Menu

Tregua entre demócratas motivada por elección de Biden se rompe; Clinton y Sanders respaldan a sus candidatos en Ohio

La votación anticipada ha comenzado en la lucha por el undécimo distrito del Congreso, un escaño seguro que dejó vacante la nominada por Biden, Marcia L. Fudge.

CLEVELAND — La votación anticipada ha comenzado en la lucha por el undécimo distrito del Congreso, un escaño seguro que dejó vacante la nominada por Biden, Marcia L. Fudge.

Las alas moderadas y progresistas del partido demócrata pueden haber dejado de lado sus diferencias el año pasado para lograr la elección del ahora presidente Joseph R. Biden Jr. y evitar que Donald J. Trump se reeligiera, pero esta armonía ya es un recuerdo distante en Ohio.

Conforme se acercan las primarias nacionales para las elecciones intermedias del próximo año, las dos alas del partido están luchando una vez más, esta vez para las elecciones primarias del 3 de agosto, para el undécimo distrito del Congreso del estado, un escaño demócrata seguro ocupado por la representante Marcia L. Fudge desde 2008 hasta que la dejó vacante para convertirse en la secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano de Biden.

Si bien hay 13 demócratas compitiendo por el escaño, las dos claras favoritas son Nina Turner, copresidenta de la campaña presidencial 2020 del senador Bernie Sanders (independiente por Vermont), y Shontel Brown, una concejal del condado respaldada por la candidata presidencial de 2016, Hillary R. Clinton. Esta conjunción reaviva una batalla por el futuro del partido que quedó brevemente en suspenso con el ascenso de Biden.

La secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano, Marcia L. Fudge, testifica ante el Comité de Asignaciones del Senado el 10 de junio. (Alex Wong/Getty Images)

“El control del partido se construye voto a voto. Por lo que el resultado podría impactar el futuro del partido demócrata y, a su vez, a la política estadounidense”, dijo a Zenger Joel Lieske, profesor de política y especialista en gobierno estadounidense en la Universidad Estatal de Cleveland.

Lieske, excandidato del partido republicano, describió la batalla como entre “socialistas” ascendentes; un grupo dirigido por el senador Sanders y su “escuadrón”, que incluye a la miembro de la Cámara de Representantes, Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata por Nueva York); y el “establishment” liberal dirigido por Biden, el líder de la mayoría del Senado, Chuck E. Schumer (demócata por Nueva York) y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy P. Pelosi (demócrata por California).

Con el arranque de las votaciones anticipadas, las dos candidatas han liderado una campaña agresiva para obtener el puesto del condado, el cual cubre un gran territorio desde Cleveland hasta Akron, y promueve en su mayor parte políticas similares, como su apoyo a programas de acceso universal a cuidados de salud.

Hasta ahora el factor que las distingue recae en las metodologías que proponen para lograr implementar sus políticas al contar con un demócrata en la presidencia, así como los puntos focales de su discurso.

“¿Por qué las voces de los que gozan de mayor riqueza deberían contar más que las nuestras?”, preguntó Turner a los asistentes a un evento fuera de un puesto de votación en Akron, el 9 de julio, en un llamado a que el partido demócrata busque en forma activa elevar las voces de aquellos que viven en la pobreza y necesidad.

“No es que quiera apagar sus voces,” dijo la candidata, en referencia a los individuos más acaudalados representados por los dos partidos; “sin embargo, tampoco quiero que ellos acallen las nuestras”.

Nina Turner pronuncia un discurso antes de la intervención del entonces candidato presidencial demócrata Senador Bernie Sanders en un evento de campaña en Durham, Carolina del Norte, en febrero de 2020. (Malissa Sue Gerrits/Getty Images)

Algunos de los puntos clave en la plataforma de campaña de Turner incluyen crear legislación amplia para el cuidado de la salud proporcionada por el Estado mediante el plan “Medicare for All”, así como para opciones de vivienda asequibles, un sueldo mínimo obligatorio para todos los trabajadores, y una reforma radical del sistema de justicia criminal con el fin de disminuir las tasas de encarcelamiento y aumentar la responsabilidad de las fuerzas del orden.

“Participo en esta elección porque quiero ser una voz para el cambio, para ayudar a aquellos que pasan por tiempos difíciles, incluida la gente en pobreza, trabajadores pobres, y aquellos que apenas califican como clase media”, dijo Turner durante un debate por las primarias del partido demócrata en el City Club de Cleveland el 22 de junio.

“Si me eligen para el Congreso, les prometo que me cercioraré de cobrar impuestos a los más ricos, para que así paguen la parte que les corresponde, y me centraré en los habitantes del distrito que tienen más necesidades”, prometió. “Ustedes siempre van a saber del lado de quién me encuentro.”

Partidarios de Nina Turner llegan a una función de campaña el 9 de julio. (Catrina Mehltretter/Zenger)

Brown, por su parte, hizo historia en 2017, al convertirse en la primera mujer y en la primera persona afrodescendiente electa como presidenta de la facción del partido demócrata del condado de Cuyahoga. También cuenta con el apoyo de Clinton, y su discurso de campaña ha hecho énfasis en la alineación entre sus métodos y los de Biden.

Otro de los aspectos nucleares de la campaña de Brown incluye el hacer la educación más asequible y accesible para los habitantes del undécimo distrito, así como combatir la violencia por armas de fuego al implementar requisitos para la verificación universal de antecedentes para la adquisición de armas y prohibir la venta de rifles de asalto.

