Menu

Día de la Independencia en Brasil es marcado por protestas entre partidarios de Bolsonaro

Miembros del gobierno y politólogos denuncian como ‘antidemocráticas’ a las manifestaciones. 

PORTO ALEGRE, Brasil — Miles de manifestantes salieron a las calles este 7 de septiembre, fecha en la que Brasil celebró 199 años de Independencia, para manifestarse a favor del gobierno de Jair Bolsonaro. Las marchas se organizaron en 26 capitales y en Brasilia, la capital del país.

Los simpatizantes se pronunciaron en contra de los ministros del Supremo Tribunal Federal (STF) y del Congreso Nacional. Los militantes también pidieron la intervención militar y defendieron el voto impreso, tema que ya ha sido rechazado y archivado por el pleno de la Cámara de Diputados en una votación realizada el 10 de agosto.

En fechas recientes, el Supremo Tribunal Federal inició una investigación en contra de Bolsonaro y sus aliados por denunciar un supuesto fraude con el sistema de votación electrónica, sin presentar pruebas.

En respuesta, el presidente Bolsonaro hizo una serie de amenazas al Supremo Tribunal Federal (STF) y a la democracia durante las protestas del 7 de septiembre, en discursos en la Explanada de los Ministerios, en Brasília, y en la Avenida Paulista, en São Paulo. Llamó a las elecciones una “farsa”, dijo que solo dejaría la presidencia “preso o muerto” y exaltó su desobediencia a la justicia.

Sin mencionar al poder judicial y refiriéndose al presidente del Supremo Tribunal Federal, el ministro Luis Fux, Bolsonaro dijo, “O el jefe de este poder (STF) se encuadra, o ese poder puede sufrir aquello que no queremos”.

Además, Bolsonaro dijo, “Ya no aceptaremos que ninguna autoridad, usando la fuerza del poder, pase por encima de nuestra Constitución. Ya no aceptaremos ninguna medida, acción o sentencia que se salga de las cuatro líneas de la Constitución”. Dirigió estas palabras al Ministro Alexandre de Moraes, quien recientemente ordenó que se removieran de las redes sociales 34 perfiles de seguidores de Bolsonaro que diseminaban información falsa.

Bolsonaro criticó también al sistema electoral brasileño, a los gobernadores y a los alcaldes.

Poco después del discurso del presidente, el ministro del Supremo Tribunal Federal (STF), Alexandre de Moraes, sin citar directamente a Bolsonaro, escribió en Twitter: “Este 7 de septiembre conmemoramos nuestra Independencia, que garantizó nuestra Libertad y que solamente se fortalece con absoluto respeto a la Democracia”.

El cientista político y coordinador del Centro de Análisis Económico y Social de la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul (PUCRS), Hermílio Santos, dice que las manifestaciones del 7 de septiembre fueron apenas un ”ensayo golpista” orquestado por Bolsonaro.

“Bolsonaro tenía esto en mente, no para dar un golpe de estado en este día, sino para evaluar cuál sería el apoyo popular que tendría para tomar el poder directamente por su cuenta. Al mismo tiempo, corre el riesgo de incentivar a la oposición a unificarse en torno a un pedido de ‘impeachment’ [proceso de destitución]. De hecho, es una jugada de alto riesgo que podría costarle acortar su mandato. El propósito de Bolsonaro es convertirse en un dictador, pues sigue un guion de otros autoritarios, que es identificarse con la nación”, dijo Santos.

Manifestaciones a favor de Bolsonaro en Porto Alegre. (Luciano Nagel/Zenger)

En Porto Alegre, capital del estado de Río Grande do Sul, los bolsonaristas no se dejaron intimidar por la lluvia y se tomaron las calles alrededor del Parcão, en el barrio de Moinhos de Vento. Con camisetas verde-amarillas, bajo paraguas y envueltos en la bandera brasileña, los manifestantes pidieron la vuelta del voto impreso durante las próximas elecciones, a realizarse en octubre de 2022; la intervención militar; y el fin del comunismo. Al paso de dos camiones con sonido, la mayoría de las personas no usaba cubrebocas, lo que va en contra de los órganos de Salud.

