Menu

Aprueban proyecto de ley de infraestructura para impulsar energía renovable

Este proyecto presenta inversiones grandes en autobuses escolares ecológicos, carga de automóviles eléctricos, plantas de hidrógeno y reactores nucleares avanzados.

WASHINGTON — El Congreso está listo para impulsar la energía renovable después de que el Senado hizo una gran inversión en la red eléctrica de la nación, como parte de un proyecto integral bipartidista de ley de infraestructura aprobado el martes.

Desde tuberías de hidrógeno y estaciones de carga de vehículos eléctricos hasta autobuses escolares ecológicos, el extenso paquete de infraestructura de 1.2 billones de dólares aprobado en una votación de 69 a 30 presenta una lista de proyectos de energía de todo tipo. Pero son las actualizaciones a la red las que trajeron los mayores aplausos de los defensores de las energías renovables, quienes han dicho que la falta de capacidad está frenando el despliegue de la energía eólica, de la energía solar, de baterías de alta capacidad y otras tecnologías básicas de energía verde.

“Esta importante legislación proporcionará beneficios inmediatos a la infraestructura energética de nuestra nación”, dijo Heather Zichal, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Energía Limpia. “La naturaleza bipartidista de este acuerdo es una oportunidad única en toda una generación para invertir en el futuro de nuestro país y en una revolución de energía limpia”.

Con 550 mil millones de dólares en nuevos gastos, el proyecto de ley apunta a realizar una inversión de 73 mil millones para modernizar la infraestructura de transmisión eléctrica, lo cual permite que una mayor generación de energía se conecte a la red, según una hoja informativa de la Casa Blanca.

La actualización de infraestructura es algo que la industria de las energías renovables ha estado considerando desde el comienzo de la administración del presidente Joseph R. Biden Jr.

Un grupo bipartidista de senadores pudo sacar adelante un proyecto de ley de infraestructura. En la fotografía está parte del grupo bipartidista (de izquierda a derecha): El senador estadounidense Rob Portman (republicano por Ohio), la senadora Kyrsten Sinema (demócrata por Arizona), el senador Joe Manchin (demócrata por Virginia Occidental), la senadora Susan Collins (republicana por Maine) y el senador Mark Warner (demócrata por Virginia). (Alex Wong/Getty Images)

La Asociación Estadounidense de Energía Limpia, que representa la energía eólica, el almacenamiento de energía y varios otros elementos del sector de energía renovable de Estados Unidos, presentó en enero un plan integral sobre cómo la energía renovable puede alimentar más del 50 por ciento de la red eléctrica de Estados Unidos para 2030. Una conclusión esencial: las actualizaciones a la red eléctrica del país son cruciales.

El Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, financiado por el Departamento de Energía, descubrió que 775 gigavatios de capacidad de generación eléctrica (680 gigavatios de fuentes de carbono cero) están listos, pero no pueden interconectarse con la red. También hay 200 gigavatios de energía almacenados en baterías para uso a gran escala listos para la interconexión. En perspectiva, la energía renovable representó casi 800 gigavatios de producción de Estados Unidos en 2020, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos.

La administración de Biden señaló los costos asociados con una red eléctrica deficiente. En una hoja informativa en la que se resume el acuerdo de infraestructura bipartidista, la administración citó un estudio del Departamento de Energía que encontró que los apagones le cuestan a la economía estadounidense hasta 70 mil millones de dólares anuales.

Si bien la capacidad de transmisión mejorada complació a los defensores de la energía renovable, el proyecto de ley también contó con fondos significativos para proyectos basados en combustibles fósiles, lo que ayudó a que ganara 19 votos republicanos.

Un defensor republicano, el senador Bill Cassidy, de Louisiana, promocionó la tecnología de captura y almacenamiento de carbono que financia el proyecto de ley, diseñada para extraer las emisiones de carbono en la generación de energía de carbón y gas y almacenarlas bajo tierra, lo cual promete extender la vida útil del carbón en el sistema de combustibles.

Los senadores republicanos de los estados ricos en carbón, Virginia Occidental y Dakota del Norte, también “cruzaron el pasillo” [apoyaron a los Demócratas] para votar por el proyecto de ley, mientras que Cassidy declaró que Luisiana probablemente sería el lugar de varios de estos proyectos.

Asimismo, el Instituto Americano del Petróleo dijo que estaba “alentado” por la inclusión en el proyecto de ley, por parte del Senado, de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono, así como de la tecnología del hidrógeno.

Con 550 mil millones de dólares en nuevos gastos, el proyecto de ley apunta a realizar una inversión de 73 mil millones para modernizar la infraestructura de transmisión eléctrica, lo que permitirá que mayor generación de energía se pueda conectar a la red. (Brent Stirton/Getty Images)

Sin embargo, no todos los republicanos estaban de acuerdo, y algunos expresaron su preocupación tanto por el gasto designado en el proyecto de ley como por los poderes adicionales otorgados al gobierno federal.