Aunque Brown se ha pronunciado a favor de un sistema universal de cuidado a la salud, afirma que desea trabajar en forma constructiva con la administración de Biden a fin de alcanzar esta meta. A diferencia de Turner, Brown ha declarado que ella da prioridad al valor del trabajo en colaboración con sus colegas republicanos dispuestos a ello en el Congreso, en vez de enfrentar el problema sola.

“Tenemos que poder alcanzar compromisos si queremos que sucedan las cosas”, dijo Brown durante el debate de las primarias, al argumentar que los mismos demócratas obtienen beneficios de la negociación.

Como candidato, Biden logró unir al Partido Demócrata, y experimentó una afluencia de donaciones. Ahora, las diferencias dentro del partido salen a flote. 

La candidata dijo que, el encontrar las áreas de acuerdo entre los dos partidos sobre problemáticas tales como educación, cuidados de salud, vivienda asequible y seguridad de armas de fuego será más conducente a legislaciones robustas y duraderas, aunque el resultado final no sea exactamente lo que los demócratas tenían en mente”.

“Las negociaciones estancadas que continúan ocurriendo en D.C. son las razones mismas por las que nos encontramos en estos predicamentos. Por ahora contamos con una ligera mayoría, pero ¿qué pasará cuando ya no la tengamos?”, cuestionó. “¿Qué va a pasar cuando los republicanos tengan la mayoría?”

“¿Acaso vamos a volver atrás y revertir todo el progreso que hemos logrado? No. Así que tenemos que poder trabajar en colaboración y descifrar cómo haremos las cosas, para que podamos llegar a leyes y políticas pensadas para durar, no únicamente en soluciones rápidas para el corto plazo”.

Si bien puede parecer que las políticas alguna vez consideradas polémicas, tales como la del acceso universal a cuidados de salud, han ganado en la “guerra de ideas” entre los votantes demócratas, la contienda entre Turner y Brown demuestra que los verdaderos conflictos en el partido hoy en día se refieren a su disposición para negociar; de acuerdo con Christopher Banks, profesor de ciencias políticas en la Universidad Estatal de Kent en Ohio, parece que los moderados son quienes llevan la ventaja.

“Uno de los puntos de conflicto en el partido demócrata es si existe la necesidad de ser tan extremos como el partido republicano, en términos de lo que ocurrió con Trump,” dijo Banks a Zenger. “Hasta ahora, con la elección nacional de Biden, quien, por supuesto, derrotó a Bernie Sanders en la nominación, parece que una posición demócrata más centrista es lo más viable electoralmente, por lo menos en el clima actual”.

Banks señaló la elección en curso para alcalde de Nueva York como otro ejemplo, donde el candidato “moderado” Eric L. Adams resultó ser ganador en las primarias del partido demócrata.

Adams, junto con Kathryn A. Garcia, otra demócrata del “establishment”, lideró la elección, al eliminar fácilmente a Maya D. Wiley, una candidata propuesta por la representante del partido demócrata Ocasio-Cortez.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y el candidato demócrata a la alcaldía de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, celebran una conferencia de prensa conjunta en Brooklyn el 14 de julio. (Spencer Platt/Getty Images)

Una victoria para Turner en Ohio significaría, por otro lado, una victoria para la izquierda progresista y abriría un camino más fácil para candidatos más progresistas en el futuro.

“De alguna manera, el carácter también entra en juego, y los anuncios de Turner han sido en general más negativos, y ella ha criticado a Biden”, dijo Banks. “Cómo los votantes juzgan eso, junto con posiciones más progresistas sobre asuntos locales, es de lo que se trata esta carrera, y envía una señal a nivel nacional sobre la postura de Ohio en un distrito muy demócrata”.

No obstante, Justin Buchler, profesor asociado de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland que se especializa en el Congreso, en elecciones y en los partidos políticos, dijo que las diferencias entre Turner y Brown fueron, al final, relativamente insignificantes.

“Turner se sitúa un poco a la izquierda de Brown, pero vale la pena tener en cuenta el panorama más amplio de la política partidista en este momento”, dijo Buchler a Zenger, “que es que los dos partidos están tan profundamente divididos y que la distinción entre Brown y Turner queda eclipsada por su comparación con cualquier republicano genérico”.

“El hecho de que la contienda sea el foco de atención del mundo político hace que sea tentador exagerar las diferencias que no son tan grandes, cuando la mayor diferencia es la que existe entre los partidos altamente polarizados”, dijo.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez y el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer realizan una conferencia de prensa el 8 de julio. (Spencer Platt/Getty Images)

Al final del día, aunque Brown puede haber expresado más interés en trabajar a través de las líneas partidistas, es probable que las dos se limiten a emitir sus votos dentro de las líneas del partido la mayor parte del tiempo, dijo.

“En su mayoría, los representantes emiten votaciones nominales, y no me imagino en qué situaciones Brown y Turner votarían de manera diferente en cualquier ley real”, dijo Buchler. “En el caso hipotético de una disputa cerrada por una posición de liderazgo, podrían votar de manera diferente, pero tales contiendas son raras y, en su mayoría, se resuelven a puerta cerrada”.

Las primarias para el undécimo distrito del Congreso de Ohio, las cuales han sido celebradas por demócratas desde 1983, están programadas para el 3 de agosto, antes de las elecciones especiales para el escaño el 2 de noviembre.

(Traducción de Yerem Mújica. Editado por Yerem Mújica y Melanie Slone)