Menu

Es poco probable que el Senado apruebe histórica ley de legalización de marihuana — por ahora

Los republicanos aún se oponen en gran medida a los esfuerzos liderados por los demócratas para aminorar las restricciones al cannabis a nivel federal, pero la tendencia está cambiando. 

Una iniciativa de los demócratas del Senado para despenalizar la marihuana a nivel federal — que surge por primera vez desde que fue prohibida hace 84 años — tiene pocas posibilidades de éxito, pero abre una puerta a la reforma a la vez que la opinión pública está cambiante, dijeron expertos a Zenger.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck E. Schumer (demócrata por Nueva York), junto con el senador Cory A. Booker (demócrata por Nueva Jersey) y el senador Ron L. Wyden (demócrata por Oregon) presentaron un proyecto de ley, el 14 de julio, para eliminar el cannabis de la lista de sustancias controladas por el gobierno federal y, en cambio, permitir que cada estado decida su legalidad.

Los proponentes dicen que siguen siendo optimistas de que la propuesta se apruebe, a pesar de la fuerte oposición del Partido Republicano, e incluso del presidente Joseph R. Biden Jr., quien se ha pronunciado en contra de la legalización.

El líder de la mayoría del Senado de Estados Unidos Chuck Schumer (demócrata por Nueva York) y el Senador Cory Booker (demócrata por Nueva Jersey) celebran una conferencia de prensa sobre la introducción de la legislación para poner fin a la prohibición federal del cannabis, en el Capitolio de Estados Unidos, el 14 de julio. (Kevin Dietsch/Getty Images)

“Han sucedido cosas más extrañas en la historia de Estados Unidos que esta aprobación”, dijo Justin Strekal, director político de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana.

El grupo de Strekal es uno de los muchos de defensa que han aplaudido la Ley de Oportunidades y Administración del Cannabis, que fue diseñada para atraer tanto a los demócratas progresistas como a los republicanos que abogan por los derechos de los estados. Es el primer proyecto de ley de este tipo en el Senado.

Además de eliminar todas las sanciones federales sobre el cannabis, el proyecto de ley del senador Schumer eliminaría de los registros federales todos los delitos no violentos relacionados con la marihuana y permitiría a las personas que actualmente cumplen una condena por tales delitos solicitar una nueva sentencia. El proyecto de ley también incluye programas de subvenciones para ayudar a las personas afectadas negativamente por la criminalización.

Sin embargo, la ley también permite explícitamente a los estados prohibir la marihuana e incluye financiamiento para investigar asuntos sobre salud pública que preocupan a los conservadores, tales como la supuesta relación con el crimen.

“Esto es monumental”, dijo el senador Schumer en una conferencia de prensa la semana pasada. “Por fin estamos tomando medidas en el Senado para corregir los errores de la fallida Guerra contra las drogas”.

No obstante, los demócratas, que introdujeron y aprobaron una legislación similar en la Cámara de Representantes el año pasado, están seguros de que se enfrentarán en una batalla cuesta arriba para pasar la ley en el Senado.

Una activista a favor de la marihuana asiste a una marcha el Día de la Independencia, el 4 de julio, en Washington, DC. Miembros de la Coalición del Cáñamo Cuatro de Julio (Fourth of July Hemp Coalition) se reunieron afuera de la Casa Blanca para su protesta anual de la prohibición de la marihuana, la cual, según afirma este grupo, se remonta a 50 años atrás. (Alex Wong/Getty Images)

Dada la conformación de la cámara, el senador Schumer, quien prometió progresar en el tema en este período, necesitaría ganar el voto de todos sus 49 colegas del partido, así como el de diez republicanos, para pasar el umbral de 60 votos cuando el proyecto de ley sea formalmente introducido en septiembre.

Esto representa un reto enorme.

Los votantes republicanos son mucho más reticentes que los demócratas en cuanto a la legislación de la marihuana, incluso cuando el número de simpatizantes ha aumentado de manera consistente estos años.

De hecho, 87 por ciento de los adultos que se identifica como republicanos o independientes con tendencia republicana dice que el cannabis debería ser legal para uso recreativo y médico (47 por ciento), o que debería permitirse solamente para uso médico (40 por ciento adicional), según una encuesta de Pew Research de 2021.

Pero todavía existen divisiones dentro del Partido Republicano, donde solo el 39 por ciento de los republicanos conservadores apoyan la marihuana medicinal y recreativa legal, en comparación con el 60 por ciento de los republicanos moderados o liberales. Además, mientras que el 63 por ciento de los votantes republicanos de 18 a 29 años está a favor de legalizar el cannabis para cualquier uso, solo el 27 por ciento de los de 65 años o más está de acuerdo.

Aun así, incluso mientras los votantes republicanos están comenzando a aceptar la idea, los legisladores republicanos han tardado más en hacerlo. Ningún senador republicano ha respaldado la propuesta del senador Schumer, aunque algunos han indicado en el pasado su apoyo a la flexibilización de las restricciones.

El senador Cory S. Gardner (republicano por Colorado), por ejemplo, fue elegido al Congreso en 2014, el mismo año en que se lanzó la industria de la marihuana recreativa en su estado. Desde entonces, ha sido uno de los mayores defensores conservadores del cannabis en la colina del Capitolio, al presentar varios proyectos de ley para disminuir las restricciones e, incluso, convencer a Trump de no entrometerse en los estados donde es legal.

