Menu

Artista y empresaria se aferra a su pasión para enfrentar enfermedad

Diagnosticada con cáncer, Johanna Hurtado cree en el poder de la mente y de su emprendimiento para luchar y asimilar su situación. 

El ser diagnosticado con cáncer implica dolor y miedo para muchos mexicanos. Pero el espíritu de lucha puede ayudar a enfrentarlo y a seguir emprendiendo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer fue responsable de casi 10 millones de muertes en todo el mundo en 2020, y es la segunda causa de muerte a nivel mundial. En México, se diagnosticaron 191 mil casos, lo que lo ubica como la tercera causa de muerte en el país y la segunda en América Latina.

Johanna Hurtado, originaria de la Ciudad de México, repostera, decoradora de interiores y artesana de 41 años, fue diagnosticada con cáncer cervicouterino en 2017.

Emprender con sus muñecas artesanales y otras actividades le ha dado fuerza para seguir luchando. (Johanna Hurtado/Zenger)

En entrevista con Zenger platicó cómo ha sido el proceso de tener esta enfermedad, la importancia de descubrirlo a tiempo y cómo sus sueños como empresaria y artista le han dado la fuerza para seguir adelante.

“Cada vez que llegaba mi periodo, me daban dolores horribles que me llevaban al desmayo. En la ingle tenía los ganglios muy inflamados y me brotaron unas manchas como tipo moretones en la pierna y en el abdomen. Tarde más de dos años en hacerme mis estudios de rutina y no sabes cómo lamenté el no haberme cuidado y haberlo detectado a tiempo”, dijo.

En su visita con el ginecólogo, le practicaron un ultrasonido, el cual detectó miomas que resultaron ser un tumor maligno en etapa 2, una etapa avanzada. Hurtado tuvo que someterse a una quimioterapia y 10 cirugías, pues además su útero estaba pegado al intestino.

El doctor Arciniega, médico general, dice que el cáncer es una enfermedad que se produce por la transformación de células sanas en células anormales o tumorales. En el caso del cáncer cervicouterino o cáncer de cuello uterino, el virus del papiloma humano (VPH) suele jugar un papel muy importante.

“En un estadio temprano, generalmente no produce signos ni síntomas, por lo que es muy importante checarse periódicamente y, si es posible, aplicarse la vacuna que protege contra la infección de este virus”, dijo el doctor.

Cuando le fue detectado el cáncer, Hurtado tenía muchos planes, por lo que decidió no contar nada a nadie.

“Me encontraba planeando una gira de repostería por toda la República Mexicana, para personas de escasos recursos, y dejar un legado para posteriormente retirarme de toda mi carrera como chef y repostera, por lo que decidí no decirle a nadie. Después, vino lo del terremoto en la Ciudad de México, y estuve trabajando con varios cocineros, haciendo comedores comunitarios en Oaxaca, que también se vio afectada por el sismo, y todo lo que restó del año, me dediqué a la ayuda comunitaria y a la planeación de mi gira. Pensé, si no la libro y no quedo limpia, me voy a aventar así la ruta”.

“Estuve trabajando meses con alumnos, amigos y gente del rubro de gastronomía, y ellos tuvieron el corazón y la empatía de ayudarme, acompañarme al hospital, y, aunque no les dije nada, sospechaban que tenía algo grave.

Factores de riesgo 

El consumo de tabaco y de alcohol, una dieta poco saludable, la inactividad física y la contaminación del aire son factores de riesgo de cáncer, así como algunas infecciones crónicas.

Un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el cáncer de cuello uterino es el cuarto tipo de cáncer más frecuente en las mujeres de todo el mundo, y se estima que hubo unos 570 mil casos nuevos en 2018. En ese año, casi el 90 por ciento de las 311 mil muertes ocurridas por esta causa en todo el mundo se produjeron en países de ingresos bajos y medios. 

