Menu

El polémico empate Charlo–Castaño exige revancha decisiva 

La pelea del sábado por la noche debió haber determinado quién sería el campeón indisputado del peso mediano júnior.

Jermell ‘Iron Man’ Charlo, con un feroz golpe, hizo tambalear a Brian ‘El Boxi’ Castaño en el primer asalto, pero fue incapaz de tumbar a su oponente, y el bamboleante luchador argentino logró esquivarlo hasta que sonó la campana. Durante el segundo asalto, Castaño entró al cuadrilátero con fuerza y forzó a su rival contra las cuerdas; estaba a punto de rematarlo, mas no lo consiguió.

Pocos aficionados entre la estridente multitud en el AT&T Center, en San Antonio, Texas, pensaron que la batalla campal de tan alto octanaje llegaría al doceavo asalto.

Empero, llegó. Ante los ojos anonadados de los espectadores, ambos combatientes intercambiaron golpes estruendosos y poderosos hasta que la campana anunció el fin del último asalto.

La lucha entre Charlo y Castaño llegó a un dramático desenlace, con una decisión dividida que dejó tanto a los aficionados como a los boxeadores deseosos de una revancha.

La lucha enfrentó al boxeador-golpeador Charlo, de Houston, Texas, contra el boxeador de enjambre Castaño, en un combate que pudo haber producido el primer campeón de la unificación de cuatro cinturones en la historia del peso mediano júnior (154 libras, 70 kilos).

Charlo ostenta los cinturones de la IBF, WBA y WBC, mientras que Castaño posee el campeonato de la WBO.

El ganador se habría convertido en el sexto campeón de división con cuatro cinturones en la historia del deporte, categoría que incluye a estrellas como los excampeones de peso medio Bernard Hopkins y Jermain Taylor, el excampeón del peso welter júnior Terence Crawford, el actual campeón del peso welter júnior Josh Taylor y el antiguo campeón del peso crucero Oleksandr Usyk.

Jermell Charlo (izquierda) logró hacer tambalear a Brian Castaño en el segundo asalto de la pelea de unificación de los 70 kilos del sábado, mas no pudo acabar con él. (Leo Wilson Jr./Premier Boxing Champions)

Charlo (34-1-1, con 18 nocauts) asestó un poderoso gancho izquierdo durante el segundo asalto y un potente golpe a la cabeza en el décimo, los cuales dejaron a ‘El Boxi’ tambaleándose durante el onceavo.

“Mi entrenador me dijo que tenía que lograr el nocaut para el noveno asalto, y realmente tenía toda la razón,” dijo Charlo, quien ha obtenido 8-1-1 con siete nocauts desde que entrena con Derrick James. “Lo lastimé más de lo que él a mí. Castaño es un guerrero de verdad, pero mi fuerza es destacable en el peso en el que estamos. Gané este combate, pero con gusto podemos pelear de nuevo.”

Castaño (17-0-2, con 12 nocauts) asestó dos precisos ganchos izquierdos a la barbilla de Charlo durante el tercer asalto, y el segundo dejó a “Iron Man” contra las cuerdas.

“Estaba lastimado en el décimo asalto, pero sabía que tenía que centrarme. Lo mismo pasó durante el inicio del onceavo,” dijo Castaño, nativo de Buenos Aires. “Pero hice lo suficiente como para asegurarme la victoria. Espero tener otro combate contra él. Es un gran boxeador. Necesito esa revancha.”

David Gresiman de RingTV.com se encuentra entre los muchos observadores que comparten la opinión.

“Todos deberíamos querer una revancha,” dijo Greisman. “Fue un buen combate reñido, con mucha acción y drama, pero, tristemente, con un final inconcluso.”

El historiador del boxeo, Cliff Rold de Boxingscene.com, dijo: “Lo mejor para el boxeo es una revancha. El hecho de que los combates obligatorios podrían interferir es una desventaja entre los cinturones. Ningún oponente obligatorio merece un combate contra Charlo o Castaño. Al menos, no más de lo que estos dos se han ganado el derecho de pelear entre ellos una vez más.”

Gresiman dijo que una revancha podría culminar en una tendencia de enfrentamientos de calidad en el peso mediano júnior.

“Los últimos años nos han dado la versión del peso mediano júnior de la famosa ‘teoría del triángulo’ del boxeo: Joe Frazier derrotó a Muhammad Ali; Frazier perdió ante George Foreman, y este último perdió contra Ali,” dijo Greiman.

“Hemos sido doblemente bendecidos en el peso mediano júnior. Hemos tenido una gran cantidad de talento y muchos de los luchadores han estado dispuestos a batirse entre ellos. No ha habido problemas políticos o comerciales que se interpongan en el camino.”

Jarrett Hurd, por ejemplo, frenó a Harrison en el noveno asalto del título sin reclamar de la IBF y lo defendió dos veces contra los anteriores campeones zurdos Austin Trout (en una pelea de 10 asaltos) y Erislandy Lara (decisión dividida). Esta última victoria también unificó el cinturón de Lara de la WBA con el propio de Hurd de la IBF.

Hurd, a su vez, perdió el título a manos de Julian Williams quien, a su vez, perdió su siguiente combate contra Jeison Rosario por un noqueo en el quinto asalto.

Cada luchador ha forjado una carrera en el peso de los 70 kilos, una división que anteriormente solo era considerada como una transición entre el peso welter y el peso mediano.

Charlo buscaba añadir a Castaño a su impresionante lista de victorias, la cual incluye el nocaut técnico durante el sexto asalto contra Joaquim Alcine en octubre de 2015, y a los cuatro campeones que ha vencido, los cuales incluyen a Rosario (nocaut en el octavo asalto), al boxeador zurdo Trout (decisión mayoritaria) y Tony Harrison (nocaut en el onceavo asalto).

Charlo obtuvo su cinturón de la WBC tras remontar con un potente gancho a la nuca de John Jackson, que lo noqueó en el acto, para obtener la victoria en el octavo asalto en mayo de 2016. Tuvo que defender su título contra Charles Hatley en abril de 2017, donde lo tumbó en el tercer asalto y lo noqueó en el sexto.

El luchador zurdo en aquel entonces invicto, Erikson Lubin (octubre de 2017) perdió ante Charlo en el primer asalto. Después, tumbó dos veces a Trout (junio de 2018) y tres veces al campeón en aquel entonces Tony ‘Super Bad’ Harrison (diciembre de 2019) en una revancha a casi un año de que ‘Super Bad’ había destronado a ‘Iron Man’ en una disputada decisión unánime.

En septiembre pasado, Charlo derribó tres veces a Rosario, para añadir los títulos del dominicano — IBF y WBA — a su corona de la WBC.

“Siento que gané este combate y merezco llevarme mi victoria indisputada a casa,” dijo Charlo, al referirse a su combate contra Castaño. “Quiero ser campeón sin disputar. Eso es lo que quiero. Ese es mi destino.”

Castaño, quien también ha hecho su carrera dentro de la categoría de los 70 kilos, probó ser el segundo mejor de la división al entrar al combate del pasado sábado, tras haber sobrevivido el ser tumbado en el segundo asalto de un título interino, donde ganó tras dos derribos y un nocaut en el sexto asalto contra Emmanuel de Jesus en noviembre de 2016. Ganó el título de la WBA contra Michel Soro tras una decisión dividida en julio de 2017. De Jesus entró al combate con 17-1 (12 nocauts) y fue frenado por primera vez en su carrera, mientras que Soro tenía 30-1-1 (20 nocauts).

El boxeo no solo es un deporte para deportistas de alto rendimiento, sino también una buena forma para que los adultos mayores se mantengan en forma y con energía, y para que puedan enfrentar enfermedades tales como el cáncer.

Castaño obtuvo un empate en 2019, contra el antiguo campeón zurdo Lara (en marzo) y detuvo al veterano Wale Omotso (en noviembre) por primera vez en su carrera; puntualizó esos esfuerzos con su victoria unánime en febrero, donde destronó al campeón brasileño de la WBO, Patrick Teixeira.

En peleas claves ajenas a los títulos, Williams ha derrotado a Nathaniel Gallimore, quien había obtenido una victoria decisiva contra Rosario, mientras que Lara ganó contra Trout. Lubin logró recuperarse de su derrota a manos de Charlo y derrotó a Gallimore y Rosario.

“Todos han seguido batiéndose para obtener el lugar donde están,” dijo Greisman. “Incluso ahora, mientras Charlo y Castaño se baten por el campeonato indisputable, todavía hay contendientes dignos que buscan desafiar a quienquiera que gane.”

(Traducido y editado por Yerem Mújica y Mario Vázquez. Editado por Melanie Slone)