Menu

Jonas Deichmann, el ‘Forrest Gump de la vida real’, está conquistando México

El alemán busca llegar a Cancún en octubre, para batir un récord y hacer historia. En el camino, cuentas sus aventuras a la mexicana. 

CIUDAD DE MÉXICO, México — Para Jonas Deichmann, de Stuttgart, Alemania, una vida sin deporte no existe. Cuando era apenas un estudiante de 20 años, mostró interés en viajar por el mundo y emprendió su primera aventura en bicicleta. Después, incorporó la carrera y la natación, para competir en triatlón. A los 29 años, hizo un recorrido por Europa y Asia, y logró su primer Récord Guinness.

Más tarde, batió el récord mundial panamericano de Alaska a la Patagonia, con 23 mil kilómetros recorridos, y el récord mundial en bicicleta de Cabo Norte en Noruega, hasta África del Sur.

Actualmente, el atleta de 34 años se propuso un nuevo reto: correr más de 5 mil kilómetros por todo México, desde Tijuana hasta Cancún, para hacer 120 maratones en 120 días como parte del triatlón más largo de la historia.

“Es una inspiración para cualquier atleta hacer este tipo de retos, ya que llevas a tu cuerpo a situaciones desconocidas. Lo más admirable es que no trae un equipo tan grande detrás de él que lo vaya acompañando. La mayoría de personas que hacen retos así de arriesgados traen a un masajista, un doctor y un nutriólogo”, dijo a Zenger Luis Velarde Rocha, corredor de maratones.

Jonas Deichmann en Villa Nicolás Romero, Ciudad de México. (Cortesía Jonas Deichmann)

Deichmann comenzó su aventura en septiembre de 2020. Primero, nadó casi 500 kilómetros en la costa de Croacia, y después cruzó Europa, Rusia, Japón y Corea en bicicleta.

En el continente americano, México fue el único país que lo dejó entrar durante la pandemia, así que organizó una ruta segura.

“La seguridad y el calor son mis principales preocupaciones, mientras trato de evitar las regiones de narcos a lo largo de la frontera y la costa del Pacífico, así como la alta humedad”, escribió en sus redes sociales.

Hasta ahora, Jonas Deichmann ha corrido por Tijuana, Baja California, Durango, Zacatecas, Jalisco, Guanajuato, Ciudad de México, Puebla, y Oaxaca, y continúa para lograr su meta a inicios de octubre.

Jonas Deichmann en el muro fronterizo entre México y Estados Unidos, en Tijuana. (Cortesía Jonas Deichmann)

“Corro más o menos seis o siete horas, hago una pausa para comer o trasladarme al campamento u hotel, así que hago al día como 8 horas”, dijo a Zenger.

De acuerdo con el triatleta, cuando llegue a Cancún, tomará un barco a Portugal, y de ahí tomará su bicicleta para ir a Múnich, Alemania, donde emprendió su travesía.

Y pese a que Deichmann ha recorrido varios países del mundo, los paisajes de México, su comida y la calidad de su gente lo han conquistado.

“México simplemente es fantástico; sus paisajes tan diversos como el desierto y playas de Baja California, la sierra de Durango y Oaxaca me encantan. La comida me gusta, pero lo que más me gusta es la gente, porque es muy amable y alegre. En algunos pueblos me esperan con mariachis, o a veces tengo como a 20 personas corriendo atrás de a mí mientras cantan ‘Cielito Lindo’”, dijo.

‘El Forrest Gump de la vida real’, como ya lo llaman, dijo que, como ‘Forrest Gump’ fue su película favorita cuando era niño, actualmente mientras corre siempre lleva puesta una gorra de ‘Bubba Gump Shrimp Company’.

Jonas Deichmann en Puebla, México, portando un sombrero mexicano. (Cortesía de Jonas Deichmann)

Anécdotas divertidas en su paso por México

Deichmann contó a Zenger tres experiencias divertidas que ha vivido en México.

La primera de ellas le pasó en Baja California.

“En Baja California, estaba corriendo solo en medio del desierto, y de pronto apareció una camioneta de la que salió una banda de mariachis que comenzó a tocar. Me querían dar una canción de motivación, y esto en Alemania no ocurre”, dijo.

La segunda anécdota que vivió fue en Durango.

“Cuando llegué a Durango, pasé por un pueblo llamado El Salto. Ahí, tenía a un grupo de corredores conmigo que iban acompañados de una perrita que se llamaba ‘La Coqueta’. Cuando después de unos kilómetros, los corredores se fueron, la perrita continuó conmigo 130 kilómetros, pues ella siempre me siguió a cualquier lugar. Pero yo no la podía llevar conmigo, así que cuando llegué a San Marcos, dije en los medios y la televisión si había alguien que adoptara a ‘La Coqueta’. Así que muchas personas me escribieron y finalmente alguien de El Salto la adoptó. Cuando llegó, le dieron una bienvenida, una medalla, y se convirtió en la perra más famosa del mundo, porque hasta la televisión le hizo un reportaje”, dijo.

Jonas Deichmann y “La Coqueta”, la perrita que lo acompañó en El Salto, Durango. (Cortesía de Jonas Deichmann)

La tercera historia graciosa que Deichmann experimentó fue en Oaxaca.

“En todo México la gente siempre corre atrás de mí y me ofrece sueros, agua, etcétera, pero en un pueblito de Oaxaca, las personas que corrieron conmigo colocaron en el carrito que llevo conmigo melones, 2 kilos de mandarinas y más presentes. Al final, el carro estaba tan pesado que no podía correr más. ¡Viva México!”, dijo.

Jonas Deichmann acompañado de algunos corredores en Pabellón de Arteaga, México. (Cortesía de Jonas Deichmann)

Finalmente, Deichmann dejó un mensaje inspirador para todas las personas que desean iniciar una carrera como atletas, o simplemente alcanzar sus sueños.

“Lo más difícil siempre es comenzar, así que la mayoría de la gente no lo hace, pero si se comienza y se hace con todo el corazón, se aprende. Por ejemplo, yo no soy corredor, yo soy ciclista, y ahora estoy corriendo 120 maratones con disciplina y con el deseo de hacerlo”, dijo.

El triatleta busca romper el récord para que los niños en África que no cuentan con escuelas o transporte público puedan ir a estudiar.

“Trabajo con una ONG [World Bicycle Relief] que da bicicletas a los niños en pueblos pequeños, para que puedan ir a la escuela. Para esta causa se donarán más de 30 mil dólares”, dijo.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas