Menu

Tras protestas y comicios, Chile creará su nueva constitución  

Votación sorpresa entrega control político a partidos nuevos, grupos disidentes y muchas mujeres jóvenes. 

TALCA, Chile — El 15 y 16 de mayo se eligieron los 155 delegados para la Convención Constituyente que creará una nueva constitución política para Chile.

Los resultados de los comicios sorprendieron a muchos. ‘Vamos por Chile’, que representaba a la coalición gobiernista y que había hecho millonarias campañas de propaganda, no obtuvo ni un tercio de los 155 delegados, y ya no tendría poder para vetar ninguna de las propuestas que se vayan a hacer en la Convención Constituyente.

El analista de la Fundación Sol, Santiago Rosselot, dijo que, “El resultado de las elecciones trajo varias sorpresas. En primer lugar, la derrota de la derecha, sector que aspiraba a alcanzar el tercio de la convención para tener poder de veto en su afán por defender la constitución vigente implantada en dictadura. Cabe destacar que fueron justamente estas candidaturas las que recibieron mayor financiamiento de parte de los grandes grupos económicos”.

Agregó que, “Por otro lado, están los triunfos de ciertos sectores vinculados a la izquierda, como el PC [Partido Comunista] y el FA [Frente Amplio], quienes más allá de los resultados convencionales también tuvieron importantes triunfos en las gobernaciones y los municipios, como el caso de las comunas de Santiago, Maipú y Viña del Mar”.

Hubo ganancias para movimientos disidentes.

“También destacan los resultados obtenidos por figuras asociadas a los movimientos populares, como la Lista del Pueblo, con vínculos estrechos con el estallido social del 18 de octubre de 2019. Es interesante el impacto que esto ha tenido sobre las elecciones presidenciales, donde figuras como Daniel Jadue o Gabriel Boric se han potenciado en desmedro de las candidaturas de los partidos del duopolio”, dijo Rosselot.

Los delegados tendrán un año para redactar el texto que reemplazará a la Constitución de 1980, implantada durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. El evento fue apodado “Mega Elección” por los medios de prensa nacionales, ya que, además de elegir a los delegados constituyentes, los ciudadanos chilenos votaron por gobernadores regionales, alcaldes y concejales.

El gobierno actual perdió gran parte de su poder al no conseguir ni el tercio de los votos como miembros de la Convención Constituyente. Las protestas en 2019 lo acusaba de no escuchar los problemas del pueblo. (Juan Manuel Nunez Mendez/Unsplash)

Chile está dividido en 16 regiones, subdivididas en comunas que en total suman 346. La Región Metropolitana de Santiago se compone de 34 comunas. Fue la primera vez que se eligió a un gobernador a través de votación.

El porcentaje de participación fue estimado en 6,458,760 votantes, lo que es el 43.5 por ciento de los electores, y muchos expertos creen que esta cifra baja se debió a los efectos de la pandemia de COVID-19.

Rosselot dijo, “Llama la atención la baja participación en estas votaciones, en torno al 41 por ciento, bastante inferior incluso a la alcanzada en el Plebiscito Constitucional (51 por ciento). Este escenario se torna aún más preocupante si analizamos la participación por comuna, donde se puede observar que la participación es más baja en comunas más populares”.

Muchos chilenos entrevistados por canales de televisión declararon que temían contagiarse en los lugares de votación. También se cree que la mala situación económica impidió a muchos hacer gasto en transporte público para ir a votar. Hubo más afluencia de votantes el día 16, ya que un rumor circuló en las redes sociales de que las cajas con los votos podrían ser robados o destruidos durante la noche.

Las elecciones en Chile se llevaron a cabo en la pandemia, lo que pudo haber influido en la poca participación. (M.D. MacKinnon)

La cifra oficial final da cuenta que la alianza ‘Apruebo Dignidad’, formada por el Partido Comunista, Frente Amplio, Revolución Democrática, Convergencia Social, Partido Igualdad y Ecologistas Verdes, consiguió 28 delegados (18.71 por ciento), la ‘Lista del Pueblo’, formada por candidatos de organizaciones sociales, obtuvo 25 delegados (14.81 por ciento), la ‘Lista del Apruebo’, formada por partidos de centroizquierda, ganó 25 delegados, y los candidatos independientes obtuvieron 23 delegados.

Había sido acordado previamente que la Convención tendría 17 delegados para representar a 10 grupos étnicos denominados ‘Pueblos Originarios’: (Mapuches, 7; Aymara, 2; Quechua, 1; Colla, 1; Diaguitas, 1; Chango, 1; Atacama, 1; Rapa Nui, 1; Kawashkar, 1; Yaganes, 1).

Una de las delegadas del Pueblo Mapuche es Francisca Linconao, una ‘machi’ (sanadora tradicional). En su primera entrevista a un canal de televisión luego de su triunfo, Linconao dijo que, “no quería más Carabineros [policía] invadiendo [mi] territorio”.