El principal republicano del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado advirtió que el proyecto de ley “allana el camino para que la administración Biden esté facultada para dirigir el sistema eléctrico de Estados Unidos”. Durante una audiencia sobre las secciones referentes a energía del proyecto de ley de infraestructura, el senador John Barrasso, de Wyoming, dijo que el proyecto da legitimidad al gobierno federal para anular las decisiones estatales sobre el permiso de líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje. No obstante, los defensores de la energía renovable han argumentado que la lenta aprobación para autorizar nuevas líneas de transmisión está frenando la producción de energía limpia.

“Necesitamos eliminar los obstáculos para la instalación de la infraestructura de transmisión y asegurarnos de que se mantengan los plazos de los permisos y de que los recursos estén en su lugar”, dijo Amy Ferrell, vicepresidenta senior de asuntos públicos y gubernamentales de la Asociación Estadounidense de Energía Limpia, en una entrevista en febrero con Zenger. “El gobierno tiene que mantener el proceso en marcha”.

Más allá de las energías renovables, el proyecto de ley ofrece financiamiento para una serie de planes que podrían ayudar a impulsar proyectos emergentes de energía.

Hay 7.5 mil millones de dólares para construir estaciones de carga de vehículos eléctricos. Hay 3.2 mil millones de dólares para un proyecto avanzado de demostración de un reactor nuclear. La tecnología de captura y almacenamiento de carbono obtiene 5.1 mil millones de dólares para avanzar en su desarrollo, junto con otros 8 mil millones de dólares para plantas de hidrógeno.

Simulación artística de una pequeña planta de reactor modular nuclear de NuScale Power. Los reactores nucleares avanzados como este recibieron 3.2 mil millones de dólares en fondos como parte del proyecto de ley de infraestructura de 1.2 billones de dólares aprobado por el Senado el martes 10 de agosto. (Oregon State University/NuScale vía Flickr)

El proyecto ofrece cierta flexibilidad al proporcionar financiamiento tanto para combustibles de emisiones cero como de emisiones bajas. Por ejemplo, reserva 5 mil millones para autobuses escolares de energía limpia, con la mitad para autobuses de cero emisiones y la otra mitad para autobuses que pueden operar con combustibles alternativos de emisiones bajas como hidrógeno o biocombustibles, dijo la Casa Blanca.

Varias de las disposiciones del proyecto de ley establecen proyectos diseñados para probar y desarrollar la tecnología energética emergente. Hay varios “proyectos de demostración” en el proyecto de ley, en los que el senador Cassidy dijo que se enfocarían, como en “tecnologías energéticas clave que incluyen reactores nucleares avanzados, captura de carbono, minerales críticos, almacenamiento de energía e infraestructura de emisiones industriales”.

Los proyectos de demostración ayudan a identificar los retos a nivel del sistema, a ubicar oportunidades para la reducción de costos y a validar la madurez de una tecnología, dijo el grupo de expertos Third Way, con sede en Washington, DC.

“Las demostraciones de tecnología reducen el tiempo para comercializar tecnologías más limpias y eficientes, lo que puede dar una ventaja competitiva en el mercado global a las empresas estadounidenses”, dijo el grupo en un informe de 2020.

La legislación de infraestructura aprobada en el Senado el martes 10 de agosto, dedicaría 7.5 mil millones de dólares para estaciones de carga de vehículos eléctricos. (Instagram de la Casa Blanca)

Junto con los proyectos de demostración, el proyecto de ley también exige un sistema de “hubs” para varios proyectos, que la organización sin fines de lucro Energy Futures Iniciative describió en su informe  “Construir para el cero neto” como el uso de agrupaciones geográficas de infraestructura y recursos para impulsar economías de escala. Dicha organización, una coalición entre la industria energética y los sindicatos que apoya el desarrollo de la captura de carbono, dijo en su informe que el modelo de “hub” ya se había empleado con éxito en otros países para fomentar la participación del sector privado en proyectos de captura de carbono.

Con la aprobación de un paquete del Senado, la atención ahora se dirige a la Cámara de Representantes; de se espera que considere el proyecto de ley cuando regrese en septiembre. Algunos defensores de la energía renovable dijeron que presionarán a los líderes de la Cámara para que agreguen disposiciones más amigables al paquete de infraestructura.

Solo minutos después de que se emitiera la votación en el Senado, el representante demócrata de Oregon, Earl Blumenauer, y más de 180 de sus colegas demócratas de la Cámara enviaron una carta a los líderes de este mismo organismo alentando la adición de créditos fiscales a la legislación que beneficiarían a la industria solar.

“Los defensores de la energía limpia en esta carta comprenden lo que está en juego y hacemos eco de su llamado a apoyar políticas que tienen un historial de impulsar el despliegue de energía limpia”, dijo Erin Duncan, vicepresidenta de asuntos del Congreso de la Asociación de Industrias de Energía Solar, en un comunicado.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone