Menu

Turismo de vacunas: entre la oportunidad y la desigualdad

Mexicanos con posibilidad económica viajan a Estados Unidos por la vacuna COVID ante el rezago en sus países.

¿Por qué va un mexicano a vacunarse a Estados Unidos? Las razones son muchas: las vacunas son más accesibles; no tienen que esperar meses para recibir el biológico; pueden elegir la farmacéutica que más les convenga (o que más confianza les dé) y hasta pueden aprovechar para turistear y hacer el ‘shopping’.

“Decidí viajar porque no estaba segura del momento en que me iba a tocar la vacuna en mi país. No quería esperar, no sé cuánto tiempo, para una vacuna”, dijo Gabriela Estrada Díaz, de la Ciudad de México.

Verónica Torres, también capitalina, añadió que hizo el viaje por la certeza de tener la vacuna que quería y la posibilidad de inmunizar a sus hijos adolescentes: “Puedo escoger la vacuna que quiero, por ejemplo, la Johnson & Johnson o la Pfizer. No es que ‘te tocó la CanSino o la Sputnik’. Estás pagando el viaje, pero tienes la seguridad de que te ponen la vacuna que escogiste. También es una oportunidad para vacunar a los adolescentes. No sabemos cuándo estén disponibles las vacunas para ellos”.

María Muriel Valencia decidió ir a Estados Unidos porque hará una maestría a Inglaterra y no quiso arriesgarse a no estar inmunizada: “No sé cuándo me toque”. El caso de Claudia Ugalde Espinoza es similar: “Creo que mi hermana y yo tendríamos que esperar demasiado para ser vacunadas en México”, dijo.

Uno de cada 10 mexicanos conoce a alguien que se vacunó en Estados Unidos

Según la edición 66 de la Encuesta Coronavirus en México realizada por consulta Mitofsy, al menos cuatro de cada 10 entrevistados conoce a algún mexicano que ya se vacunó contra el COVID-19 en el país vecino.

El gran avance que ha tenido Estados Unidos para inmunizar a su población, pero sobre todo, la apertura de ciertos estados para aceptar la llegada de extranjeros para dicho fin, ha alentado a cientos de mexicanos con recursos a hacer el viaje.

El panorama es muy diferente al que se tenía en enero. Después de que se publicaran casos como el del conductor Juan José Origel, surgieron rumores de que habría un aumento en la fiscalización de ingresos e incluso que se cancelaría la visa de turista a quienes viajaran por ese motivo. A inicio de año la vacuna se encontraba restringida por requerimientos como la residencia obligatoria.

Hoy, estados como Texas, Alabama, Arizona, California, Colorado, Florida, Iowa, Nevada, Luisiana, Nueva York, Minnesota, Indiana, Maine, Michigan, Tennessee, entre otros, están vacunando a la población sin restricciones ni el registro del estado migratorio. La vacunación ocurre en farmacias, supermercados, museos y hasta en estaciones del metro.

En Alaska, el gobernador anunció el 16 de abril que cualquier turista en el estado este verano podrá vacunarse de manera gratuita en los aeropuertos del estado.

Según Consulta Mitofsky, el 29.5 por ciento de los que dicen haberse inoculado vive en Estados Unidos de manera legal; el 8.3 por ciento reside ahí, pero no tiene documentación; mientras que el 22.1 por ciento respondió que vive en México y se trasladó a alguna ciudad estadounidense para recibir la vacuna. En otra encuesta aplicada por la misma empresa se reveló que la vacuna de Pfizer es la que más entrevistados elegirían en caso de que se pudiera escoger.

Reactivación del turismo internacional

Se calcula que en lo que va de 2021, al menos 400 mil mexicanos han viajado a Estados Unidos para aplicarse la vacuna contra el COVID-19. Para octubre la cifra podría llegar a un millón de personas y, si se abriera la frontera para ese fin, el número se triplicaría.

De acuerdo con Eduardo Paniagua, Presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes, la recuperación de los viajes internacionales desde México se debe al turismo de vacunas.  Datos de la asociación indican que las ventas de paquetes de viajes hacia Estados Unidos crecieron entre un 60 y 70 por ciento, comparado con 2020, aunque siguen un 39 por ciento debajo de 2019.

Los primeros viajes iniciaron con los mexicanos que tenían una residencia legal allá. Después hubo una fuerte demanda entre personas de 50 a 59 años, cuando la vacunación en México estaba enfocada en mayores de 60 años. Hoy, ese sector ha disminuido, pero empiezan a repuntar parejas jóvenes, profesionistas de 30 años y familias con hijos adolescentes.

“El avión en el que viajaba estaba lleno de mexicanos”, dijo Gabriela Estrada Díaz. (Camila Perez/Unsplash)

“El avión en el que viajaba estaba lleno de mexicanos. Todos teníamos el mismo perfil, gente de cincuenta y pocos, que entonces todavía no nos tocaba la vacuna y familias con sus hijos adolescentes. No niños pequeños, sino jóvenes. Otra cosa que me llamó la atención es que el oficial de inmigración era totalmente abierto. Nos dijo: ‘¿Vienen a vacunarse?, pasen, no está prohibido’. Era muy aceptado decir que te ibas a vacunar. Allá nadie dijo que no; en la farmacia tampoco nos preguntaron nada. Ni siquiera nos pidieron la identificación. Solo teníamos la cita y ya”, dijo Estrada Díaz

¿Cuánto cuesta un viaje para vacunarse? 

