Menu

La aprobación de la FDA de la vacuna de Pfizer abre la puerta a mandatos de vacunación de COVID-19

Más negocios y escuelas han implementado mandatos de vacunación en los días posteriores al anuncio.

Tras la aprobación total de la vacuna contra el coronavirus de dos dosis de Pfizer-BioNTech por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), queda por ver cuántos estadounidenses más se vacunarán.

Algunos analistas de políticas públicas y encuestas indican que la aprobación de la FDA dará lugar a más pinchazos.

Entre la población que se “ha sentido atemorizada por un producto que no ha recibido la aprobación total de la FDA, un porcentaje de este grupo ahora se vacunará, especialmente a medida que la variante Delta aumenta el número de casos, hospitalizaciones y muertes entre los no vacunados”, dijo Mark Peterson, profesor de políticas públicas, política y derecho en la Universidad de California-Los Ángeles. “

Entre los adultos no vacunados, el 31 por ciento dijo que sería más probable que recibiera una vacuna contra el coronavirus luego de la aprobación total de la FDA, según encontró una encuesta de la Fundación Kaiser Family en mayo. Otros estudios encontraron resultados similares, según Gabriel Sánchez, profesor de ciencias políticas y fundador de la Cátedra Subvencionada de Política de Salud de la Fundación Robert Wood Johnson, en la Universidad de Nuevo México.

Sánchez cita la Encuesta Estadounidense de Vacunas COVID-19 de African American Research Collaborative, que, “encontró que el 28 por ciento de los estadounidenses no vacunados afirmaron que les preocupaba que la administración de Biden estuviera impulsando las vacunas demasiado rápido sin pruebas de que son seguras”, dijo a Zenger.

“Esta fue una de las cinco fuentes principales de indecisión en la muestra nacional. La noticia de que la FDA ha dado su aprobación a una de las principales vacunas ayudará a alentar a más estadounidenses a vacunarse”.

El presidente Joseph R. Biden durante muchos meses ha estado alentando e instando a los estadounidenses a vacunarse.

Después de que la FDA emitiera la aprobación formal de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech para personas mayores de 16 años, Biden continuó su campaña:

“Permítanme decir esto fuerte y claro: si usted ha dicho, si usted es uno de los millones de estadounidenses que dijeron que no recibirían la inyección hasta que tuviera la aprobación total y final de la FDA, ahora ha sucedido. El momento que usted estaba esperando está aquí, y es hora de que se vaya a vacunar y se la ponga hoy”, dijo el presidente.

La vacuna de ARNm, que ahora se comercializará con el nombre de Comirnaty, había sido aprobada solo bajo la autorización de uso de emergencia de la FDA. Permanecerá bajo esa autorización para niños de 12 a 15 años.

Letreros que expresan oposición a mandatos de mascarillas en una reunión de la junta educativa para las escuelas del condado de Kalamazoo, en Schoolcraft, Michigan, el 23 de agosto de 2021. (Matthew Hatcher/Getty Images)

La aprobación de la vacuna Pfizer también podría allanar el camino para que las escuelas y las empresas exijan la vacunación, dijo Peterson.

Hasta ahora, “muchas universidades, facultades, agencias gubernamentales y empleadores han pospuesto la implementación de los mandatos de vacunas … dada la resistencia que surgiría tanto por motivos psicológicos como legales”, dijo.

La aprobación de la FDA también eliminó la traba legal que otorgaba la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de Estados Unidos para las vacunas obligatorias.

Además del gobierno federal, muchas empresas ya tienen requisitos de vacunas para los empleados, incluidos Netflix, Microsoft, Tyson Foods, United Airlines y Walt Disney. Después del anuncio de la FDA, el Pentágono declaró que requeriría que todas las tropas en servicio activo se vacunen; otras grandes empresas siguieron su ejemplo, incluidas Chevron y CVS.

Un niño de 12 años recibe una primera dosis de la vacuna Pfizer COVID-19 en el Centro Médico Harborview, en Seattle, Washington, el 13 de mayo, luego de que la FDA otorgó una autorización de emergencia para el uso de la vacuna en niños de 12 a 15 años. (David Ryder/Getty Images)

Un número creciente de instituciones educativas exige vacunas.

“Creo que ahora hay cerca de 700 [universidades públicas] en todo el país que exigen que los estudiantes se vacunen antes de regresar a la escuela”, dijo Hemi Tewarson, directora ejecutiva de la Academia Nacional de Políticas de Salud del Estado, un foro no partidista de creadores de políticas.

A horas del anuncio de la FDA, el sistema de la Universidad Estatal de Nueva York y el sistema escolar de la ciudad de Nueva York declararon que harían cumplir los mandatos de vacunas para estudiantes, profesores y personal. El Sistema de la Universidad de Minnesota y la Universidad Estatal de Louisiana también dijeron que están planeando mandatos. A los empleados de escuelas públicas y privadas en Nueva Jersey ahora se les pedirá vacunarse o hacerse cada semana la prueba de COVID-19.

Tewarson dijo que algunas de las facultades y universidades que decidan implementar el requisito de que los estudiantes se vacunen pueden hacerlo debido a los brotes de la variante Delta del coronavirus.

La propagación de la variante Delta altamente transmisible ha acelerado un aumento de casos, particularmente en los estados donde las tasas de vacunación siguen siendo bajas. El 18 de agosto, los casos diarios alcanzaron su punto más alto desde enero, con casi 170 mil nuevas infecciones reportadas en todo el territorio. El país tiene un promedio de alrededor de 700 muertes por COVID-19 al día, y algunos hospitales nuevamente están luchando para proporcionar suficientes camas para los pacientes con coronavirus.

En sus declaraciones, Biden imploró a los empleadores a exigir vacunas.

“Si usted es un líder empresarial, un líder sin fines de lucro, un líder estatal o local que ha estado esperando la aprobación total de la FDA para exigir vacunas, le pido ahora que lo haga. Exíjalas. Haga lo que yo hice el mes pasado, exigir a los empleados vacunas obligatorias o enfrentar requisitos estrictos”, dijo el presidente.

Algunos líderes estatales han adoptado un enfoque similar. El exgobernador de Virginia y ahora candidato a gobernador Terry McAuliffe, demócrata, alentó a todos los empleadores del estado a exigir la vacunación. Su oponente, el candidato republicano Glenn Youngkin, calificó el mensaje de McAuliffe como un intento de intimidar a los residentes para que cumplan, y dijo que no debería ser una decisión del gobierno.

Algunos estados habían prohibido previamente los mandatos de vacunas COVID-19 administradas bajo aprobación de emergencia. Ohio impidió que las escuelas lo hicieran. Utah prohibió a las entidades públicas dar ese paso. Texas prohibió que cualquier entidad pública o privada que reciba fondos públicos exija una vacuna contra COVID-19 aprobada solo para uso de emergencia.

“Como cuestión técnica, esas prohibiciones ya no se aplicarán”, dijo Tewarson.

Un letrero en un restaurante de la ciudad de Nueva York, el 20 de agosto, informa a los clientes que tendrán que mostrar prueba de que están por lo menos parcialmente vacunados contra COVID-19 para que se les pueda atender en el interior. (Spencer Platt/Getty Images)

Los expertos y defensores de las vacunas esperan que los requisitos de vacunación por parte de los empleadores y de las escuelas ayuden a aumentar la tasa de vacunación en todo el país. Solamente está completamente vacunada poco más del 51 por ciento de la población, y aproximadamente el 60 por ciento ha recibido al menos una dosis de vacuna, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Cuando una epidemia mortal de viruela se extendió por el noreste en 1902, las juntas de salud de Boston y Cambridge, Massachusetts, exigieron la vacunación de todos los residentes, con multas a los que se negaran. La medida fue confirmada por la Corte Suprema en 1905, lo que sentó un precedente para los mandatos de vacunación.

Tewarson dice que los gobiernos estatales serían reticentes a introducir los mandatos de vacunación.

“No hemos tenido ningún mandato del gobierno estatal para los residentes aún”, dijo. “No estoy segura si los estados van a dar el siguiente paso. Supongo que probablemente no lo veremos como una medida inmediata a menos que haya una transmisión realmente alta por la que verdaderamente haya una preocupación”.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone