Menu

VÍDEO: Adorable cachorro de lobo marino recién nacido juega con su mamá

El dúo se aventura a explorar el aire libre; los visitantes del zoológico los contemplan con asombro.

Un cachorro de lobo marino nacido el 19 de julio en el zoológico de Viena disfruta de su primera aventura al aire libre, junto con Nina, su madre.

Los visitantes pueden ver al cachorro mientras se relaja en su jaula en el zoológico Tiergarten Schonbrunn. El pequeño lobo de mar es la cría de Comandante, un macho que tuvo que ser sacrificado a los 19 años en marzo.

“Comandante nació en 2002, en nuestro zoológico. Muchos visitantes crecieron con él, y se volvió muy querido para todos”, dijo el director del zoológico Stephan Hering-Hagenbeck en marzo.

Pese a que los visitantes del zoológico tuvieron que despedirse del amado lobo marino hace unos meses, ahora pueden visitar al nuevo cachorro de Nina.

“Las hembras de lobos marinos tienen un período de gestación de casi un año. Nina … dio a luz al pequeño Pedro en 2019, así que tiene experiencia en la crianza”, dijo Hering-Hagenbeck.

Nina vive con su descendencia en la jaula de lobos marinos.

El cachorro de lobo marino con su madre, Nina, en un zoológico de Viena. La pareja ahora comienza a explorar el aire libre. (Daniel Zupanc/Zenger)

Madre e hijo se quedaron resguardados después del nacimiento. Apenas comienzan a explorar sus alrededores al aire libre y a “conocer” a los visitantes.

“Los lobos marinos sudamericanos viven en las costas y pueden nadar inmediatamente después de nacer. Pero hasta ahora, el pequeño aún no se ha atrevido a meterse en el agua”, dijo Hering-Hagenbeck.

“Ambos podrán unirse al resto del grupo una vez que [el recién nacido] se sienta lo suficientemente fuerte como para moverse en tierra y en el agua”, dijo.

El cachorro de lobo marino aún no recibe un nombre. Su padre se llamaba Comandante. (Daniel Zupanc/Zenger)

Por el momento, los cuidadores del zoológico buscan un nombre adecuado para el cachorro, después de determinar que es macho.

El cachorro será amamantado en sus primeros seis a ocho meses, después de los cuales los cuidadores del zoológico comenzarán lentamente a incluir pescado en su dieta.

Los lobos marinos sudamericanos (también llamados lobos marinos del sur u otarios de la Patagonia) figuran en la categoría de “preocupación menor” de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Su población total, estimada en 265 mil, se considera estable.

La especie se ha visto afectada por el cambio climático y su efecto en las corrientes oceánicas. Los lobos marinos también son víctimas de la captura incidental, con ejemplares atrapados involuntariamente en redes de pesca comerciales.

El lobo marino es el mamífero más común de las Islas Galápagos.

Traducción de Gabriela Alejandra Olmos; editado por Gabriela Olmos y Melanie Slone