Menu

Ya existen varios medicamentos que podrían ser efectivos contra COVID-19

La investigación apunta a algunos bloqueadores de canales prometedores que podrían estudiarse como tratamientos antivirales para el SARS-CoV-2.

Una nueva investigación realizada por el profesor Isaiah (Shy) Arkin del Departamento de Química Biológica de la Universidad Hebrea de Jerusalén sugiere que varios medicamentos existentes deberían estudiarse como tratamientos prometedores contra COVID-19.

Arkin y su equipo buscaron medicamentos antivirales que explotaran un eslabón débil en muchos virus: proteínas llamadas canales iónicos.

Los canales iónicos permiten al virus regular la acidez y la salinidad de su ambiente interno y externo. Con estos canales bloqueados, se vuelve complicado que las infecciones se diseminen.

Hasta ahora, hay solamente un bloqueador de canales iónicos aprobado como tratamiento antiviral, y es para la influenza.

Según los historiadores, las pandemias suelen tener dos tipos de finales: la médica, que ocurre cuando las tasas de incidencia y mortalidad caen en picada, y la social, cuando el miedo a la enfermedad disminuye.

Arkin y su grupo se centraron en la proteína E de canales de iones en la membrana del coronavirus. Revisaron una pequeña biblioteca de sustancias aprobadas para su uso en humanos y encontraron dos que bloquean: gliclazida (un medicamento que se usa para tratar la diabetes) y memantina (un medicamento que se usa para tratar la enfermedad de Alzheimer).

Luego analizaron una biblioteca más amplia de 2,839 sustancias y encontraron ocho inhibidores más de la proteína E, como se informa en la revista científica Pharmaceuticals.

Dado que todos los inhibidores encontrados ya están aprobados para su uso en humanos, Arkin anticipa un camino expedito hacia la aprobación legal para la investigación clínica.

“El treinta por ciento de los fármacos disponibles hoy en día han sido aprobados de esta manera, incluidas las medicinas que actualmente están disponibles contra el coronavirus o aquellas que fueron probadas recientemente contra él”, dijo Arkin.

Una investigación anterior realizada en Israel identificó varios fármacos ya existentes que podrían emplearse para tratar COVID-19.

Arkin agregó que es seguro suponer que los inhibidores de la proteína E, un componente esencial del SARS-CoV-2, podrían ser relevantes para el tratamiento de las variantes, incluso aquellas contra las que las vacunas son menos efectivas.

“La sensación general en Israel y en todo el mundo es que, si hay vacunas, no hay razón para seguir trabajando en [tratamientos contra] el virus porque hemos encontrado una solución. Desafortunadamente, si nos confiamos en una sola solución (la vacuna), podríamos encontrarnos en una situación en la que una nueva variante [sea resistente a las vacunas]”, dijo Arkin. “Todavía no estamos en ese punto, pero las variantes alrededor del mundo son un foco de advertencia”.

Su equipo espera publicar otro estudio sobre la efectividad de los inhibidores contra el virus entero y no solo contra la proteína E.

“El escenario ahora está puesto para estudios in vitro e in vivo (en instalaciones con seguridad biológica adecuada) para examinar los efectos de los fármacos en el virus”, dijeron los investigadores.

Varios medicamentos ya existentes podrían ser efectivos contra el COVID-19” se publicó antes en Israel21C.

(Traducción de Yerem Mújica. Editado por Yerem Mújica y Melanie Slone)