Después de todo el tratamiento y de tantas cirugías, Hurtado quedó limpia, y fue dada de alta el 24 de febrero de 2018. Pero después, el dolor volvió.

“Desafortunadamente, el año pasado al ir con mi ginecólogo, me detectaron que todo estaba invadido.  Tenía miomas de 20 cm, 10 cm y 5 cm. Ahí, me dieron la noticia que había recaído y que esta vez había regresado más agresivo. También me detectaron un racimo tumoral en el seno izquierdo y, bueno, ahora también tengo cáncer de seno, pero está en etapa temprana, aún encapsulado, y requiero de una cirugía a más tardar en 3 meses,” dijo.

El Dr. Raúl Arciniéga dice a Zenger que lo que sucedió a Hurtado es común, ya que algunas células cancerosas pueden desprenderse y moverse a diferentes lugares del cuerpo, por medio del sistema circulatorio o del sistema linfático, y formar nuevos tumores lejos del tumor original.

“Yo no sé de dónde he tomado fuerza”, dijo Hurtado. “Muchos dicen, ‘agárrate de tus hijos’, pero con los tanatólogos que he ido, te enseñan a manejar mucho el desapego, para no sufrir tanto. Sería injusto agarrarme de mis hijos y de mis padres para ser positiva. Cuando no tienes otra manera, te agarras de ti mismo y sacas fuerza de donde sea”, dijo.

El especialista Iván López Dados dice a Zenger que la tanatología es una disciplina científica que tiene la finalidad de acompañar a las personas en el dolor y sufrimiento de la pérdida.

“Se trata de buscar estrategias para superar el duelo, lo cual no significa que ya no va a doler, pero todo depende de la relación de apego que tengamos. Por eso, el apego es uno de los aspectos que más se tratan. Cuando nos detectan alguna enfermedad o alguien se muere, empieza un ciclo de duelo. Ese ciclo es algo complejo y lleno de sentimientos y emociones, pero lo cierto es que todos vamos a pasar por un ciclo”, dijo el especialista.

“Es muy difícil esta enfermedad y cualquier otra enfermedad”, dijo.

Cada pieza es única y rinde honor a las muñecas mazahuas. Cada seis meses, sale una nueva colección con diferentes tipos de técnicas que representan el arte en todo México, desde técnicas prehispánicas hasta las más actuales. (Johanna Hurtado/Zenger)

Yo tomo fuerza de mis sueños, de las ganas que tengo de realizar todos los proyectos que tengo en puerta, como mi tienda de artesanías Háalk’ab, cha‘ (‘libertad’, en maya). Yo la veo en un futuro grande, y quisiera que, así como se dieron a conocer mis pasteles, mis lámparas y todas mis artesanías, también se den a conocer [las artesanías].”

Las piezas son elaboradas con decoración neoartesanal y cerámica artesanal. Cada pieza es única y rinde honor a las muñecas que representan al grupo indígena de los mazahuas. Cada seis meses, sale una nueva colección con diferentes tipos de técnicas que representan a todo México, desde técnicas prehispánicas hasta las más actuales.

Hurtado dice que plasma cualquier sentimiento que tenga en su arte. “Lo que hago es ponerme a crear, y para mí, eso ha sido una terapia ocupacional muy buena. Las redes sociales también me han acompañado; hay mucha gente que no me conoce y les he platicado mi situación y me han dicho muchas palabras de aliento. Hay muchas personas que me siguen hace años, y sé que cuento con ellas, y ellas, conmigo”, dijo.

Los médicos recomiendan a las mujeres revisarse al menos una vez al año. Realizarse la prueba de Papanicolaou ayuda a prevenir este tipo de cáncer.

“No importa la edad que tengas, no importa si eres hombre o mujer, el cáncer no distingue género, nivel económico o raza. Detectarlo a tiempo te cambia la vida por completo”, dijo la artesana, quien sigue con la esperanza de superar la enfermedad y de no dejar atrás su emprendimiento.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas