Menu

Capoterapia practicada en hogares de adultos mayores en Brasil ofrece beneficios  

La actividad, aún en expansión en el país, fue creada por el capoeirista, el profesor Gilvan Alves de Andrade, en 1998.

SAPIRANGA, Brasil — La pandemia trajo aislamiento para los adultos mayores alrededor del mundo. En respuesta, en Brasil, una pareja de capoeiristas llegó con alegría a un hogar geriátrico en la ciudad de Sapiranga, en Río Grande del Sur.

Su método se llama capoterapia, una variación del juego de la capoeira, que utiliza algunos de sus elementos, como la música y la danza, en actividades físicas y recreativas orientadas a personas mayores. Además, el tratamiento resocializa a las personas mayores; mejora su coordinación motora, fuerza muscular y autoestima; y reduce la depresión.

La pareja de capoeiristas Cleverson Silva da Rosa, de 43 años, y Michele Correa Rodrigues, de 38, llevan muchos años practicando capoeira como actividad deportiva. Decidieron ampliar sus conocimientos y especializarse en capoterapia.

El perfeccionamiento se produjo a principios de 2020, cuando el dúo realizó un curso intensivo de tres meses con el maestro de capoeira y creador de esta “terapia contemporánea”, Gilvan Alves de Andrade, de Brasília. Desde entonces, Cleverson y Michele han aplicado sus conocimientos, especialmente en hogares que albergan a personas mayores, quienes a menudo son olvidadas e incluso abandonadas por sus familiares.

Los brasileños Cleverson Silva da Rosa y Michele Correa Rodrigues son especialistas en capoterapia. (Cortesía Michele Rodrigues)

“Comenzamos a dar clases en este hogar geriátrico en octubre del año pasado. Hemos visto buenos resultados, tanto en la coordinación motora como psicológica de las personas mayores. Las músicas de capoterapia rescatan los recuerdos de los alumnos, su infancia, su juventud. Vemos esto con gran alegría, cantando, moviéndose”, dijo el profesor Cleverson Silva da Rosa.

La Casa Geriátrica Porto Seguro fue inaugurada hace dos años, y hoy alberga a 17 adultos de la tercera edad, muchos de ellos con problemas de salud como Alzheimer, cáncer, accidente cerebral vascular (ACV), osteoporosis y otras enfermedades comunes en la vejez. Sin embargo, lo que más llama la atención, tanto de los profesores como del personal del hogar, es que todos los residentes se dedican a las clases de capoterapia, que se dan todos los lunes durante la tarde.

La profesora Michele motiva a las alumnas a participar. (Luciano Nagel/Zenger News)

“Este proyecto me pareció muy interesante y acepté incluirlo aquí para nuestros ancianos. Los resultados son positivos. Verlos, hacer los ejercicios con alegría junto con la música, cambia todo el ambiente. Terminan estirando los músculos y mejoran enormemente la coordinación motora”, dijo la dueña de la casa Geriátrica Porto Seguro, Cleide Silva Mendes, de 35 años.

Las clases de capoterapia tienen una duración aproximada de una hora e incluyen, primero, ejercicios de estiramiento ligero al son del birimbao. Como cada persona mayor tiene sus limitaciones, el entrenamiento va de acuerdo con el ritmo del alumno. Después de los estiramientos, los ejercicios físicos comienzan de una forma muy ligera, pero eficaz, como levantar los brazos, ponerse en cuclillas, estirar y doblar las piernas e incluso peinarse. Todo esto se hace al son de birimbao, pandero y canciones de capoeira.

Heitor Bohrer, de 87 años, practica el deporte con su esposa, Iolanda, de 79. (Luciano Nagel/Zenger News)

Uno de los participantes es Heitor Bohrer, de 87 años. Era músico; tocaba la trompeta y actualmente vive en el asilo de ancianos junto a su esposa, Iolanda Bohrer, de 79 años. La señora tiene Alzheimer y, con la evolución del cuadro, depende cada vez más de la ayuda de su esposo y los funcionarios de la casa.

“Vine aquí porque no podía dejar sola a mi esposa. Le hago compañía a ella y ella, a mí. Aquí bailo, canto, me muevo y juego con ella”, dijo Heitor Bohrer, quien recientemente fue diagnosticado con un tumor cerebral. A pesar de estar enfermo, Bohrer todavía toca la guitarra cuando su esposa se lo pide, o incluso para ejercitarse. “Por recomendación médica, ya no puedo tocar la trompeta, pero la guitarra, todavía puedo”, dijo.

Están casados desde hace 62 años. De acuerdo con la evaluación de los profesores al inicio de la terapia en octubre de 2020, la señora reaccionaba bien.

“Ella participaba, interactuaba, bailaba. Incluso tenemos algunos registros [en vídeo] de ella haciendo algunos movimientos junto a su esposo. Hoy, Iolanda ya está un poco más debilitada por la enfermedad, pero siempre la estamos animando de forma que pueda interactuar, como la música que a ella le gusta, por ejemplo”, dijo Correa Rodrigues.

Otra alumna entusiasmada con las clases terapéuticas es la Sra. Eracy Krassyck, de 84 años, quien también sufre de Alzheimer. Con una rodilla quebrada por una caída en el baño, disfruta sentada de las clases, cantando y levantando los brazos. “Me divierte, me siento libre, muy bien”, dijo.

Según el maestro y creador de la capoterapia, Gilvan Alves de Andrade, de 59 años, “El trabajo se inició en Brasil en 1998, y hoy se ha extendido por todo el país, con más de 50 mil practicantes, la mayoría de ellos ancianos”. Según el instructor, la terapia alternativa se desarrolla en más de 400 municipios brasileños.

El maestro Gilvan Alves de Andrade (la izquierda) creó la capoterapia en Brasil. (Cortesía Gilvan Alves de Andrade)

El maestro Alves de Andrade también señaló que, desde el 23 de marzo de 2020, las personas mayores pueden practicar la capoterapia en la comodidad de sus hogares a través de Youtube. Las clases tienen una duración de 15 minutos y se puede asistir a cualquier hora del día. Además, existe la opción de tomar clases en vivo a través de Google Meet. En Brasília, las clases virtuales se llevan a cabo los martes, miércoles y jueves, a partir de las 9:00 a.m.

En el Senado Federal hay un proyecto de ley (PL165 / 2018) del senador Hélio José (PROS / DF) que incluye la capoterapia en la lista que ofrece el Sistema Único de Salud (SUS). La propuesta espera el nombramiento del relator desde febrero de este año, sin fecha para futuros análisis.

Algunos beneficios de la capoterapia en los adultos mayores son:

– Equilibrio físico y mental

– Alivio del dolor

– Interacción social

– Flexibilidad corporal

– Mejor coordinación motora

– Menos depresión

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)

Recommended from our partners