Menu

De cadenero a boxeador: Muhsin Cason quiere convertirse en el rostro de la división de peso crucero

El rapero Tone Trump se encuentra entre los que respaldan al boxeador musulmán.

Muhsin Cason, el hermano menor del antiguo campeón indiscutible del peso pesado, Hasim Rahman, ha empezado su carrera en el boxeo con ocho victorias (de las cuales cinco fueron por nocaut) y cero derrotas. Aunque Muhsin Cason no estrenó sus guantes de boxeo hasta que ya tenía 21 años, por lo que se considera que entró tarde al mundo de este deporte, ha intercambiado puños con algunos de los mejores entrenadores y con algunas de las mejores mentes.

Cason considera que esas experiencias le ayudarán a abrirse camino hacía los cinturones. Cason promete regresar a Estados Unidos los cinturones de campeonato, ya que la categoría de peso crucero ha sido dominada por luchadores europeos. El oriundo de Baltimore, que ahora reside en Filadelfia, inició una colaboración con el rapero Tone Trump para mejorar su perfil. La MDF [Muslim Don Family] de Trump puede servir como el complemento perfecto de Cason, quien lleva su religión a todos lados.

Cason, que recientemente tumbó a Tristan James en un nocaut en el tercer asalto el pasado 23 de julio, se juntó con Zenger News para hablar de su rendimiento, el progreso en su carrera, sus cortos en Instagram y mucho más.

Percy Crawford entrevistó a Muhsin Carson para Zenger.


Zenger: Felicidades por tu victoria reciente.

Cason: ¡Muchas gracias! Vendrán más.

Zenger: ¿Cómo te sentiste en el cuadrilátero?

Cason: Mentalmente, me siento confiado, en especial con mi entrenador, Rashiem Jefferson. Él es increíble. Me ha ayudado a entender que el box es más que solo soltar el puñetazo diestro con el que mis hermanos y yo hemos sido bendecidos. Físicamente, en cambio, me siento algo oxidado, pero no tanto como para no poder competir como lo he estado haciendo. Es bueno estar de vuelta en el cuadrilátero.

Zenger: Parece ser que ya tienes dos combates programados, uno en septiembre y otro en noviembre. ¿Crees que estar activo sea la clave para deshacer el óxido que sientes?

Percy Crawford entrevistó a Muhsin Carson para Zenger. (Heidi Malone/Zenger)

Cason: Es la clave. Debido al COVID-19, el periodo entre combates se siente eterno, pero trato de mantenerme tan activo como me sea posible. Estamos tratando de obtener la mayor cantidad de combates como me sea posea posible, ya que continúo envejeciendo y necesito la mayor cantidad de experiencia posible para que, cuando vayamos a pelear contra los más altos en la división, estemos listos para ganar esas peleas.

Zenger: ¿Podrías darnos un poco de información de quién eres y de dónde vienes?

Cason: Soy de Baltimore, Maryland. Me mudé a Las Vegas en 2015, cuando empecé mi carrera en el boxeo. Viví ahí por seis años y ahora resido en Filadelfia. Regresé al este cuando nació mi hija. Soy musulmán, por lo que lo más importante en mi vida, a la par del box, es mi religión y mi fe. Siento que haberme mudado a Filadelfia fue la mejor decisión, ya que me gustaría educar a mi hija bajo la tradición musulmana.

Zenger: Eres muy franco con la fe. ¿Qué tan importante te es mostrarla al mundo?

Cason: Es lo más importante para mí, ya que mi carrera en el box no podrá durar para siempre y, al retirarme, seguiré siendo musulmán. Por lo tanto, lo único de lo que no planeo deshacerme, no importa cuánto me paguen, es de mi alma. Los musulmanes creemos que la vida termina con la muerte, ya que creemos que iremos al cielo. Me estoy preparando para ir al cielo. Para ello, debo asegurarme de vivir de una forma honesta y ser yo mismo, tanto dentro como fuera del cuadrilátero. Seguiré siendo musulmán por siempre, y eso es lo que quiero enseñar al mundo.

Zenger: Has tenido la oportunidad de entrenar junto con Jeff Mayweather; de hecho, tuviste la oportunidad de codearte con algunas de las mentes más grandes del deporte cuando iniciaste tu carrera. ¿Cómo te han ayudado estas experiencias a lo largo de tu travesía?

Cason: Pues te diré que, como no empecé mi carrera de boxeador hasta que ya tenía 21 años, estas experiencias me han ayudado a empujarme a un nivel que mucha gente no tiene la oportunidad de alcanzar. Debido a mi hermano mayor, Hasim Rahman, mucha gente esperaba mucho de mí desde el inicio. Dios me ha bendecido al permitirme conocer a mucha gente talentosa durante mi carrera — gente como Amer Abdallah (el representante de Badou Jack), Tone Trump, Stephen Jackson y Rashiem Jefferson. Estoy buscando gente buena y honesta para tener a mi rededor. Dios me ha puesto en esos lugares para que lo consiga.