Para el empresario William Schmidt, de 35 años, las manifestaciones del 7 de septiembre son actos por la lucha de la democracia en Brasil. “La democracia es la voluntad del pueblo y esta voluntad se expresa a través de protestas. El discurso de los medios de comunicación y de los que están en el poder es uno, pero la voluntad del pueblo es otra, es decir, que respeten la Constitución, los valores conservadores”, dijo.

En el ámbito contrario, manifestantes de partidos de izquierda, sindicalistas e indígenas que integran el ‘Grito dos Excluidos’ protestaron contra el gobierno de Bolsonaro. El grupo se reunió al final de la mañana en los alrededores del Parque da Redenção, ubicado en la región central de Porto Alegre. Durante las manifestaciones, las personas colocaron cruces en el suelo debajo de un paso elevado, con el objetivo de honrar a las más de 584 mil muertes por COVID-19 en Brasil, desde el inicio de la pandemia en 2020. También se distribuyó un almuerzo solidario para las personas en situación de calle.

Movimiento ‘’Grito dos Excluídos’, en contra del gobierno de Bolsonaro, en Porto Alegre. (Ademir Wiederkehr/CUTRS)

“Fue un día lleno de simbolismo. Tuvimos un almuerzo comunitario y luego una caminata corta, ya que llovió mucho. Hoy fue otro día de nuestra lucha. Tradicionalmente, llevamos 27 años haciendo estas actividades, sin importar quién esté en el gobierno”, dijo el presidente regional de la Central Única dos Trabalhadores (CUT-RS), Amarildo Pedro Cenci.

En las redes sociales, ni siquiera el gobernador de Río Grande do Sul y precandidato a la presidencia de la República, Eduardo Leite (PSDB), economizó críticas al presidente Jair Bolsonaro. En Twitter, Leite dijo que “fue un error colocar a Bolsonaro en el poder. Cada vez nos queda más claro que es un error mantenerlo. Inflación, desempleo, cortes de energía, deforestación de Amazonas, pandemia… Esos deberían ser los enemigos del presidente de la república de Brasil, y no los otros brasileños. Pero Bolsonaro se engaña: nuestros colores y nuestro país no tienen dueño. Iremos a defender los brasileños y la democracia que él ataca’’, escribió Leite.

El 8 de septiembre, el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), el ministro Fux, realizó un discurso al inicio de la sesión de la Corte donde hizo duras críticas a los discuros de Bolsonaro en las manifestaciones del 7 de septiembre. Fux recordó que cualquier jefe de poder que incumpla las decisiones judiciales estará cometiendo un crimen de responsabilidad. Además, el ministro calificó la agenda de los actos en el feriado de la Independencia como “prácticas antidemocráticas e ilícitas” y destacó que el STF ya no tolerará amenazas. El discurso fue difundido en los principales medios de Brasil, como estaciones de radio y televisión.

“Estaremos atentos a esos falsos profetas del patriotismo, que ignoran que las verdaderas democracias no permiten que se coloque al pueblo contra el pueblo, ni el pueblo en contra de sus instituciones. Todos sabemos que quienes promueven el discurso de ‘nosotros contra ellos’ no propagan la democracia, sino la política del caos”, dijo Fux.

Una nueva encuesta electoral del Atlas Político muestra que la aprobación de Bolsonaro sigue cayendo, con el 64 por ciento de los brasileños que rechazan su forma de gobernar.

Se esperan nuevas manifestaciones a nivel nacional para el día 12 de septiembre, donde grupos contrarios a Bolsonaro saldrán a las calles para manifestarse en contra de lo que llaman actos antidemocráticos, y la crisis económica, política y social del país.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas