Menu

Encuentro nacional: Argentina gana la Copa América de fútbol y pone fin a 28 años sin títulos

Millones celebraron cómo la selección argentina, liderada por Lionel Messi, se desquitó después de haber perdido siete finales.

Este sábado, con un gol de Ángel Di María, Argentina derrotó 1 por 0 a Brasil en la final de la Copa América, disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

La prensa sudamericana lo llamó un nuevo maracanazo: en 107 años de historia de la selección brasileña, el equipo nacional más exitoso de este deporte, solo Uruguay había logrado ganar de visitante en dicho estadio, en el partido decisivo del mundial de 1950. Argentina fue, esta semana, la segunda selección en lograrlo.

Pero, más allá de la rivalidad histórica entre ambos países, este triunfo representa algo más para un país con muchos problemas. El caricaturista Nik tuiteó que no se veía algo así desde 1990.

“Este partido puntual fue una locura. Se vivió con mucho nerviosismo, con mucha expectativa, y fue hermoso cuando salimos campeones. Se vio en la calle, no solo acá en Buenos Aires, sino en todas las plazas del país. Un poco por todo, por el contexto en el que estamos, que son todas pálidas [malas noticias], esto se disfruta mucho. Y luego por el escenario, ganarle a Brasil con jugadores como Messi y Di María, que nunca habían podido salir campeones”, dijo Pedro Carricaburu, fotógrafo y aficionado argentino que a sus 28 años vio por primera vez un trofeo para Argentina.

Aficionados que celebraban en el Obelisco de Buenos Aires celebraban el triunfo de la selección, que les hacía olvidar los problemas políticos y económicos que vive el país.

Argentina llevaba años en recesión económica, incluso antes de la llegada de la pandemia, que afectó fuertemente al país sudamericano. El pasado mayo, Argentina pasó a ocupar el cuarto lugar en el listado de países con mayores contagios por COVID-19 a nivel mundial.

La crisis sanitaria potenció las diferencias políticas de un fenómeno conocido como “la grieta”, entre los seguidores de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el expresidente Mauricio Macri. Con las elecciones legislativas a solo unos meses, la tensión política ha sido muy fuerte.

“En el marco de la pandemia, hay altos niveles de angustia y tristeza. Se necesitaba recuperar un poco la alegría y el espíritu colectivo, aún desafiando los necesarios cuidados en relación con el COVID-19. Para Argentina, la selección representa algo muy importante. Acá hay mucho fanatismo por los clubes, pero también hay un nivel de pasión muy grande cuando llegan la Copa América y el mundial”, dijo el periodista Sebastián Tafuro, quien considera que la satisfacción es más grande porque Argentina venía de quedarse varias veces cerca del triunfo.

Una victoria tan anhelada y el trofeo que levantó Lionel Messi el pasado sábado permitieron que la sociedad argentina se diera un respiro.

El último título que había logrado la selección argentina fue la Copa América 1993, celebrada en Ecuador. Después de eso, perdió siete finales internacionales: Copa Confederaciones 1995, Copa América 2004, Copa Confederaciones 2005, Copa América 2007, Copa Mundial 2014, Copa América 2015 y Copa América 2016.

Para los argentinos, la selección tenía ‘mufa’, palabra coloquial que significa mala suerte.

Lionel Messi (34 años), Ángel Di María (33), Sergio Agüero (33) y Nicolás Otamendi (33), los veteranos del plantel, lograron romper con esa estadística con su triunfo ante Brasil.

La carrera de Messi, quien es considerado por muchos el mejor jugador de la historia de Argentina, ha sido comparada con la de Diego Armando Maradona (1960–2020). Argentina ganó el mundial de 1986 con Maradona, y fue una figura de fama mundial. Según los críticos de Messi, este nunca iba a poder superar al Diego sin lograr un título con su país.

El haber perdido las finales de 2007, 2014, 2015 y 2016 solo acrecentó las críticas hacia Messi, quien incluso llegó a retirarse temporalmente de la selección tras la última derrota.

“La comparación con Maradona va perdiendo fuerza porque, de alguna manera, los argentinos aprendimos a disfrutarlos a ambos y reconocer que cada uno fue el mejor en su tiempo. Los dos fueron muy importantes y no es necesario hacer esa comparación”, dijo Sebastián Rosa, director técnico y analista de fútbol argentino.

“El Diego lo dijo una vez: no hacía falta que los comparen. Por ahí había un día que se levantaba mal y jugaba un mal partido, y a Messi le pasa lo mismo. No tiene sentido la comparación. Hay que disfrutar a los dos argentinos y [este triunfo,] que es de lo último que vamos a ver de Messi”, dijo Carricaburu.

“Maradona es lo que hacía dentro de la cancha, pero también lo que hacía fuera. Es su compromiso, su mirada siempre en apoyo a las causas populares. Es una mitología imposible de superar, al derrotar a Inglaterra cuatro años después de las Malvinas [la guerra que sostuvieron Argentina y Reino Unido en 1982]. … Lo que va a tener Messi a partir de ahora es unanimidad. Algunos no aceptaban a Messi por no haber ganado algo con la selección, y había algunas acusaciones. Creo que eso era minoritario y ahora es nulo”, dijo Tafuro.

El otro gran vencedor de la final fue el entrenador de la selección argentina, Lionel Scaloni, quien vivió su primer triunfo como director técnico en este torneo.

Juan Pablo Varsky, periodista deportivo argentino, citó en Twitter lo que dijo Scaloni sobre las finales perdidas por Argentina.

Scaloni era el analista de rivales del cuerpo técnico de Jorge Sampaoli, seleccionador nacional entre 2017 y 2018. Después de la renuncia de Sampaoli, en 2018, Scaloni fue designado entrenador de la selección juvenil y, por sus buenos resultados, fue nombrado seleccionador absoluto.

La prensa atacó al exfutbolista de 43 años desde que asumió el cargo. Sin embargo, ahora se convirtió en el primer entrenador en ganar un título con Argentina desde Alfio Basile.

“Scaloni es un técnico que llega sin mucha experiencia como entrenador, pero sí con experiencia como jugador en la selección”, dijo Rosa. “Llega en el marco de un proyecto mucho más amplio junto a Walter Samuel, Pablo Aimar, Diego Placente y Roberto Ayala, todos [ellos] exjugadores de selección, con pasos muy exitosos por Europa, y que además fueron parte del ciclo en el que José Pekerman dirigió las juveniles de Argentina. Ese fue el ciclo más exitoso de una selección juvenil de fútbol de todos los tiempos, y fue un ejemplo de formación de juveniles”, agregó.

“Argentina venía de muchos cambios de entrenador en muy poco tiempo, cambios de estilo muy fuertes de uno a otro y ciclos interrumpidos constantemente. Con el último entrenador [Jorge Sampaoli] hubo muchos cambios y decisiones no justificadas. Scaloni decide empezar por ordenar y ser muy lógico. Aprovecha que Argentina tiene buena calidad de jugadores, [para] partir de una base sólida y desde ahí resolver cuestiones más complicadas”, dijo Rosa.

Por último, para los argentinos este título tiene un significado especial por ser el primer torneo que disputan desde la muerte de Maradona, en noviembre del año pasado. ‘Pelusa’, como le llamaban afectuosamente, era más que un símbolo futbolístico para los argentinos, quienes lo consideraban una referencia política y social.

La figura de Maradona tiene una relevancia casi mística para los argentinos, quienes el año pasado acudieron en masa a despedirlo en su funeral, llevado a cabo en la casa de gobierno.

Maradona marcó uno de los goles más famosos de la historia, el de la mano de Dios, contra Inglaterra en el Estadio Azteca de México. Su muerte fue un duro golpe para la afición argentina. (Allsport/Getty Images)

Esto puede cambiar las expectativas de Argentina para el mundial de Catar 2022, que sería el último de Lionel Messi.

“[Scaloni] logró una idea colectiva, un trabajo colectivo. Sin ninguna duda se ganó la continuidad para ser el técnico en el mundial el año que viene, pero lo más interesante es el alcance que puede tener este proyecto a largo plazo”, dijo Rosa.

Messi dejó su natal Rosario a los 13 años para probarse en las categorías juveniles del FC Barcelona. Desde entonces logró más de 30 títulos con el equipo catalán, pero esta Copa América es sin duda uno de los más valiosos para el argentino.

(Editado por Melanie Slone y Gabriela Alejandra Olmos)