Menu

Después de décadas, el Congreso vota a favor de que Juneteenth sea un día feriado federal

Aunque muchos celebran el 19 de junio de 1865 como el fin de la esclavitud en Estados Unidos, la lucha por convertirlo en celebración oficial no fue fácil.

Después de languidecer durante meses en el Congreso, la Ley del Día de la Independencia Nacional Juneteenth fue aprobada por los legisladores, para establecer el 19 de junio como un día feriado federal oficial. Este día, en 1865, marcó el fin de la esclavitud, con la irrupción de los soldados de la Unión en Texas.

Tras haber sido aprobado por unanimidad en el senado el martes, el proyecto de ley se aprobó en la cámara el miércoles con una votación de 415 a 14. Todos los votos en contra fueron republicanos. Ahora, la Ley del Día de la Independencia Nacional Juneteenth espera la firma del presidente Joseph R. Biden Jr.

La declaración de feriado federal sigue al reconocimiento de 49 estados y el Distrito de Columbia del 19 de junio como celebración oficial. Dakota del Sur es el único estado que no reconoce el festejo.

Su aprobación tardó mucho en llegar; los activistas han luchado durante años por su reconocimiento.

Juneteenth, también conocido como el Día de la Independencia Negra, se celebra en junio porque los esclavos en Texas y varios otros estados no obtuvieron su libertad hasta junio de 1865, dos años después de la firma de la Proclamación de Emancipación. (Biblioteca del Congreso)

A principios de este año, la representante Sheila Jackson Lee (demócrata por Texas), junto con el senador Edward J. Markey (demócrata por Massachusetts), el senador John Cornyn (republicano por Texas), la senadora Tina Smith (demócrata por Minnesota) y el senador Cory Booker (demócrata por Nueva Jersey) reintrodujeron un proyecto de ley para que se honre el 19 de junio como el Día de la Independencia Nacional Juneteenth.

La aprobación del proyecto de ley se facilitó cuando el senador Ron Johnson (republicano por Wisconsin) dejó de oponerse con argumentos de que dar a los empleados federales otro día libre sería costoso.

“Me complace unirme a la celebración de la aprobación unánime del senado estadounidense de la Ley del Día de la Independencia Nacional Juneteenth”, dijo el representante Jackson Lee.

Jackson Lee dijo que el reconocimiento federal de Juneteenth “honra el fin de los años de sufrimiento y brutalidad que los afroamericanos soportaron durante [el tiempo de] la esclavitud … y celebra el legado de perseverancia” que enfrentan los afroamericanos en las luchas por la igualdad desde entonces.

Juneteenth es el primer nuevo feriado nacional que se crea desde el Día de Martin Luther King, Jr., que marca el cumpleaños de este líder el tercer lunes de cada enero. Esta celebración se estableció en 1983.

Vincent B. Orange Sr., exconcejal del Distrito de Columbia, jugó un papel importante en los esfuerzos de la capital para reconocer el Día de la Emancipación, pero piensa que el país no enfrenta de forma adecuada los problemas que exieten en las relaciones entre las distintas razas. (Cortesía de Vincent B. Orange, Sr.)

Aunque muchos señalan la Proclamación de Emancipación del presidente Abraham Lincoln, en 1862, como el fin de la esclavitud en Estados Unidos, esta no consiguió dicho objetivo de forma inicial.

La orden de Lincoln de liberar a los esclavos solo se aplicó a los estados confederados rebeldes, y su cumplimiento se basó en los avances exitosos del Ejército de la Unión al erradicar la esclavitud por todo el llamado Sur Profundo.

No fue sino hasta la mañana del 19 de junio de 1865 — más de dos años después de la orden de Lincoln — que las fuerzas de la Unión lideradas por el general de división Gordon Granger llegaron a Galveston, Texas, con más de dos mil soldados federales y anunciaron que la esclavitud estaba abolida en Texas.

Las tropas de Granger marcharon por las calles de Galveston, anunciando la Orden General número 3, que decía: “se informa al pueblo de Texas que, de acuerdo con una proclamación del Ejecutivo de Estados Unidos, todos los esclavos son libres”.

“La Proclamación de Emancipación había establecido que las personas eran libres, pero la llegada del Ejército y la orden del Juneteenth las liberaron”, explicó Edward T. Cotham, Jr., historiador de la Guerra Civil y autor de “Juneteenth: The Story Behind the Celebration.”

El historiador y autor Edward T. Cotham Jr. dice que Juneteenth representa “un paso importante en el camino hacia la ‘igualdad absoluta'”. (Cortesía de Edward T. Cotham Jr.)

Pese a que habían sido “liberados”, los esclavos del sur solían escapar por su cuenta a lugares controlados por la Unión cuando los estados confederados negaron la autoridad de Lincoln para abolir la esclavitud.

