Menu

La Casa Blanca y la Reserva Federal prevén una economía fuerte, pero los consumidores se muestran cautelosos 

La variante Delta de COVID-19, así como el alza en los precios de la gasolina y los alimentos, provocan la desconfianza de los compradores.

Aunque los funcionarios federales proyectan una visión optimista de la economía, los compradores han demostrado una actitud mucho más escéptica; encuestas recientes de confianza del consumidor muestran que, a pesar de los fuertes números en el crecimiento, las personas aún se sienten incómodas al realizar desembolsos.

El martes, una de las medidas de confianza del consumidor más ampliamente seguidas se desplomó a su valor más ínfimo desde febrero, ya que el Índice de Confianza del Consumidor computado por The Conference Board cayó a su punto más bajo desde febrero. El decremento de 11.3 puntos en la encuesta es el más reciente en las últimas semanas, y muestra una caída repentina en la confianza del consumidor, impulsada principalmente por el aumento de los precios y la creciente amenaza de la variante Delta de COVID-19.

Este índice de The Conference Board siguió a la encuesta de consumidores más reciente de la Universidad de Michigan, la cual mostró una caída del 13.4 por ciento en la confianza en la economía entre julio y agosto, un resultado que el autor del informe calificó como “impresionante”.

“Las preocupaciones sobre la variante Delta y, en menor medida, sobre el aumento de los precios de la gasolina y los alimentos, dieron como resultado una visión menos favorable de las condiciones económicas actuales y de las perspectivas de crecimiento a corto plazo”, dijo Lynn Franco, directora senior de indicadores económicos de The Conference Board, en un comunicado sobre el informe.

“Las actitudes de los consumidores se hundieron en agosto en respuesta a Delta”, escribió el martes en Twitter Diane Swonk, economista jefe de la firma de contabilidad Grant Thornton, al señalar que ambos índices “cayeron precipitadamente”.

Al describir las dos encuestas, Swonk escribió que el sondeo de la Universidad de Michigan es más sensible a la inflación, en tanto que las condiciones de empleo respaldan la confianza en el índice The Conference Board.

Es uno de los muchos indicadores económicos recientes que tienen algunos economistas apuntando a un crecimiento más lento a finales de año.

“El boom que vimos surgir la primavera pasada está comenzando a disiparse”, escribió Swonk.

Pero a finales de la semana pasada, la Casa Blanca y el presidente de la Junta de la Reserva Federal pintaron un panorama más favorable de la economía.

Las estadísticas que muestran que los precios de la vivienda continúan en aumento se publicaron a principios de esta semana. (Brandon Bell/Getty Images)

“El ritmo de la recuperación ha superado las expectativas, con la producción que superó su pico anterior después de solo cuatro trimestres, menos de la mitad del tiempo que fue necesario después de la Gran Recesión”, dijo el presidente de la Junta de la Reserva Federal, Jerome Powell, en el simposio de política económica de Jackson Hole del Banco de la Reserva Federal de Kansas City.

La Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca señaló que creía que la legislación de estímulo pandémico de mil 900 millones de dólares aprobada en marzo crearía un salto de casi dos puntos en el producto interno bruto de la nación para 2021. En su revisión presupuestaria, la Casa Blanca pronosticó un crecimiento del producto interno bruto del 7.1 por ciento en 2021, un aumento con respecto a una evaluación anterior del 5.2 por ciento.

Sin embargo, con datos contradictorios económicos, Powell dijo que la Reserva Federal probablemente continúe su programa de compra de activos, el cual ayuda a impulsar los mercados financieros mediante la compra de miles de millones en bonos de Tesorería de la Federación y valores respaldados por hipotecas, lo cual reduce las tasas de interés a largo plazo, pero también puede propiciar el aumento de la inflación.

Powell dijo que la economía ha mejorado desde la última reunión de la junta en junio y que la Junta de la Reserva Federal podría comenzar a reducir su compra de activos a finales de este año. Desde junio de 2020, la Reserva Federal ha comprado 80 mil millones mensuales en valores del Tesoro y 40 mil millones en valores respaldados por hipotecas. Powell también dijo que la capacidad de la Reserva Federal para mantener las tasas de interés en “casi cero” no va a depender de la finalización de su programa de compra de activos.

Varias encuestas recientes han mostrado un aumento en la inflación, incluidos estos datos sobre los gastos de consumo personal. (Reserva Federal de St. Louis)

Una de las principales preocupaciones de la Junta de la Reserva Federal es la inflación, dijo Powell, y señaló que los costos de bienes y servicios estaban aumentando más rápido que el objetivo establecido por la Junta de la Reserva Federal, del 2 por ciento.

“La rápida reapertura de la economía ha provocado un fuerte aumento de la inflación”, dijo.

Varios indicadores de inflación recientes han subido en los últimos meses, incluido en agosto, cuando la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio mostró que su Índice del Gastos en Consumo Personal, el cual rastrea los precios que pagan los consumidores por bienes y servicios, subió hasta en un 4.2 por ciento en julio. Por otro lado, el Índice de Precios al Consumidor más reciente, un rastreador clave de la inflación, midió a mediados de agosto que los precios en julio subieron medio punto por ciento, lo que muestra que los consumidores estaban pagando un 5.4 por ciento más por bienes y servicios que hace un año.

Uno de los sectores donde los precios se dispararon fue en las viviendas, donde también se presentó otro salto el martes, cuando el índice de precios de viviendas en Estados Unidos S&P CoreLogic Case-Shiller, el cual abarca las nueve divisiones del censo de Estados Unidos, informó un aumento del 18.6 por ciento en junio, frente al 16.8 por ciento en mayo.

Más evidencia de un aumento vertiginoso de los precios de las viviendas se encuentra en el índice nacional de precios de viviendas S&P CoreLogic Case-Shiller, que subió más del 18 por ciento en junio, subsecuente a un aumento del 16 por ciento en mayo. (Reserva Federal de Saint Louis)

Sin embargo, Powell describió la recuperación económica del país después de la pandemia como “una anomalía”.

“La inflación en estos niveles es, por supuesto, preocupante”, dijo. “Pero esa preocupación se ve atenuada por una serie de factores que sugieren que estas lecturas elevadas probablemente resulten temporales”.

La misma Franco de The Conference Board dijo que algunos resultados de su Índice de Confianza del Consumidor reflejan una variedad de factores y preferencias cambiantes.

Si bien la confianza del consumidor flaqueó en agosto de 2021, muchos decían tener la intención de salir de vacaciones. (Reserva Federal de Saint Louis)

“Las intenciones de gasto para hogares, automóviles y electrodomésticos se estancaron un poco; sin embargo, el porcentaje de consumidores con la intención de tomar unas vacaciones en los próximos seis meses siguió aumentando”, escribe Franco. “Aunque el resurgimiento de COVID-19 y las preocupaciones por la inflación han debilitado la confianza, es demasiado pronto para concluir que esta disminución resultará en que los consumidores reduzcan significativamente sus gastos en los próximos meses”.

Otro factor que Powell dijo que la Reserva Federal tomará en cuenta para considerar su apoyo a la economía es el empleo, el cual también ha aumentado en los últimos meses. El último informe federal de empleos se publicará este viernes.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone