Menu

Recolector de residuos en Brasil ingresa a la Universidad Federal y escribe un libro

A punto de finalizar la carrera de Ciencias Sociales en la Universidad Federal, Alexandro Cardoso pretende continuar con un máster.

PORTO ALEGRE, Brasil — Hijo de padres recolectores de desechos reciclables, el brasileño Alexandro Cardoso, de 41 años, nació viendo a su familia hurgar en la basura doméstica. Con tan solo dos meses, acompañaba a su madre, quien lo cargaba en sus brazos y a la vez empujaba un carro en busca de material reciclable por las calles de las ciudades de Passo Fundo y Porto Alegre, la capital de Río Grande do Sul.

A los pocos años, Cardoso aprendió en el día a día que era de allí, de los residuos dejados en la orilla de las veredas, por las personas que partían el sustento de toda su familia, compuesta por sus padres y otros seis hermanos.

“Luego de que Alex nació, enseguida comencé a tirar el carrito y llevarlo conmigo. En esa época recolectaba los residuos reciclables en la compañía de mi marido [ahora fallecido], quien también era recolector. No tenía a nadie con quien dejar a mi hijo, así que lo llevaba conmigo durante el trabajo”, dice su madre, Tânia Maria Cardoso, recicladora de 61 años.

Cardoso trabajó durante toda su infancia, adolescencia y edad adulta como recolector de residuos reciclables en las calles de Passo Fundo, la ciudad donde vivió y estudió hasta el quinto año de la escuela primaria. Después, tuvo que abandonar sus estudios, trasladarse a Porto Alegre con su familia, para el barrio Cai Cai, y continuar la recolección selectiva de basura para ayudar con los gastos del hogar.

”Decidí volver a estudiar para tener un poco más de dignidad. Cuando estaba en quinto grado en la escuela, no me sentía tan digno. Vivimos en una sociedad de apariencias y vi a estas personas con diplomas y me sentí triste, un poco inferior, ¿sabes?”, dijo Cardoso.

Para él, no era suficiente contar con la “universidad de la vida”, el aprendizaje duro y doloroso del día a día de recolectar basura y recibir algún dinero a cambio. Él quería más. Quería el conocimiento y el reconocimiento de que algún día alcanzaría sus sueños, pero antes de regresar a la escuela, con solo 16 años, se convirtió en padre, y los estudios quedaron en segundo plano. La prioridad era el trabajo — recolectar basura, separar material reciclable, venderlo y poner comida en la mesa, sin importar el clima.

“Ya pasé mucho frío y hambre en esta vida, principalmente recolectando basura. El frío mata, hace sufrir a las personas que no tienen refugio, y el hambre duele. Sé muy bien lo que es levantarse temprano, caminar mucho, empujar carritos y salir a recoger material reciclable bajo la lluvia, con viento. Sé cuánto sufre la gente, cuánto el frío es terrible y cómo puede matar”, dijo Cardoso.

Para superar las dificultades impuestas por la vida, en 2015, Cardoso pudo completar la enseñanza básica y media en la modalidad de Educación de Jóvenes y Adultos (EJA). En ese momento, realizó un curso preuniversitario de forma gratuita, y en 2018, fue aprobado en el curso de Ciencias Sociales de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS), en Porto Alegre. Actualmente, recibe una beca del gobierno federal de 80 dólares mensuales.

‘’Decidí volver a estudiar para tener un poco más de dignidad”, dijo Alex Cardoso. (Foto: Vinícius Cardoso)

”Pretendo dar continuidad a mis estudios, haciendo una maestría y doctorado, pero, reflexionando sobre mi trayectoria, no debemos tener una historia de superación [convertirnos en un héroe]. Necesitamos tener políticas públicas para que no sea necesario superar las dificultades. No es correcto romantizar estas situaciones, ¿entiendes? Desafortunadamente, existe una política para que las personas tengan necesidades, estén necesitadas. La gente pelea todos los días, trabaja mucho, se despierta temprano, toma un autobús abarrotado, paga las facturas. Entonces, contamos historias de superación, pero no sé hasta qué punto esto ayuda o dificulta a las personas que luchan por su supervivencia”, dijo el estudiante.

Recientemente, Cardoso publicó su primer libro “Do Lixo a Bixo: A Cultura dos Estudos e o Tripé de Sustentação da Vida, con la editorial Dialética. La obra cuenta la historia real de un reciclador semianalfabeto, negro, que reside en viviendas precarias en áreas de riesgo y que comenzó a trabajar cuando todavía era un niño, para llegar hasta la universidad.

La historia de Cardoso es marcada por la precariedad, la explotación laboral y la exclusión social, pero también de incansable lucha, la resistencia y conquistas. 

Recientemente, Alexandro Cardoso publicó su primer libro. (Cortesía de Alexandro Cardoso) 

Sobre la exclusión social, Cardoso recuerda el día que viajó a Brasilia para un evento de recolectores de materiales reciclables y se hospedó en un hotel de la capital brasileña. Al registrarse y completar el formulario de registro, declaró su profesión como recolector de residuos reciclables. “Es muy difícil, vergonzoso, porque tuve que dar explicaciones al empleado del hotel de lo que hacía, cómo, por qué y dónde. Llegar a un hotel y ser recibido así es muy triste. Lamentablemente, estas situaciones casi siempre ocurren y ya estoy preparado, tengo la respuesta en la punta de la lengua”, dijo Cardoso, quien fue uno de los fundadores del Movimiento Nacional de Recolectores de Materiales Reciclables (MNCR).

Cardoso, quien actualmente trabaja en la administración de una Cooperativa de Residuos Reciclables en el sur de Porto Alegre, habla de sus viajes y su ciclo de conferencias [antes de la pandemia], donde contó su historia de vida a otras personas alrededor del mundo. A lo largo de los años, varios estudiantes, profesores y médicos de universidades de diferentes estados de Brasil y de países como Uruguay, Argentina, Bolivia, Estados Unidos, Alemania, Francia, India, entre otros, lo han escuchado.

Lucía Fernández, de 40 años, es arquitecta urbanista y Coordinadora Global de Recolectores de Materiales Reciclables de la Organización Mujeres en el Empleo Informal de la Universidad de la República, en Uruguay. Dijo que conoció a Cardoso en 2003, durante el Festival Nacional de Residuos y Ciudadanía, que se llevó a cabo en Belo Horizonte, Minas Gerais. Habló de la relación de amistad con el alumno. “Mi vínculo con Alex, además de político, es afectivo, ya que lo conozco desde hace años. Nos encontramos muchas veces en otros lugares, como India, África, Europa. Me siento muy orgulloso de ser parte de su historia”, dijo la uruguaya.

La madre de Cardoso, viuda y madre de siete hijos, dijo: “Veo a mi hijo como un vencedor, un guerrero. Estoy muy orgulloso de Alex. Él incluso sirvió de inspiración para que los otros hermanos y hermanas volvieran a la escuela, y eso fue muy bueno. Alex ha dado un paso y los hermanos le siguen. Todos mis hijos dejaron de estudiar muy temprano porque tenían que trabajar y ahora, de adultos, han regresado a la escuela”,

Su obra es “Do Lixo a Bixo: a cultura dos estudos e o tripé de sustentação da vida”.

El término “Bixo” es una forma informal de llamar a los nuevos estudiantes de una universidad. Según el estándar del idioma portugués, la ortografía correcta de la palabra es “bicho”, con ‘ch’. Sin embargo, con la popularización del término, la versión con ‘x’ se mantiene en los ambientes universitarios. ‘Lixo’ significa ‘basura’.

El libro se puede comprar en Amazon, a través del sitio web de la editorial o directamente con el autor a través de [email protected]

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas