Skip to content
Menu

Boxeador de Brownsville muestra valía en el cuadrilátero y en la comunidad

Omar Juarez balancea su carrera deportiva con trabajo filantrópico en su ciudad natal en Texas.

La vida de un boxeador puede ser fatigante. La necesidad de subir o bajar al peso acorde puede drenar a quien sea, y eso sin contar los pesados entrenamientos necesarios para aquellos que desean ser campeones mundiales.

Para el oriundo de Brownsville, Texas, Omar “El Relámpago” Juarez, el boxeo es la plataforma donde deja lucir sus talentos y el orgullo que siente por su ciudad natal. El invicto prospecto a campeón del peso superligero (11–0) hace su parte para mejorar su comunidad a través de organizaciones sin fines de lucro y programas sociales, lo cual incluye la ayuda que ha dado a familias que tienen hijos con síndrome de Down.

Actualmente, Juarez se encuentra en preparación en pos de lo que posiblemente sea el combate más difícil de su actual carrera: contra All “The Machine Gun” Rivera (21–5, con 18 victorias por nocaut). El combate servirá para abrir el evento protagonizado por el campeón invicto de la WBA en la categoría de peso supermediano, David Morrell júnior, quien busca defender su título contra el retador invicto Mario Cazares. El evento podrá ser visto en exclusiva por FOX Sports el próximo 27 de junio, en vivo desde Minneapolis, Minnesota.

Con la reducción de intensidad de los entrenamientos en cara al próximo combate, Zenger News tomó la oportunidad para hablar con Juarez sobre el combate, su presencia en la comunidad y su meta en convertirse en el primer campeón mundial de salido de Brownsville.

Omar Juárez se prepara para su partido ante Elías Araujo. (Sean Michael Ham/ TGB Promotions)

Zenger: ¿Cómo sientes tus entrenamientos en cara al combate contra Rivera?

Juarez: Todo va marchando bien. Justo acabo de terminar el ‘sparring’, así que físicamente me encuentro cansado, pero estoy listo para terminar esta etapa.

Zenger: Cuando has visto a Rivera, ¿qué es lo qué piensas de él como oponente?

Juarez: Es un luchador fuerte. Macizo. Ha tenido un par de combates en el peso welter. Sé que es lo que pone en la mesa, y estoy listo para él. Estoy emocionado de que él utiliza una postura ‘southpaw’ [zurda], ya que siento que tengo muchas habilidades que la gente aún no ha visto. Tengo mucho que demostrarme a mí mismo.

Zenger: Peleaste tus primeros 10 asaltos en tu última contienda, y eso te marco. ¿Crees qué eso te beneficiará en esta siguiente lucha, la cual también es de 10 asaltos?

Juarez: Sé qué estoy listo. Desde que empecé a batirme en encuentros de 6 u 8 asaltos, le decía a mi entrenador que aún tenía energía para continuar. Incluso en esta última contienda, mientras estaba en el último asalto, sentía que aún tenía para otros cuatro más. Sé que estoy en el mejor momento de mi vida, sea de forma física, mental o emocional. Mucha gente ha llegado a dudar de mi desempeño durante las últimas contiendas, y no será diferente en esta: tengo mucha gente a la que demostrar que están equivocados con respecto a mí. Este combate, en particular, era uno que pedía que llegase pronto.

Zenger: Has puesto a Brownsville, Texas, en el mapa del boxeo. Tus combates han sido televisados y este no será distinto. Estoy seguro de que esto ha hecho que tu ciudad esté en los ojos de la gente.

Juarez: Es una bendición. Un sueño hecho realidad. La única razón por la cual la gente conocía a Brownsville era porque es catalogada como la ciudad menos sana de todo Estados Unidos. Empero, yo quiero que la gente conozca Brownsville no por su infamia, sino por ser el hogar de los hermanos Juarez — en los cuales estoy incluido. Es un proceso lento, pero seguro, donde genero más tracción por cada combate que realizo.

Zenger: No es mi intención pasar por alto a Rivera, pero en la categoría de las 140 libras (63 kilos) han emergido muchos prospectos de alto calibre. ¿Cómo ves tu posición dentro de la categoría tras este combate?

Juarez: Después de esta contienda, sé que me van a tener ocupado. Deseo obtener uno o dos combates más. Sé que empezará a haber brechas más grandes, ya que los asaltos van en aumento, pero seguiré tomándolo un combate a la vez. Tengo al mejor equipo de promoción del mundo. Han hecho un excelente trabajo en darme publicidad, de promocionarme de la mejor manera, y me han dado muchos estilos diferentes para prepararme, de aquellos boxeadores de alto calibre contra los que me tendré que enfrentar en algún punto de mi carrera.

Zenger: Hablando de estilo, tus contiendas siempre son emocionantes. ¿Qué es lo que esperas que pase el 27?

Juarez: Estoy listo para lo que sea que él ponga en el cuadrilátero. Si trata de meterme presión, sé cómo pegar y cómo evitar que me peguen. Si quiere manejarlo a la defensiva, sé cómo meter presión y atacar al cuerpo. Estaré más que listo para lo que sea que él intente hacer.

Zenger: Eres más que solo un boxeador. Siempre has estado involucrado en tu comunidad y has hecho mucho trabajo filantrópico. ¿Has logrado obtener un balance entre tu carrera física y tu trabajo comunitario? Al fin y al cabo, ambas actividades son demandantes.

Juarez: Todo se balancea, hermano. Sí, entrenar es algo que te fatiga, tanto física cómo mentalmente. Pero es algo que no he temido hacer desde que me gradué de la escuela a los 16. Siempre he buscado regresar algo a la comunidad. Así fue cómo me criaron; de nunca olvidar cuáles son mis raíces.

Zenger: Cuéntanos sobre los retratos que Nathan Rios ha hecho de ti. Es uno historia especial.

Juarez: ¡Caray! Eso me tomo de sorpresa. Fue algo que hizo que las lágrimas amenazaran con salir. Su historia es toda una inspiración. El niño nació ciego, y llegó a escuchar tanto de mis combates como de lo que hago por la ciudad y la comunidad, y eso lo motivo a pintarme un retrato. Fue algo surreal y muy emotivo, tanto que a duras penas podía contener las lágrimas. Llevo en mi corazón a todo niño con capacidades diferentes. En todo evento que tenemos, yo les prometo que los llevo en mi corazón y que voy a dar todo de mi parte para obtener un título mundial.

Zenger: Estoy seguro de qué los programas de alcance de la WBC han ayudado a que tu mensaje llegue a la gente indicada.

Juarez: Completamente. De hecho, después de mi último combate, Mauricio Sulaiman [presidente de la WBC] vino a Brownsville, ya qué otro embajador — RJ Mitte, el actor de “Breaking Bad” — estaba en el centro comercial de la ciudad por el estreno de su nueva película “Triumph”. Fue una historia inspiradora, y fue un placer conocer a RJ. Realmente quiero agradecer a la WBC por todo lo que han hecho por mí. En todo evento que ellos me inviten, con gusto apareceré y los representaré. Y no solo a ellos, sino también a la ciudad de Brownsville y a su organización sin fines de lucro que ayuda a los niños de capacidades diferentes, “Down” By The Border. Generamos tracción con cada combate que doy.

Zenger: ¿Cuál es tu meta en el cuadrilátero?

Juarez: Quiero ser algo nunca antes visto en la profesión. Quiero ser el David Goggins del boxeo. Continuaré hasta llegar a la cima.

Zenger: Recuerdo haber hablado contigo cuando apenas estabas empezando. Ahora, con 11 combates en tu cinturón, ¿cómo has evolucionado como boxeador?

Juarez: Me siento cada vez más cómodo en el cuadrilátero. Sé que físicamente aún tengo mucho por probar y demostrar. Mis capacidades en el cuadrilátero van mejorando. Seguimos tomándolo un combate a la vez, pero siento que, dentro de poco, el mundo escuchará de Omar Juarez.

Zenger: ¿Algo más que quieras añadir?

Juarez: Los fuegos artificiales rugirán el 27. He entrenado muy duro, sacrificado todo y me he dedicado por completo a este estilo de vida, y no hay manera de que pueda perder. Vi las últimas dos contiendas de Rivera, pero sé que él es un luchador diferente cada combate, justo como yo. Por lo tanto, trato de no basar mis expectativas en el metraje.

Subiré al cuadrilátero, ya que al fin y al cabo los dos somos boxeadores, y me adaptaré. Me toma cerca de 30 o 40 segundos el adaptarme, pero una vez que le tenga hecha la medida, es cuando empieza la diversión. Agradezco mucho el apoyo que me han dado, así como a mis patrocinadores y fans, a la ciudad de Brownsville y a mi comunidad, Rio Grande Valley. Solo es cuestión de tiempo, pero dentro de poco, Brownsville tendrá su primer campeón de talla mundial.

(Traducido y editado por Mario Vázquez. Editado por Melanie Slone)

Recommended from our partners