Menu

México lleva a cabo ‘consulta popular’ para decidir si ‘enjuiciar’ a expresidentes 

La consulta implica retos legales y de logística para los promotores, y la opinión popular está dividida respecto a su realización. 

CIUDAD DE MÉXICO, México — El domingo, 1 de agosto, se llevará a cabo un evento inédito. Será la primera ocasión en la historia de México que se realiza una consulta ciudadana a nivel nacional para decidir si deben esclarecerse decisiones políticas tomadas en el pasado por actores políticos; 93 millones de mexicanos con credencial para votar vigente han sido convocados.

Las reglas son sencillas para quien desee participar. Primero, el ciudadano deberá acudir a la casilla que le corresponda y mostrar su credencial electoral al funcionario encargado; este le entregará una boleta, donde deberá escoger entre dos opciones: “sí” y “no” a la pregunta: “¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes, con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?” Posteriormente, debe depositar su respuesta en una de las urnas.

Pese a la simplicidad del proceso, los promotores enfrentan un gran desafío, lograr que al menos el 40 por ciento de los ciudadanos que forman parte de la Lista Nominal del Instituto Nacional Electoral (INE) voten. Esto significa que las autoridades deben conseguir que más de 37 millones de votantes participen para que la consulta sea vinculante; es decir, para que su resultado sea válido, de acuerdo con el Artículo 35 de la Constitución y con la Ley Federal de Consulta Popular.

Colgadas en casas se ven lonas en apoyo a la consulta. “Juicio a los expresidentes por corruptos y abusivos. Vota sí en la consulta 1 de agosto”, se lee en la que se muestra en la imagen. (Julio Guzmán/Zenger)

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), uno de los principales impulsores de la controvertida iniciativa, y quien como parte de sus promesas de campaña se comprometió a erradicar la corrupción, dice que no participará en la consulta, ya que no desea que se tome su acción como “venganza” contra sus antecesores.

Sin embargo, en sus conferencias de prensa, AMLO ha acusado públicamente a cinco expresidentes: Carlos Salinas de Gortari, por privatizar bienes públicos; Ernesto Zedillo Ponce de León, por el caso Fobaproa (Fondo Bancario de Protección al Ahorro), una deuda privada que ‘rescató’ el Estado mexicano cuando la convirtió en deuda pública; Vicente Fox Quesada, por entregar concesiones a la industria minera por 30 millones de hectáreas, y por el supuesto fraude en las elecciones de 2006; Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, por la estrategia de seguridad empleada en su gobierno; y Enrique Peña Nieto, por actos de corrupción.

AMLO, como se conoce popularmente al presidente de México, llama al pueblo a ‘opinar’ sobre la idea de “emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos”. (Hector Vivas/Getty Images)

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido con el cual AMLO llegó a la presidencia en 2018, ha impulsado a la gente, a través de espectaculares y otros anuncios colocados en distintas partes del país, a votar a favor del juicio contra los expresidentes, pese a que la pregunta de la consulta tiene un contexto diferente.

Inicialmente, en agosto de 2020, AMLO mandó al Senado la propuesta que contenía la siguiente pregunta: “¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen, y en su caso sancionen, la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, durante y después de sus respectivas gestiones?”

No obstante, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) consideró que no se puede someter la justicia a la opinión de las mayorías, ya que vulnera los derechos de las víctimas. Posteriormente, se reformuló la pregunta, y fue declarada constitucional el 18 de octubre siguiente, con seis votos a favor y cinco en contra. La pregunta quedó finalmente redactada como se ve en las casillas.

Esta no es la primera ocasión que AMLO somete a la ciudadanía a una consulta. El futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, que se construía en Texcoco, Estado de México, también se decidió en las urnas no oficiales, al inicio de su presidencia. Durante su mandato como Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal, actual Ciudad de México, utilizó el mismo mecanismo para decidir sobre el horario de verano y el aumento al precio del Metro, así como para determinar la permanencia en su cargo y la construcción del segundo piso del Periférico, un circuito muy usado en la capital.

A días de la votación, las reacciones de la ciudadanía son diversas.

“Estoy a favor de la consulta. Creo que la sociedad mexicana recién ha iniciado un proceso de maduración política; ello implica una participación política en temas que nos atañen a todos, y sobre todo, en cuestiones de política”, dijo Sergio Pablo Nicolás, licenciado en economía, quien a través de sus redes sociales incluso ha compartido mensajes para promover la participación.

“Creo que es pertinente la consulta. Imagínate, si todo queda impune nunca va a haber una responsabilidad real de quienes están tomando el cargo. Si hay impunidad, pueden hacer lo que quieran y nadie les va a reclamar nada. Creo que la consulta sí sentará precedentes”, dijo Victoria Macías, licenciada en contabilidad.

Otros difieren.

“Están supeditando el hecho de aplicar la ley a una voluntad de una persona. La ley no es a voluntad”, dijo Víctor Morales, licenciado en derecho. “Desde que estuvo en campaña, AMLO estuvo acusando corrupción; dice que tiene evidencias, ¿Cuántas denuncias ha hecho?, ¿Cuántos datos de prueba le ha dado al fiscal general? Ninguno. ¿Tienes datos para investigar o acusar a una persona que cometió un ilícito? Se tiene que seguir una investigación. …Si la consulta es vinculante y ya tienen los datos, ¿por qué no solo se los da a la fiscalía y ya?, ¿cuál es el afán de hacer todo esto?”, dijo.

Algunas figuras políticas también han expresado su opinión. El expresidente Vicente Fox Quesada llamó a la ciudadanía a no participar, al mismo tiempo que consideró que este ejercicio consiste en tirar “dinero a la basura”.

“Amigos, amigas, no nos prestemos a esta farsa. Hagamos les [sic] el vacío total. Nadie a votar el 1º de agosto. Ya los jugaremos [sic; ‘juzgaremos’] por tirar nuestro dinero a la basura”, dijo en su cuenta de Twitter, donde tiene más de 1.4 millones de seguidores.

En contraste, el subcomandante Galeano, integrante y líder del Movimiento Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), convocó a los pueblos originarios a acudir a las urnas y votar a favor de la pregunta de dicha consulta, “pensando en las víctimas”. En caso de quienes no deseen participar, sugirió hacer llegar una carta, individual o colectiva, a una organización de víctimas que diga que “respeta su dolor y que les apoya en sus demandas de verdad y justicia”, según dio a conocer en un comunicado.

Para esta consulta, el INE ha destinado alrededor de 522 millones de pesos. Argumenta que dicho monto fue reunido con medidas de “austeridad”. El Instituto planea instalar 57 mil 124 mesas de recepción de votos, en lugar de las 104 mil previstas en un principio.

Las Mesas Receptoras de Opinión Ciudadana para la Consulta Popular estarán funcionando el domingo 1 de agosto, de las 8:00 a.m. a las 6 p.m. Para conocer cuál mesa corresponde a cada ciudadano, el INE habilitó la página https://ubicatumesa.ine.mx. Se aplicarán medidas sanitarias para evitar la propagación del COVID-19.

Editado por Melanie Slone y Gabriela Olmos