22 de agosto. El siniestro consumió cerca de mil hectáreas del área, lo que representa la mitad del territorio. Las llamas fueron provocadas por la caída de un globo. El uso de estos globos pone en riesgo el espacio aéreo y se considera un crimen ambiental.

Los incendios registrados por Inpe en agosto y septiembre en el estado de São Paulo son monitoreados. (BDQueimadas/Inpe) 

SOS Mata Atlántica

La Fundación SOS Mata Atlântica, una ONG ambiental brasileña, ha estado monitoreando de cerca los incendios que ocurren en el bioma. Afirma que la mayoría de ellos son accidentales. Según el director de Conocimiento, Luis Fernando Guedes Pinto, las quemas intencionales son diferentes a los incendios.

“En Amazonas tenemos varios registros de quemas intencionales, que son incendios provocados por el ser humano. Muchos brotes en Amazonas son causados por personas que prendieron fuego en el bosque para ocupar la tierra, para deforestar. En la Mata Atlántica tenemos registros de incendios donde la mayoría de ellos son accidentales, provocados por globos, problemas en las redes eléctricas e incluso por personas que prendieron fuego a la basura, por ejemplo, y terminan esparciéndose por el bosque, perdiendo el control”, dijo Guedes Pinto.

‘’La región de la Mata Atlántica en Brasil es extremadamente seca, especialmente en el período de julio a octubre. No solo el bosque está seco, sino toda la vegetación que lo rodea, lo que termina por dejar todo inflamable, y cualquier chispa se convierte en un pequeño o gran incendio ambiental”, dijo el director de la ONG.

El resultado de los incendios en la Mata Atlántica de São Paulo. (Loan Barbosa/SOS Mata Atlántica)

SOS Mata Atlántica trabaja para promover políticas públicas para la conservación del bioma, a través del monitoreo, la producción de estudios y proyectos demostrativos y el diálogo con los sectores público y privado.

Guedes Pinto dijo que las agencias ambientales de los estados y la federación invierten poco en medidas para prevenir y combatir incendios en los biomas brasileños. “También están fallando en prevenir, cómo evitar estos incendios, porque son evitables. Podemos prevenir y evitar. Estos órganos, secretarías e institutos que deberían cuidar del medio ambiente tienen un presupuesto reducido y un equipo pequeño, con poca infraestructura”, dijo.

Luis Fernando Guedes Pinto es director de Conocimiento de la Fundación SOS Mata Atlántica en Brasil. (Cortesía de SOS Mata Atlántica)

La Mata Atlántica es uno de los bosques más ricos en diversidad de especies del planeta, y muchas de las especies están amenazadas. El bioma cubre alrededor del 15 por ciento de Brasil. Actualmente, solo queda el 12.4 por ciento del bosque que existía originalmente, y de estos remanentes, el 80 por ciento se encuentra en áreas privadas.

Según encuestas del INPE, actualmente los estados más afectados por los incendios en la Mata Atlántica son São Paulo (26%), Paraná (23%), Santa Catarina (12%) y Río Grande do Sul (7%). El bosque, rico en biodiversidad y compuesto por una gran variedad de especies animales y vegetales, pero amenazado por el ser humano, se extiende por 17 estados de Brasil: Río Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná, São Paulo, Goiás, Mato Grosso do Sul, Rio de Janeiro, Minas Gerais, Espírito Santo, Bahía, Alagoas, Sergipe, Paraíba, Pernambuco, Río Grande do Norte, Ceará y Piauí.

Setzer dice que los municipios brasileños con más incendios en el bioma de la Mata Atlántica en 2021 son Estrela d’Oeste, en el interior del estado de São Paulo, seguido de Cajuru (SP), Prudentópolis en Paraná y São Francisco de Paula, en la región montañosa de Río Grande do Sul.

De acuerdo con el Instituto Brasileiro de Geografia y Estatística (IBGE), Brasil posee seis biomas: Amazonia, Cerrado, Caatinga, Mata Atlántica Pantanal y Pampa. Amazonas es el mayor, ocupando cerca del 40 por ciento del territorio.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas