Skip to content
Menu

Isla de Sacrificios se mantiene protegida 

En este misterioso símbolo de la ciudad y puerto las visitas humanas son prohibidas. 

VERACRUZ, México — En Veracruz, México, la “Isla de Sacrificios” atrae la mirada de los turistas desde la playa.

Esta isla, parte del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano, en el Golfo de México, mide aproximadamente 450 m de largo y 198 m de ancho. A pesar de que no está permitido bajar a recorrer la isla a pie, es una atracción turística por ser considerada una belleza natural de la zona.

Para que la belleza y especies que habitan en la isla perduren, las autoridades han determinado que las personas no autorizadas no pueden desembarcar.

“En su momento se pensó hacer un proyecto para su apertura con respaldo de estudios de impacto ambiental”, dijo, Gaspar Monteagudo Hernández, jefe de inspección y vigilancia de la Procuraduría del Medio Ambiente de Gobierno del Estado.

La isla forma parte del arrecife. El gobierno protege la zona y no permite visitas de la gente. (Gobierno de México)

“Este proyecto sería turístico, buscando hacer un recorrido por la isla para que la gente hiciera conciencia de la importancia de no contaminar y respetar las áreas naturales, así como su flora y fauna, pero afortunadamente no trascendió”.

Mucha gente del lugar agradece esta decisión y la posibilidad de preservar la belleza y el hábitat de mucha fauna y especies marinas que habitan en el Golfo de México.

“Al final se desestimó esta reapertura en los ecosistemas de la isla, ya que de haberse autorizado, se hubieran perdido muchos trabajos en torno de la isla. Por un lado fue lo mejor; tan solo con las demás islas pequeñas no se tiene el respeto, ni cuidado, ya que la gente las utiliza para hacer fiestas y dejar basura, situación que se previno de manera acertada y, hoy por hoy, la Isla de Sacrificios sigue sin que se altere su paz”, dijo Monteagudo Hernández.

En 1518, el español Juan de Grijalva dirigió una expedición cuando esta isla llamó la atención. Le salía humo, y los españoles pronto descubrieron ahí los restos de hombres sacrificados. Así lo relata el capitán español en sus cartas náuticas, por lo que le dio el nombre de “Isla de Sacrificios”.

En el siglo pasado, el arqueólogo mexicano Alfonso Medellín Zenil realizó investigaciones referentes a la cultura prehispánica totonaca en esta isla. Encontró vestigios importantes de las ceremonias de sacrificio y adoraciones que realizaban, como figurillas de barro, vasos y vasijas de pasta fina.

La Isla de los Sacrificios se observa desde el malecón de Veracuz. (Carlos Ramírez/Café Words)

Esta ínsula también ha jugado parte esencial durante las intervenciones extranjeras en México. Veracruz ha sido la primera línea de defensa en muchas de estas y ha servido como base o centro de operaciones militares desde la época de la colonia. Vio dos intervenciones francesas y una norteamericana.

El atolón alberga importantes ecosistemas, donde un buen número de especies habitan que la han tomado como hogar. Existen en sus aguas 70 especies de algas verdes y 123 especies de algas rojas. Se ha descubierto que la tortuga de carey llega a desovar en sus playas, importante para una especie en peligro de extinción.

Hay 81 especies de aves que habitan en la isla, como fragatas, pelícanos, cormoranes, halcones peregrinos, gavilanes pescadores y garzas grises.

Su condición protegida asegura que la isla seguirá como un santuario para la vida marina y las aves, así como una parte importante del arrecife.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)

Recommended from our partners