Muhsin Cason lanza un fuerte jab a la cara de Tristan James durante su pelea del 23 de julio, que Cason ganó por nocaut. (Star Hinojosa/BXNG TV)

Zenger: ¿Por qué iniciaste tu carrera en el boxeo tan tarde?

Cason. ¿Sabes que es una locura? Realmente nunca quise boxear. Ni siquiera llegó a cruzar por mi mente. Estaba en Boston, a punto de regresar a estudiar y tratar de titularme como ingeniero en edificación. En ese tiempo trabajaba como cadenero y me metí en una riña en la que noqueé a una persona. Y ahí había un boxeador que quedó impresionado y me dijo, “Hey, deberías venir al gimnasio.” Y pues, eso fue lo que hice. Él me decía que tenía una derecha mortal y que debería boxear. No estaba en mis planes, pero Dios puso el boxeo en mi vida, quizá para que hubiera disciplina en mi vida. Ahora, me siento más “yo” que nunca, y no creo que estaría así de no ser por el box.

Zenger: ¿Qué influencia ha tenido Tone Trump y su movimiento MDF en ti?

Cason: Su ayuda ha sido enorme, hermano. Cuando conocí a Tone Trump, creo que él ni siquiera sabía quien era yo. Hice una broma en Instagram. De hecho, hago bocetos musulmanes cómicos en esa aplicación. Hice una broma sobre él y se la mandé, diciéndole, “Con el debido respeto, ¿puedo publicar esto?” Me respondió que sí. Pienso que ahí fue cuando Tone se fijó en algo dentro de mí.

Desde ese entonces, ha sido como un hermano mayor para mí, siendo mi guía en Filadelfia, ayudándome para que me promocione tanto a mí como a mi carrera y empujado para que mi nombre esté en boca de todos. Ha hecho que Filadelfia esté de mi lado. Realmente agradezco mucho lo que ha hecho para que la ciudad me conozca y apoye.

Zenger: Durante años, la categoría del peso crucero ha sido dominada por boxeadores europeos. ¿Cómo planeas cambiar eso?

Cason: Voy a regresar los cinturones a Estados Unidos. Puede que tengamos que ir a ultramar para recuperar uno que otro de los cinturones. Sé que [Lawrance] Okolie tiene un cinturón, al igual que [Mairis] Breiedis, así que tenemos que recuperarlos. Esa es mi objetivo, y pienso que soy la persona idónea para hacerlo. Siento que tengo la habilidad y la plataforma deportiva como para llegar a enfrentarlos y ganarles.

Zenger: Hemos visto a muchos luchadores afianzarse en el peso crucero antes de avanzar al peso pesado. ¿Es eso parte de tus planes?

Cason: Eso sería una posibilidad en el futuro lejano. Soy alguien pequeño, comparado a los que están en el peso pesado. Peso 90 kilos, y lo más que he llegado a pesar son 96. Incluso aunque tengo la fuerza de alguien de peso pesado, no tengo el cuerpo para competir allí de forma profesional.

Zenger: Si recuerdo correctamente, creo que leí que has memorizado el Corán palabra por palabra y página por página. ¿Es eso cierto?

Cason: ¡Sí! Me tomó 3 años y medio. Todo es gracias a mi padre. A lo que más atención le prestó mientras yo crecía, realmente no le importaba nada más, era asegurarse que tuviéramos el islam metido en nuestros corazones. Se aseguró de ello. Todo lo demás era secundario ante nuestra bella religión.

Zenger: Parece ser que entiendes la importancia de usar al máximo todo el talento que posees.

Cason: ¡Por supuesto! Aunque soy un luchador y puedo noquear hasta a los mejores, sigo siendo musulmán, sigo siendo Muhsin. Cuando termine mi carrera en el box, tendré que hacer otra cosa. No planeo ser un boxeador hasta el día de mi muerte. Quiero que la gente me conozca a mí, mi personalidad. Quiero que la gente me conozca y lo que hago, lo que me gusta y mis pasatiempos.

Dicho eso, una vez que subo al cuadrilátero, soy una persona completamente distinta. Soy un monstruo adentro del cuadrilátero, mientras que, afuera, soy un alma gentil. No quiero tener problemas con la gente. Es importante que la gente sepa que somos más que solo boxeadores. Somos personas, no máquinas bárbaras. Somos seres humanos.

Zenger: Estoy ansioso de verte de vuelta en el cuadrilátero dentro de poco. Mucha suerte y estaremos hablando de nuevo en un futuro. ¿Unas últimas palabras?

Cason: Sí, hagan el favor de seguir mis bocetos cómicos a la par de mi carrera de boxeador. Pueden seguirme en @themuslimboxer en Instragram y TikTok. Siempre estoy subiendo material nuevo.

Traducción de Mario Alberto Vázquez; editado por Mario Alberto Vázquez y Melanie Slone