Menu

‘In The Heights’, un clásico estadounidense, recibe una bocanada de aire fresco

La película musical más reciente de Hollywood es una celebración del orgullo cultural y comunitario. 

La esperada adaptación que Jon M. Chu hizo del exitoso musical de Broadway de Lin-Manuel Miranda “In the Heights” para Warner Brothers celebra la comunidad hispana y el orgullo cultural latino. Su estreno a nivel nacional está programado para el 11 de junio.

El patrimonio cultural latino cuenta con películas notables: “Zoot Suit”, “Mi Familia”, “Con ganas de triunfar”, “La Bamba”, “El Norte”, “Selena”, “Frida”, “Los diarios de motocicleta” y, más recientemente, “Coco”, de Disney. Sin embargo, en la mayoría de las películas de Hollywood, los personajes hispanos han sido relegados a papeles secundarios o son simplemente extras. Como ejemplo, hay que pensar en el personaje de Rita Moreno en “Amor sin barreras”, la única actriz hispana en la versión latina de Romeo y Julieta.

“In the Heights” está protagonizada por Anthony Ramos (“Nace una estrella”, “Hamilton”, “Venganza implacable”, “En terapia”), Corey Hawkins (“Straight Outta Compton”, “Kong”), Melissa Barrera (“Vida”, “Scream: Grita antes de morir” y “Carmen”), Lin-Manuel Miranda, Jimmy Smits, Marc Anthony, la cantante y compositora Leslie Grace en el papel de Nina y Olga Merediz, quien interpreta el papel de la Abuela. Esta última es la única actriz del elenco del musical original de Broadway.

Brillantemente dirigido por Chu, el filme sigue la vida de un grupo de dominicanos en el barrio de Washington Heights en la ciudad de Nueva York. Sin embargo, la trama une a todos los latinos, pues bien podría ser la historia de cualquier familia de aquellos trabajadores inmigrantes que han sido una parte esencial del tejido social estadounidense y de la grandeza de esta nación.

Si bien el musical de Broadway se centró en la vida y las aspiraciones de Nina (Grace) y sus conflictos personales entre cumplir sus sueños académicos y dejar atrás su barrio, la película se enfoca en la historia romántica de los protagonistas, Usnavi de la Vega (Ramos) y Vanessa (Barrera). La química en pantalla entre ambos es magia pura y no tiene fisuras.

En su debut cinematográfico, Barrera se roba cada escena en la que aparece. La cantante, actriz y bailarina posee una combinación de talentos que no se habían visto juntos desde la legendaria carrera de Moreno en el entretenimiento. Además, es perfectamente bilingüe.

“‘In the Heights’ es más que una película para mí”, dijo Barrera . “Representa honrar a nuestra gente, nuestra cultura, a generaciones de antepasados que durante mucho tiempo se sintieron borrados de la historia. Me encanta que el mundo pueda ver a nuestra comunidad en toda su complejidad, en toda su belleza y en su gloria también”.

La película da vida a la riqueza de la experiencia latina en Estados Unidos. “Estoy muy emocionada de que todo el mundo nos vea, vea nuestras historias y se identifique con nosotros, porque siento que somos mucho más similares que diferentes”, dijo Barrera.

 

View this post on Instagram

 

Shared post on

La película comienza con la canción principal de “In the Heights”. Entre los números musicales destacados se encuentran “96,000”, en la piscina comunitaria; “When You’re Home”, con Hawkins y Grace bailando al lado de un edificio de departamentos con la puesta de sol como telón de fondo dorado; además de “It Wont Be Long Now”, con Barrera y Ramos.

La dirección de arte y la inserción inteligente y oportuna de la historia de los Dreamers — indocumentados que fueron traídos a Estados Unidos cuando niños — la cual no forma parte del musical original de Broadway, le dan a la película y a sus personajes un soplo de profundidad inusual para un musical.

Como dijo Barrera, “In the Heights” más que una película, es una experiencia. “In the Heights” es la historia de todos los latinos que viven en Estados Unidos. Y es una celebración de las comunidades hispanas, su herencia cultural y sus poderosas voces.

‘In the Heights,’ an Instant American Classic, Breath of Fresh Air se publicó por primera vez en LatinHeat Entertainment.

(Traducido y editado por Gabriela Olmos. Editado por Melanie Slone)