Menu

Animales abandonados llenan las calles mexicanas 

El maltrato, el descuido y la reproducción descontrolada conforman su realidad. 

En México, 7 de cada 10 hogares cuentan con una mascota.

De acuerdo a estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), México es el país latinoamericano con el mayor número de perros, con aproximadamente 19.5 millones en todo el país.

Aun así, el 70 por ciento de los animales aptos para ser mascotas en el país está en situación de calle, según estima la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies (AMMVEPE).

Dueños irresponsables

Se estima que el 70 por ciento de los perros y gatos que viven en la calle sufrieron de abandono o son crías de canes y felinos abandonados sin esterilizar. Esto representa un problema de salud pública que se agrava con la carencia de condiciones higiénicas, lo que favorece el surgimiento de focos de infección.

Además, de los hogares con mascota, se calcula que solo el 42 por ciento los lleva al veterinario, y el 33 por ciento nunca lo ha hecho.

El cuidado integral de la mascota implica una nutrición acorde a sus necesidades, atención veterinaria periódica, y una medicina preventiva innovadora y de calidad. Para agravar la situación, existen muy pocas unidades en México que ofrecen atención médica veterinaria de manera gratuita. El costo por estos servicios puede equipararse al de un ser humano, o en algunos casos, ser mayor.

Los perros en México muchas veces no están bien cuidados. (Café Words)

Maltrato y crueldad

La sociedad ha sido testigo del incremento en las acciones de violencia hacia animales. Incluso en las redes sociales se comparten escenas de personas que maltratan a los animales, muchas veces con orgullo y entusiasmo.

México también se encuentra en uno de los primeros lugares respecto al maltrato o crueldad animal. Simplemente la condición de calle por efecto de abandono de parte de los dueños ya es un tipo de crueldad. Se cree que más de un millón de mascotas son maltratadas a diario con golpes, abandono, mala alimentación, descuido y falta de una vivienda digna, entre otras situaciones.

Adriana Alaluf, la cofundadora de Casitas en Movimiento, una asociación civil enfocada a la protección animal, trata de mejorar esta situación.

“La estrategia de nuestra asociación no se basa en rescatar y crear albergues; en realidad, nos enfocamos a promover una concientización y ser intermediarios entre las personas que solicitan ayuda para un animal, y aquellas dispuestas a contribuir. Con el fin de fomentar el respeto hacia los animales, realizamos pláticas en las escuelas, donde también llevamos a algunos canes para que los pequeños interactúen con ellos y aprendan que, así como nosotros, los animales también experimentan dolor y felicidad”.

Esterilización responsable

De los millones de perros y gatos en situación de calle, la mayoría no están esterilizados, por lo que la reproducción descontrolada se eleva año con año. En materia de esterilización canina y felina, el Sector Salud Federal ha reportado entre 670 y 695 mil operaciones anuales. Controlar la natalidad reduce el número de grandes camadas.

Además, estos procedimientos requieren de cuidados.

“La atención postoperatoria es de suma importancia”, dijo Alaluf. “Es común que la gente con desconocimiento de esto mande a operar a algún perro o gato de su calle y después de la cirugía los libere de forma inmediatamente, sin ningún tipo de cuidado. Hemos visto a animales sufriendo porque nunca les quitaron los puntos, o que han muerto por una infección. Es por esto que en Casitas en Movimiento solo gestionamos operaciones a animales con dueño o personas voluntarios que se comprometan a cuidar del animal el tiempo necesario posterior a su intervención. Solo así garantizamos que las esterilizaciones sean del todo exitosas”.

Aunque esta asociación busca ayudar, sus recursos no son suficientes, y se ve obligada a depender del apoyo de la sociedad civil y, en el mejor de los casos, del gobierno. Mientras tanto, la situación de animales en estado de calle y constante reproducción continúa.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)