El senador Corey Gardner (republicano por Colorado), a la izquierda, y el senador Jeff Merkley (demócrata por Oregon) testifican sobre los desafíos del cannabis legal y la banca en una audiencia del Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado en julio de 2019. (Mark Wilson/Getty Images)

El senador Rand Paul (republicano por Kentucky) es otro posible voto a favor, ya que durante mucho tiempo ha abogado por la reforma de la marihuana, incluido el copatrocinio de la Ley de Fortalecimiento de la Décima Enmienda mediante la Confianza de los Estados (STATES), que tenía como objetivo permitir que los estados elaboraran sus propias políticas de cannabis, al igual que el proyecto de ley que ahora propone el Partido Demócrata.

Otros, como los senadores Lisa A. Murkowski (republicana por Alaska) y Kevin J. Cramer (republicano por Dakota del Norte), también se han mostrado abiertos en el pasado a la posibilidad de eliminar las sanciones federales respecto a la marihuana.

La indecisión de otros republicanos para acoger el tema es doble, según Trevor Burrus, investigador principal de estudios constitucionales en el libertario Instituto Cato.

“Algunos republicanos de los estados del Sur en particular podrían temer una reacción desfavorable por votar por esta ley. Pero realmente es solo en el Sur donde la legalización de la marihuana a nivel federal o estatal es polémica o incluso impopular”, dijo Burrus a Zenger.

De los 18 estados que han legalizado el cannabis para usos médicos y recreativos, solo tres están representados por al menos un senador republicano: Alaska, Montana y Maine.

Los votantes en Dakota del Sur también aprobaron una medida de legalización en noviembre que ahora se encuentra en proceso en los tribunales. Si se mantiene, sus dos senadores republicanos, el líder de la minoría del Senado John R. Thune y el senador Mike Rounds, también representarían mercados legales.

Burrus dijo que este cálculo debería, a todas luces, hacer que el proyecto de ley parezca casi aceptable.

“Y entonces la pregunta es, ¿realmente sufrirán una mala reacción electoral diez senadores republicanos del Noreste o del Noroeste o del Medio Oeste por aprobar esta propuesta?”, dijo. “¿Realmente cuántas consecuencias electorales pueden sufrir por votar por la legalización de la marihuana a nivel federal cuando eso no significa que estén votando por la legalización a nivel estatal?”

Un hombre atiende un retoño de cannabis. (Hector Vivas/Getty Images)

Sin embargo, la preferencia de los legisladores en Washington por “jugar a lo seguro” al evitar acciones donde el voto no se considera absolutamente necesario aún podría impedir que muchos voten, agregó.

“Uno espera que el comportamiento del legislador y el comportamiento de su electorado se reflejen de alguna manera, pero creo que sobre todo ha pasado que los políticos en DC tienden a evitar votar por casi cualquier tema… excepto cuando sienten que es absolutamente necesario”, dijo Burrus.

“La pregunta aquí es si ese equilibrio cambiará, y algunos senadores republicanos podrían sentir que tendrán que votar”.

Sin embargo, incluso si el apoyo del Partido Republicano está próximo, también se enfrenta un desafío por parte de los demócratas.

Un puñado de demócratas del Senado se han opuesto a la legalización, como la senadora Jeanne Shaheen (demócrata por Nuevo Hampshire) y el senador Jon Tester (demócrata por Montana), y sería poco probable que respaldaran esta última medida.

“No prevemos que sea aprobada por el Senado”, dijo Colton Grace, representante de Smart Approaches to Marijuana, un grupo antilegalización. “Al menos media docena de demócratas han expresado su indisposición para legalizar la marihuana, y el senador Schumer necesita que todos los demócratas, además de por lo menos diez republicanos, firmen este proyecto de ley para que se apruebe. Al saber esto, ni siquiera es cuestión de hacer que los republicanos se sumen”.

“Para enfatizar aún más el punto de que la legalización no es unánimemente aceptada entre los demócratas, el presidente Biden ha dejado en claro en repetidas ocasiones que no apoya este esfuerzo”.

No está claro si Biden convertiría la propuesta en ley, en caso de que fuera aprobada por el Congreso.

A pesar de que ha apoyado la despenalización, Biden sigue siendo escéptico respecto a la legalización de la marihuana. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo recientemente que no había discutido con el presidente la última legislación propuesta por el senador Schumer, la cual finalmente deja la cuestión de la legalización del cannabis en manos de cada estado.

En cualquier caso, con las elecciones intermedias de 2022 a la vuelta de la esquina, y con el Partido Republicano en competencia por recuperar el Congreso, la legislación se enfrentará a obstáculos para llegar al escritorio de Biden en primer lugar.

La administración Biden ha promovido una serie de victorias importantes desde que el presidente asumió el cargo en enero, entre las cuales están llegar a un acuerdo con los republicanos sobre un paquete de infraestructura y promulgar la ley de un paquete bipartidista de apoyo económico para el coronavirus. Los republicanos preocupados por la reelección y por ganar de nuevo el poder no estarán dispuestos a entregar a los demócratas una victoria legislativa justo antes de las elecciones intermedias, dijo Burrus.

“El otro factor aquí es, por supuesto, si el objetivo primordial es evitar que Biden obtenga alguna victoria antes de las elecciones intermedias”, dijo. “Eso podría ser lo que McConnell les está diciendo a los senadores en la trastienda, como, ‘No le den esta victoria a Biden. Vamos a tomar el Senado en 2022, y luego podemos hacer un compromiso o esperar hasta 2024’”.

“Este tipo de cálculo electoral siempre es importante”, dijo.

Traducción de Yerem Mújica; editado por Yerem Mújica y Melanie Slone