Dado que la Proclamación de Emancipación de Lincoln solo aplicaba a la Confederación, las personas de color en los Estados de la Unión no obtuvieron su libertad en ese momento. La esclavitud fue abolida oficialmente en todo el país con la ratificación de la Decimotercera Enmienda, el 6 de diciembre de 1865.

Texas fue el primer estado en reconocer Juneteenth como día festivo. Pero el foco de atención de los texanos no se ha centrado en esta celebración; aquellos que habrían luchado para evitar que esta proclamación sucediera también han tomado el escenario. El estado honra a los “rebeldes” confederados notables, como el presidente de la confederación, Jefferson Davis, y el general Robert E. Lee, en el Día de los Héroes Confederados, que también es un feriado estatal.

Para Texas, ser el enclave donde se liberaron los últimos esclavos es un signo de identidad. Steve Toth, representante por el estado, por ejemplo, presentó recientemente un proyecto de ley que limita las discusiones sobre cuestiones raciales en el salón de clases y niega el financiamiento gubernamental a programas sobre la llamada “teoría crítica de la raza”.

Plantación en el condado de Limestone, Texas, donde el propietario informó a sus más de 150 esclavos que fueron liberados el 19 de junio de 1865 (Sección de Edificios Históricos Estadounidenses, División de Impresiones y Fotografías/Biblioteca del Congreso).

El 31 de mayo, los legisladores demócratas del estado se retiraron de la sala de sesiones del Capitolio de Austin, en protesta contra las leyes para restringir los derechos electorales que, según dicen, afectarían a las personas de color.

“Es muy irónico; no hay lógica para esa locura”, dijo el exconcejal del Distrito de Columbia Vincent B. Orange, Sr. “No está en la agenda nacional enseñar la verdadera historia de Estados Unidos. Estados Unidos necesita comenzar a entender su historia. Juneteenth debería ser un faro. [Los texanos] deberían construir sobre los cimientos del Juneteenth”.

En muchas partes del condado, las celebraciones locales del Juneteenth incluyen ferias callejeras, rodeos, desfiles y reuniones familiares, de acuerdo con la tradición que se remonta a la década de 1860.

“No existe un día festivo en el que se celebre la emancipación en Estados Unidos, ya que eso sucedió durante la [Guerra Civil] e incluso después en una amplia variedad de momentos y lugares”, dijo el historiador Cotham, y explicó que el primer aniversario del Juneteenth se dio de forma orgánica.

“Cuando llegó el 19 de junio de 1866, miles de personas liberadas en Texas decidieron unirse a los desfiles y celebrar la llegada de la libertad”, dijo. “Las personas liberadas llegaron a un amplio consenso para conmemorar la fecha, no porque Texas o cualquier otro estado hubiera abolido el racismo, sino porque representaba un paso importante en el camino hacia la ‘igualdad absoluta’”.

Sylvia Holmes-Myers, presidenta interina de la National Juneteenth Observance Foundation, ha asumido la lucha de su esposo, el reverendo Ronald V. Myers, M.D., por convertir Juneteenth en una celebración oficial. El reverendo Myers fue el fundador de la organización y falleció en 2018. (Cortesía de Sylvia Holmes-Myers)

Entre las organizaciones que respaldaron la legislación propuesta por Jackson Lee se encontraba la National Juneteenth Observance Foundation, una organización sin fines de lucro con sede en Belzoni, Mississippi, fundada en 1990, por el reverendo Ronald V. Myers, Sr. y otras personas de ideas afines.

“No se puede hablar de Juneteenth sin reconocer al doctor Myers”, dijo James Tucker, antiguo editor del periódico “African-American Voices” y actual miembro de la junta de la fundación. “Es el padre del movimiento moderno del Juneteenth”.

Myers murió en septiembre de 2018, y su viuda, Sylvia Holmes-Myers, es ahora la presidenta interina de la fundación. Aunque Holmes-Myers dijo que apoya la aprobación de la ley, señaló que su esposo no fue mencionado en el proyecto de ley y agregó que le hubiera gustado que la hubieran invitado a Washington, D.C., cuando se presentó el proyecto  por primera vez.

“No hubo un senador o congresista a quien mi esposo no haya escrito en un momento dado para que se observara la celebración en un día [especial]”, dijo Holmes-Myers, y agregó que cuando Biden era senador por Delaware, en 2000, le respondió mostrándole su apoyo. “Pero, desafortunadamente, hay fuerzas que intentan borrar el trabajo que [mi esposo] hizo durante más de 30 años”.

Sin embargo, el senador Markey, al anunciar la aprobación del proyecto de ley en el senado, reconoció la contribución de Myers, “por trabajar tan duro para hacer realidad esta festividad”.

“Si pudiera reunirme con el presidente hoy, le agradecería su apoyo en el 2000, y reiteraría que Juneteenth debería ser un día de celebración nacional”, dijo Holmes-Myers.

(Traducido y editado por Gabriela Olmos. Editado por Melanie Slone)