Menu

Nuevas moléculas sintéticas podrían transformar el tratamiento con cannabis

Las nuevas moléculas de ácido de cannabis sintético podrían permitir la fabricación de fármacos confiables y consistentes a partir de compuestos de la planta de cannabis.

Es de conocimiento común que algunos compuestos de cannabis, como el CBD y el THC, tienen usos terapéuticos para todo tipo de padecimientos, desde el dolor crónico hasta el COVID-19.

Un inmigrante israelí, el farmacólogo Raphael Mechoulam, fue el primero en aislar, nombrar y sintetizar algunos de los muchos cannabinoides de la planta, en la década de 1960.

Desde entonces, Israel ha sido líder mundial en investigación y desarrollo de cannabis medicinal.

Sin embargo, aunque se comercializan innumerables productos cannábicos de uso médico para personas y mascotas, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado solo un medicamento recetado derivado del cannabis, el medicamento anticonvulsivo Epidiolex, debido a las dificultades para lograr una dosificación consistente y confiable en productos farmacéuticos hechos a partir de plantas.

El profesor Raphael Mechoulam ofrece un recorrido al personal de EPM por su laboratorio en la Universidad Hebrea. (Cortesía de EPM)

Mientras los científicos que trabajan con la planta intentan resolver ese problema, Reshef Swisa y Asaf Ohana se asociaron con Mechoulam a finales de 2016, para crear EPM, una empresa única que desarrolla medicamentos estandarizados derivados de ácidos cannabinoides sintéticos.

EPM (Endless Potential Molecules) ahora tiene 14 moléculas patentadas fabricadas en laboratorio, que pronto se probarán en humanos bajo la guía de la FDA. Su presidente estadounidense, el expresidente de GW Pharmaceuticals, Julian Gangolli, ayudó en el exitoso lanzamiento de Epidiolex.

Los primeros objetivos de EPM son la enfermedad intestinal inflamatoria (EII) y la psoriasis, dos enfermedades autoinmunes difíciles de tratar.

¿Por qué EPM se enfoca en ácidos cannabinoides sintéticos en lugar de compuestos cannabinoides?

Reshef dijo que los cannabinoides en los productos actuales se encuentran solo en las flores secas del cannabis. La planta viva contiene los ácidos que son los precursores de estos cannabinoides.

Los ácidos cannabinoides son muy potentes y prometedores como medicamentos terapéuticos, pero son inestables y se descomponen cuando se exponen al calor.

Las grandes compañías farmacéuticas son comprensiblemente cautelosas a la hora de desarrollar medicamentos controlados, dijo Swisa.

“EPM se planteó la pregunta, ¿es posible crear ácidos cannabinoides en el laboratorio de una manera estable y adecuada para el desarrollo de medicamentos controlados? Esa es la diferencia principal entre lo que hace EPM y lo que está ocurriendo en el mercado hoy”.

Adaptable, reproducible, robusto

“Es mucho más inteligente emplear moléculas sintéticas porque son altamente reproducibles y porque producir moléculas pequeñas sería más barato que cultivar plantas. Se puede lograr adaptabilidad, reproducibilidad y robustez”, dijo el profesor Dan Peer, director del Laboratorio de Nanomedicina de Precisión de la Universidad de Tel Aviv y miembro del consejo asesor científico de EPM.

El profesor Dan Peer, director del Laboratorio de Nanomedicina de Precisión de la Universidad de Tel Aviv y miembro del consejo asesor científico de EPM. (Cortesía de EPM)

Peer presentó los resultados positivos de un estudio de la molécula EPM301 para el tratamiento de la EII en la Conferencia Internacional de Cannabis, llevada a cabo en junio, organizada de manera virtual por Israel para cientos de investigadores de todo el mundo.

“Mi laboratorio ha estado estudiando enfoques novedosos para tratar padecimientos inflamatorios del intestino como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn”, dijo Peer.

“Soy un tipo muy escéptico. Por lo general, las moléculas no funcionan a nivel animal y mucho menos a nivel clínico”, dijo.

“Pero cuando Raphael Mechoulam me contactó hace cuatro años para que revisara algunas moléculas que sintetizó, descubrimos que una de ellas, EPM301, tiene propiedades únicas superantiinflamatorias”, dijo Peer.

“Parece ser muy segura en las pruebas realizadas con modelos animales, y es mucho mejor que los esteroides que son el tratamiento estándar para los brotes. Esto podría cambiar el panorama de los medicamentos antiinflamatorios”.

El estudio de Peer mostró que EPM301 tiene tanta efectividad, a veces incluso mayor, que los esteroides, solo con la mitad de la dosis. Y aunque los esteroides son tóxicos cuando se toman a largo plazo, el tratamiento con EPM301 no causó efectos tóxicos a los animales cuando se administró diariamente en el período de estudio de tres meses.

Otra molécula de EPM que demostró ser superpotente en cultivos celulares de EII se probará en animales, dijo Peer.

“Algunas moléculas funcionaron mejor que otras. Eso me hace feliz, porque esto no es magia”, dijo.

Después de completar los estudios de toxicología y un ensayo clínico inicial, EPM301 podría fabricarse en grado farmacéutico para pruebas de toxicología adicionales y ensayos clínicos avanzados en 2022.

“Esta es una buena noticia para los pacientes que pueden recibir un tratamiento eficaz sin los efectos secundarios graves y los riesgos asociados con los esteroides: daño a las enzimas hepáticas, osteoporosis, cataratas y supresión del sistema inmunológico”, dijo Peer.

Los ácidos sintéticos del cannabis no se descomponen

Reshef Swisa, director ejecutivo de EPM. (Cortesía de EPM)

Las 14 moléculas sintetizadas por EPM desempeñan la misma actividad biológica que sus contrapartes naturales, pero prometen una fiabilidad y seguridad uniformes.

“En la industria farmacéutica, los dos elementos que no existen en el cannabis y que son muy necesarios para el desarrollo de fármacos son la consistencia de la producción, de modo que cada pastilla sea exactamente igual, y la propiedad de una patente”, dijo Reshef. “El CBD y el THC pertenecen a la naturaleza; nadie puede reclamar la propiedad de esas patentes”.

El concepto de ácidos cannabinoides sintéticos es similar al concepto detrás de la aspirina, un análogo sintético reproducible y confiable del ácido salicílico derivado de los árboles.

“La industria farmacéutica, y por consiguiente también la FDA, tiene un problema fundamental al trabajar con compuestos naturales, porque es muy difícil controlar el perfil de pureza de los fármacos botánicos”, dijo Reshef.

Colaboración con la academia y con la industria

EPM trabaja con socios de investigación en universidades israelíes y canadienses, y con proveedores de servicios líderes para la industria farmacéutica en Israel, Reino Unido, Suecia y Dinamarca.

Swisa dijo que se espera que la formulación para el tratamiento de la psoriasis, con la molécula EPM301 como base, entre en un ensayo clínico de fase 1 en voluntarios sanos a finales de 2022.

Este tratamiento tópico ha sido evaluado en un modelo de cultivo celular con la enfermedad inflamatoria de la piel y mostró resultados similares a los de la hidrocortisona.

Un tercer objetivo futuro para las moléculas de ácido cannabinoide sintético de EPM será el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), como el que se observa en los pacientes con COVID-19 grave.

La empresa, que tiene oficinas en Estados Unidos e Israel, podría cotizar en la bolsa de valores de Tel Aviv a finales de este año.

Para obtener más información, haga clic aquí.

Nuevas moléculas sintéticas podrían transformar el tratamiento con cannabis se publicó primero en Israel21C.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone