Menu

El mercado ignora los datos habituales del petróleo para centrarse en las peticiones a la OPEP

Una Casa Blanca con una agenda verde fue ampliamente criticada por pedir tácitamente una mayor producción de crudo.

Los datos federales indicaron que la demanda de productos petrolíferos en Estados Unidos finalmente está disminuyendo, pero los analistas dijeron a Zenger que el enfoque del mercado estaba de lleno sobre las declaraciones de la Casa Blanca acerca de los precios de la energía.

La Administración de Información Energética, que forma parte del Departamento de Energía de Estados Unidos, provee de datos semanales de los inventarios comerciales de productos de petróleo crudo y refinado, tales como la gasolina. Los incrementos de base amplia suelen ser indicativos de una demanda a la baja, mientras que los declives indican lo opuesto.

La semana pasada, los datos mostraron que los inventarios comerciales de petróleo crudo disminuyeron aproximadamente 400 mil barriles con respecto a la semana anterior, y permanecen alrededor de un 6 por ciento por debajo del rango de cinco años para esta época del año. Si bien es modesto, este decremento muestra que la demanda por el petróleo sigue siendo fuerte. Mientras tanto, las exportaciones netas aumentaron, y las importaciones de petróleo crudo disminuyeron.

Los inventarios totales de gasolina para motores también disminuyeron y están aproximadamente un 3 por ciento por debajo del rango de cinco años. Pero la cantidad total de productos refinados de petróleo suministrados al mercado, un barómetro flexible para la demanda, permanece estancada en alrededor de 20 millones de barriles por día. Si bien esta cifra está por encima de los niveles previos a la pandemia, esto sugiere que la demanda sigue más o menos estancada a mediados del verano.

(Administración de Información Energética de Estados Unidos)

Phil Flynn, analista de energía de PRICE Futures Group, en Chicago, dijo que el informe no era nada emocionante, aunque la demanda de gasolina parece estar disminuyendo.

“La producción se incrementó un poco, aunque el aumento no será suficiente para compensar las preocupaciones sobre la disminución en las reservas”, dijo.

Los productores de esquisto de Estados Unidos ejercen moderación de la producción en un esfuerzo por capitalizar los máximos de varios años en los precios del petróleo crudo. Y dado que los niveles de petróleo crudo y gasolina muestran un déficit en relación con el promedio de cinco años, los analistas dicen que la economía de Estados Unidos tiene un pequeño problema en cuanto al suministro.

Desde Londres, Tamas Varga, de la corredora de petróleo PVM, dijo a Zenger que el aparente desplome de la demanda era un tanto preocupante desde el punto de vista económico, aunque la disminución de los inventarios de petróleo crudo debería respaldar los precios del crudo.

Esos precios más altos de la energía finalmente captaron la atención de la Casa Blanca la semana pasada.

El gobierno emitió peticiones para abordar tanto el alto precio de venta en gasolineras como los precios más altos del petróleo crudo, los cuales podrían frenar un mayor crecimiento económico en Estados Unidos, que de por sí ya se está ralentizando.

A Washington le preocupa que los altos precios de la energía puedan frenar el impulso económico. (Wikimedia Commons)

La rápida propagación de la variante Delta que causa el COVID-19 está obligando a algunos municipios y empresas a reinstaurar las recomendaciones del uso de mascarillas y otras restricciones sociales, mientras que el ritmo de aumento de los precios de la energía está muy por encima de la inflación promedio.

Jake Sullivan, el Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, dijo que los altos precios de la gasolina podrían dañar la economía y agregó que los precios del petróleo crudo ahora son más altos que antes del inicio de la pandemia de COVID-19.

“Si bien la OPEP+ acordó recientemente aumentos de producción, estos aumentos no compensarán por completo los recortes de producción previos que la misma organización impuso durante la pandemia hasta bien entrado el 2022”, dijo Sullivan. “En un momento crítico de la recuperación mundial, esto simplemente no es suficiente”.

‘OPEP +’ se refiere a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, que están ajustando las asignaciones de producción para que coincidan con las percepciones económicas. Tamas Varga dijo que sentía que el umbral de molestia para Estados Unidos estaba alrededor de 70 dólares por barril de petróleo crudo.

West Texas Intermediate, el índice de referencia de Estados Unidos para el precio del petróleo, ronda los 70 por barril, mientras que el Brent, el índice de referencia global, ronda más cerca de los 72 por barril.

La semana pasada, la administración de Biden presionó a los productores de petróleo debido a los altos precios de la energía. (Wikimedia Commons)

Desde que asumió el cargo, el presidente de Estados Unidos, Joseph R. Biden Jr., impuso una pausa en las nuevas perforaciones de petróleo y gas en tierras federales, canceló un permiso para el oleoducto Keystone XL de Canadá y presentó ambiciosos objetivos climáticos. La petición tácita de más petróleo ahora, particularmente cuando la demanda está en un declive estacional, generó críticas generalizadas.

Sonya Savage, Ministra de Energía de la provincia canadiense de Alberta, rica en petróleo, dijo en un comunicado que la presión de la Casa Blanca sobre la OPEP “parece hipocresía”.

Canadá es por mucho el mayor exportador de crudo a la economía estadounidense. Mientras tanto, la declaración de Savage reflejó el ánimo general durante las sesiones matutinas para el comercio de materias primas y provocó que los precios del petróleo crudo bajaran, aunque se recuperaron bruscamente después de que la Casa Blanca intentó desmentir la declaración.

Dado que los datos energéticos federales muestran poca variación con respecto a los niveles semanales, Giovanni Staunovo, analista de materias primas del banco de inversión suizo UBS, dijo que la atención del mercado el miércoles pasado estaba claramente en otros asuntos, con lo que hizo referencia a la Administración de Información Energética y la OPEP.

“Supongo que los datos que aportó la Administración de Información Energética no importaron mucho”, dijo. “En realidad se trataba de la solicitud de más crudo a la OPEP”.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone