Menu

De la Patagonia a México: la familia que dejó todo para viajar en una caravana

Autonombrados como las ‘6 hormigas viajeras’, vendieron sus bienes para emprender un viaje y ahora están varados en México.

CIUDAD DE MÉXICO, México — Graciela D’Abate y Claudio Hoj, y sus hijos Ludmila, Matías, Nicolás y Tomás son los miembros de una familia originaria de San Martín de los Andes, en la Patagonia, Argentina, que llevan dos años y medio viajando por diferentes países de Latinoamérica en su camioneta. Por azares del destino, actualmente se encuentran varados en México.

Claudio era cocinero en el turno de la noche en un restaurante, y por la mañana tanto él como Graciela trabajaban en un emprendimiento llamado “Ludmanito Didácticos”, en el que creaban juegos de madera artesanales.

Ludmila, de 16 años, en aquel entonces quería conocer Cancún para sus quince años y, al ver que ese viaje para seis personas sería muy costoso, un buen día a Graciela y Claudio se les ocurrió proponer a sus cuatro hijos hacer un ‘roadtrip’ desde Argentina hasta México.

La familia viaja en su camioneta que compró para la ocasión. Pasean por lugares turísticos en los países que visitan. (@seishormigasviajeras)

El inicio de una aventura en familia

Ludmila, Matías, Nicolás y Tomás aceptaron, y empezaron a planear todo durante seis meses. Claudio dejó su trabajo en el restaurante y los niños terminaron el grado de la escuela en el que se encontraban; vendieron todos sus muebles, compraron la caravana con la que viajarían y la arreglaron. En diciembre de 2018, empezó la aventura de las “6 hormigas viajeras”.

La idea en un principio era viajar durante uno o dos años; sin embargo, la pandemia les complicó las cosas mientras se encontraban en México, y por eso ya llevan año y medio en este país, pues no pueden regresar a Argentina por carretera.

“Estamos felizmente varados en México y veremos si podemos renovar seis meses más acá, ya que lamentablemente para entrar de regreso a los otros países, piden la prueba (COVID] PCR, y nosotros necesitamos seis y no tenemos el dinero para hacerlo”, dijo Graciela D’Abate.

Para solventar sus gastos en cada país, la familia se ha dedicado a trabajar en su negocio “Ludmanito Didácticos”; crean rompecabezas de madera, juegos de ingenio para todas las edades, imanes con frases y postales que venden dentro de su camioneta.

“Habitualmente nos paramos en parques porque es más tranquilo y seguro y además así mostramos mejor nuestros productos a las personas que les llama la atención nuestra historia”, dijo Claudio Hoj.

Hasta ahora, además de haber conocido ya Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala, las ‘6 hormigas viajeras’ han recorrido 21 Estados en México.

La familia ha podido conocer lugares excepcionales, como las pirámides de Teotihuacan, en México. (@seishormigasviajeras)

¿Por qué las ‘6 hormigas viajeras’? 

Ludmila, de 16 años, cuenta que relacionan a estos animalitos con los humanos, debido a que son muy pequeños y los humanos en el mundo se ven igual de pequeñitos.

“También, las hormigas trabajan en equipo y a veces nosotros hacemos lo mismo, es decir, para hacer los rompecabezas, yo los corto, Graciela los pinta, Ludmila los barniza, Matías lija los bordes, y finalmente Nicolás y Tomás los arman”, dijo Claudio Hoj.

Las experiencias que los han marcado de por vida

Como nómadas que han conocido a mucha gente y han vivido periodos de tiempo largos en distintos países latinos, llevan en su corazón situaciones inspiradoras que siempre recordarán.

“En Perú no nos había ido muy bien en las ventas de nuestros rompecabezas, pero cuando estuvimos en Ecuador conocimos a una chica que nos pasó contactos y nos ayudó a vender mucho. De hecho, hasta ahora nos siguen preguntando cuándo vamos a regresar para que les vendamos más”, dijo Matías, de 15 años.

“Una experiencia que siempre recordamos pasó en Colombia, cuando la camioneta se descompuso y un señor me preguntó si me podía ayudar y yo le dije que no porque era de noche y no se podía y me dijo, ‘mañana regreso’. Al otro día se apareció, me llevó al lugar de reparaciones, me llevó a comer y además no se fue hasta que la camioneta estuvo lista”, dijo Claudio Hoj.

Por su parte, los integrantes más pequeños de la familia, Nicolás y Tomás, de 10 años, también recuerdan algunas anécdotas.

“Una vez estábamos en Chile y descubrimos que éramos 7 viajando porque se subió una rata a nuestra camioneta. Compramos una trampa, y murió”, dijo Nicolás.

“Estábamos en Playa Azul en México y nos paramos en una plaza al lado del mar. Había unas canchas de fútbol a un lado a las que fuimos a jugar, y ahí conocimos a muchos amigos”, dijo Tomás.

Pero como no todo suele ser de color rosa, las ‘hormigas viajeras’ también se han llevado uno que otro mal sabor de boca durante su viaje.

“Hasta hace apenas un mes no habíamos tenido ninguna mala experiencia, pero en Querétaro un viajero nos prestó su casa durante tres semanas y, como dejamos la camioneta estacionada afuera, una noche un vecino nos avisó que habían abierto la camioneta y nos dimos cuenta de que nos habían robado lo que teníamos en la parte de adelante. Una de las cosas más importantes que se llevaron fue un panel solar que transforma la energía. Lo contamos en redes sociales a nuestros seguidores y una persona que habíamos conocido en Tepoztlán nos dijo que nos compraría el panel para poder continuar con nuestro viaje”, dijo Graciela D’abate.

Izquierda a derecha: Claudio Hoj, Graciela D’Abate, y sus hijos Ludmila, Matías, Nicolás y Tomás, en México. (@seishormigasviajeras)

Un futuro incierto

Por ahora, el plan de la familia es buscar los medios para regresar a Argentina para resolver varios trámites urgentes, pero primero deben reunir el dinero necesario para poder hacerlo.

Después de eso, quieren continuar su viaje por Brasil, Paraguay y Uruguay. También, piensan recorrer con calma su propio país, con ayuda de su caravana bautizada como ‘La hormiguera’.

Finalmente, hablando de un futuro más lejano, las ‘6 hormigas viajeras’ buscan continuar por Europa y, en algún momento, Estados Unidos y Canadá.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)

Recommended from our partners