Menu

La pérdida de sueño constante impacta en el bienestar físico y mental 

Estudio derriba mito de que la “deuda de sueño” acumulada en la semana puede ser subsanada durante el fin de semana.

Solamente tres noches consecutivas de dormir poco son suficientes para degradar el bienestar físico y mental de manera considerable.

Esa fue la conclusión de un estudio nuevo publicado en Annals of Behavioral Medicine, que revisó las consecuencias de dormir menos de seis horas por ocho noches consecutivas… el mínimo de horas que los expertos dicen que es necesario dormir para mantener una salud óptima en adultos promedio.

La autora principal del artículo, Soomi Lee, profesora asistente de la Escuela de Estudios sobre el Envejecimiento (School of Aging Studies) de la Universidad del Sur de Florida) encontró que el mayor incremento en los síntomas aparecía justo después de solo una noche de poco sueño.

El número de problemas físicos y mentales empeoró consistentemente, para alcanzar su punto máximo el día tres. En ese momento, la investigación muestra que el cuerpo humano se acostumbra relativamente a la pérdida constante de sueño. Pero eso cambió el día seis, cuando los participantes reportaron que la severidad de los síntomas físicos estaba en su peor momento.

“Muchos de nosotros creemos que podemos compensar el déficit de sueño los fines de semana y ser más productivos entre semana”, dijo Lee. “Sin embargo, los resultados del estudio muestran que una sola noche de poco sueño puede perjudicar significativamente nuestro funcionamiento cotidiano”.

Lee analizó datos del estudio “Mediana edad en Estados Unidos” (“Midlife in the United States”) el cual incluye retroalimentación de casi dos mil adultos de mediana edad con relativa buena salud y nivel educativo.

Entre ellos, 42 por ciento contaban con por lo menos una noche de falta de sueño, y durmieron 1.5 horas menos que en sus rutinas típicas. Llevaban registro de sus comportamientos físicos y mentales en un diario para ocho días consecutivos, lo que permitió a los investigadores analizar cómo la falta de sueño causa un desgaste en el cuerpo.

Los participantes reportaron un acumulamiento de sentimientos de enojo, nerviosismo, soledad, irritabilidad y frustración como resultado de la falta de sueño. También experimentaron más síntomas físicos, tales como mayores problemas respiratorios, dolores, problemas gastrointestinales y otros problemas de salud.

Estos sentimientos negativos y síntomas aumentaron continuamente durante los días consecutivos de sueño pobre y no volvieron a los niveles iniciales a menos que se tuviera un sueño nocturno de más de seis horas.

¿Es malo dormir con el pelo mojado?

Cerca de un tercio de los adultos en Estados Unidos duerme menos de seis horas por noche.

Lee dice que, una vez que se vuelve un hábito, es cada vez más difícil para el cuerpo recuperarse completamente de la falta de sueño, lo que alarga el círculo vicioso de mermar el bienestar, y esto podría impactarnos a nivel profesional.

Un estudio previo dirigido por Lee encontró que perder tan solo 16 minutos de sueño podría impactar en el desempeño laboral. Sus descubrimientos anteriores también muestran bajas mínimas en la cantidad de sueño diario puede disminuir la capacidad de atención plena, o atención enfocada en el presente, la cual es un recurso fundamental para controlar el estrés y mantener rutinas saludables.

Lee dice que la mejor manera de mantener un buen desempeño diario es reservar más de seis horas cada noche para dormir.

(Con contribuciones de ANI).

(Traducción de Yerem Mújica. Editado por Yerem Mújica y Melanie Slone)