La nueva Constitución Chilena será la primera del mundo creada con el concepto de paridad de sexo, ya que se acordó previamente que 78 delegados serán hombres, y 77 serán mujeres.

El resultado final muestra que 77 delegados pertenecen a listas de partidos políticos y organizaciones sociales de tendencia izquierdista que desean un cambio radical al actual sistema económico, con una fuerte participación del Estado, mejores derechos laborales y un nuevo sistema de pensiones, para mencionar solo algunas demandas.

El Servicio Electoral también entregó los resultados de las elecciones de alcaldes, donde los partidos de gobierno perdieron 75 puestos. Muchos de los candidatos elegidos son mujeres jóvenes, como Irací Hassler, de 30 años, militante del Partido Comunista que fue elegida alcaldesa de la comuna de Santiago Centro. Es la primera vez que esto ocurre en la historia de Chile. Hassler estará a cargo de una de las comunas más importantes de la Región Metropolitana, y del país, ya que es ahí donde se encuentra la sede del gobierno y los edificios administrativos.

Tomás Vodanovic, de Revolución Democrática, y de 30 años, será alcalde de la populosa comuna de Maipú, en la Región Metropolitana.

Daniel Stingo es otro candidato de Revolución Democrática elegido constituyente, por el Distrito 8 en la Región Metropolitana. Fue el candidato que recibió más votos recibió entre todos los candidatos. Stingo es abogado y ha participado los últimos años en programas de televisión donde ha entregado consejos legales a los televidentes.

Otra figura política elegida constituyente es la periodista Beatriz Sánchez. Ella ha sido vocera del Frente Amplio durante la última década, y se le considera una de las líderes de este nuevo movimiento político.

Revolución Democrática es un partido político relativamente nuevo (se fundó en 2015) que ganó muchas alcaldías importantes en todo Chile. Emilia Ríos será alcaldesa de Ñuñoa, en la Región Metropolitana, y Macarena Ripamonti lo será la ciudad de Viña del Mar.

Juan Carlos Guajardo, de 53 años, quien trabaja en una empresa que vende tecnología para energía renovable y luminarias LED, votó en la Región Metropolitana de Santiago, por un Candidato Independiente en su comuna de La Cisterna (Región Metropolitana), Joel Olmos, quien fue elegido.

Guajardo dijo que quedó muy satisfecho con el resultado de las elecciones constituyentes y de alcaldes, y que quisiera que se abordaran ciertos temas en la Convención Constituyente. “Se debe mejorar el sistema de pensiones y aumentar las pensiones para todos los ciudadanos; mejorar el sistema de salud público; se debe desprivatizar el uso del agua y electricidad, ya que son bienes de uso común, y deben ser gratuitos; y se debe crear una nueva policía en Chile”, dice este ciudadano.

Uno de los puntos sobresalientes en las elecciones se trató de las pensiones. Mucha gente había sacado su dinero del sistema antes de los comicios.

Para el profesor Carlos Rivadeneira, experto en el tema de las pensiones, el resultado de las elecciones refleja, por una parte, el que las redes sociales han democratizado el flujo de información y, por otra, que muchos ciudadanos, la mayoría independientes y que no se sienten identificados con los partidos políticos tradicionales, se han unido a través de dichas redes en el diagnóstico en el que todos coinciden: “la imperiosa necesidad de cambiar un sistema que los explota con la usura, bajos sueldos, desprotección laboral y social, altos costos de vida… cambiar un sistema donde se sobrevive por otro donde se viva dignamente, y así han dado el voto a propuestas políticas en esa línea, y a muchos independientes para constituyentes y que son líderes sociales más que políticos”.

Al preguntarle si va a asesorar a la Convención Constituyente en temas de pensiones, Rivadeneira dijo que, “Me encantaría aportar, y me ofreceré a hacerlo en materia de protección social.”

La Convención Constituyente podría significar grandes cambios para el país, aunque es temprano para hacer predicciones.

“Además, aún existen varios elementos por definir, desde el reglamento de la convención hasta las alianzas internas, las cuales probablemente sean más líquidas que las bancadas tradicionales”, dijo Rosselot.

“En ese sentido, será clave el rol que puedan jugar lxs independientes y pueblos originarios. Por otro lado, la proyección de estas nuevas fuerzas dentro de la institucionalidad tampoco es una certeza, y se puede observar que la irrupción que se dio en constituyentes, alcaldías y gobernaciones no se dio con la misma fuerza en las concejalías”.

Permanece duda respecto a la posibilidad de redactar una nueva constitución eficaz.

“Dadas las condiciones expuestas es que se puede mirar con optimismo el proceso constituyente; sin embargo, aún queda mucho por definir, y está por verse la verdadera capacidad transformadora de la Convención Constitucional. Será fundamental, eso sí, que el proceso constituyente no se coma el trabajo territorial que realizan las distintas organizaciones sociales y populares, fortaleciendo el tejido social y que ha permitido llegar a este punto.”

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)