Hacer el viaje para vacunarse implica gastos que pocos mexicanos pueden permitirse y que varían dependiendo de las necesidades de cada persona. Algunos de ellos son:

  • Boletos de avión ida y vuelta, requisito necesario en algunos estados donde aplican la vacuna. Varían por destino. Por ejemplo: Houston desde 6,462 pesos; Miami desde 7,693; Nueva York desde 5,790.
  • Prueba PCR o de antígenos con diagnóstico negativo a coronavirus, la cual es revisada antes de abordar el vuelo. La más económica cuesta 260 pesos.
  • Tipo de vacuna (si es una sola dosis o dos). Por ejemplo, para la vacuna Pfizer hay que esperar 21 días para aplicar la segunda dosis; en el caso de la vacuna de Moderna son 28 días, y de Johnson & Johnson es una sola dosis. De esta elección depende el tiempo de estancia o un segundo viaje
  • Tiempo de hospedaje (o si tienen familiares). El precio más económico por una cabaña de Airbnb es de mil 900 pesos por noche.
  • Destino
  • Fecha de viaje
  • Alimentos
  • Renta de automóvil, entre otros.

El costo promedio oscila entre 20 y 40 mil pesos.

“Yo no tengo con quién quedarme allá”, dijo Estrada Díaz. “Tuvimos que pagar un hotel y rentar un auto. Fui con mi esposo, mi hermana y una sobrina y cada uno gastó un poco menos de 10 mil pesos”.

“En nuestro caso el hotel lo sacamos con puntos. Fueron 20 mil pesos de boletos de avión, pero hay que pagar el coche, la comida… Somos una familia de cuatro y yo creo que vamos a gastar no menos de 35 mil pesos, más el ‘shopping’”, dijo Torres.

Ugalde Espinoza compró los boletos de avión de última hora y eso elevó el costo: “El avión nos salió 45 mil pesos redondo para mi mamá, mi hermana y para mí. Falta el hotel, gastos de transporte, comida y todo lo demás”.

Muriel Valencia, por el contrario, disminuyó gastos al tener familiares en Texas: “El vuelo me salió en 6 mil pesos; tengo un tío en Houston, así que me voy a quedar con él. Solo voy a rentar un coche”.

Viajar a Estados Unidos a vacunarse implica varios gastos, desde el boleto del avión y el hospedaje hasta la prueba de COVID. (Annie Spratt/Unsplash)

La carrera por el turismo de vacunas

En enero, Cuba fue el primer país en anunciar abiertamente que permitiría la vacunación de turistas extranjeros en su territorio, aplicando la Soberana 2, vacuna que se encuentra en fase tres de prueba. Sin embargo, esta fue una invitación hipotética, pues dicha vacuna aún no está aprobada por ningún organismo regulatorio.

En Europa también aparecieron agencias que ofrecen paquetes con vacuna incluida. World Visitor es una de ellas. La opción es ir a Rusia y Turquía por mil 428 euros, y que los paseantes reciban la inoculación en el centro de salud del aeropuerto de Moscú, en la conexión del viaje. En Rusia la vacunación de turistas es legal; se aplica la Sputnik V, de su manufactura. Esta vacuna implica dos visitas al país en un mes y, aunque recientemente registraron la Sputnik Light, vacuna monodosis. Se trata de un largo viaje y un alto costo de alojamiento local. Tan solo un viaje sencillo a Rusia desde la Ciudad de México cuesta entre 27 y 32 mil pesos.

Las opciones anteriores pueden ser viables para los europeos, pero para los mexicanos, la mejor alternativa es sin duda Estados Unidos, sobre todo en los estados fronterizos.

Accesible, pero no para todos

En Laredo, Texas, las autoridades lanzaron una invitación abierta para que mexicanos sean vacunados de manera gratuita. Como el resto de los estados, es necesario registrarse en el sitio del departamento de salud y hacer cita. Las tres vacunas disponibles son (Moderna, Pfizer/BioNTech y Johnson & Johnson). Mayores de 12 años pueden vacunarse. Y mientras algunos mexicanos pueden darse una “escapada” para obtener la vacuna antes, a la mayoría no le queda otra más que esperar.

“Nosotros tuvimos la oportunidad de viajar, pero muchos de mis familiares no tienen esa posibilidad. No les queda de otra más que esperar, dijo Torres. Estrada Díaz añade: “Es muy triste la desigualdad que hay en México. Mucha gente no tiene acceso a la salud, seguridad y muchas otras cosas”.

Ugalde Espinoza dijo: “Me enoja que muchas personas no tengan la oportunidad de ir a Estados Unidos a vacunarse porque creo que debe ser la responsabilidad del gobierno que la vacuna sea accesible para todos los mexicanos”.

Finalmente, Muriel Valencia expresó: “Es muy frustrante que no puedes confiar en el gobierno y no saber bien cuándo te va a tocar y si va a tener algún tipo de restricción por temas políticos”.

Muchos mexicanos no tienen la posibilidad de sacar una visa de turista, de pagar un viaje o de viajar con facilidad y tienen que vacunarse según el plan del gobierno mexicano. 

México ha administrado 26.4 millones de vacunas a 18.1 millones de habitantes. Aunque fue de los primeros países del mundo en acceder a una vacuna, se rezagó en enero y febrero, meses en los que no recibió biológicos. Desde febrero el ingreso de vacunas ha sido constante y por fin, luego de aplicar las dosis a adultos mayores y personal de salud, se logró incluir a quienes tienen entre 50 y 59 años, así como a personal de escuelas públicas y privadas.

Según el presidente Andrés Manuel López Obrador, la tercera etapa de vacunación contra COVID-19, correspondiente a las personas entre 40 y 49 años de edad, dará inicio en julio, si no hay más retrasos.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)