Menu

American News Women’s Club reconoce a joven latina que escribe sobre el día a día de la frontera

Carmenlucía Acosta dice que se dio cuenta de que la gente no sabe lo que es vivir en esta zona, y ahora cuenta esta realidad.

Para evitar la dispersión de COVID-19, la frontera entre México y Estados Unidos está cerrada desde marzo de 2020, para viajeros no esenciales que cruzan por tierra. Cuando Carmenlucía Acosta escuchó esta noticia, pensó en los cientos de niños americanos que viven en México con sus familias y cruzan diariamente por alguno de los puertos fronterizos para estudiar o recibir atención médica en Estados Unidos.

Acosta hizo esa travesía cada mañana durante sus años de secundaria, cuando estudió en Loretto Academy en El Paso, mientras vivía en Ciudad Juárez. Por eso, inmediatamente vinieron a su mente todos esos niños.

Nacida en El Paso, Acosta acaba de graduarse de la carrera de periodismo en la American University, donde cursó las especialidades de marketing e industrias del entretenimiento.

“Quise ser una periodista porque me encantaban las revistas. Mi hobby favorito era ir al súper y comprar una revista”, dijo Acosta en entrevista para Zenger News.

A sus 21 años, Carmenlucía Acosta está preocupada por la representación de los latinos en los medios de Estados Unidos. (Cortesía: Carmenlucía Acosta)

Durante el semestre de primavera de 2021, el último de su carrera universitaria, Acosta tomaba una clase de periodismo avanzado con Jane Hall, excomentarista semanal de Fox News Channel y excorresponsal de Los Angeles Times en Nueva York. Hall había pedido a sus estudiantes que propusieran un artículo, y Acosta pensó que era buena idea escribir sobre el impacto de la pandemia en los niños fronterizos.

“Me di cuenta de que la gente no sabe lo que es vivir en la frontera”, dijo Acosta consciente de que las historias cotidianas de las personas cuyas vidas están atravesadas por la valla fronteriza son invisibles detrás del océano de políticas públicas y decisiones económicas que inundan los medios.

Acosta sabía que había niños que necesitaban recibir alguna vacuna o atender a su ceremonia de graduación, pero la decisión sobre si su viaje era o no esencial estaba en manos del oficial de la Patrulla Fronteriza encargado de inspeccionar sus papeles en el puerto de entrada. Para frustración de sus padres, las familias no siempre lograban cruzar. Los niños eran americanos y habrían podido entrar a Estados Unidos por su cuenta. Pero aún eran pequeños para atender sus asuntos solos; sus padres eran mexicanos y tenían la entrada restringida.

Esa es la historia que Acosta quería contar. La joven periodista presentó su propuesta a Hall, y la profesora aceptó. Para dar vida a su relato y presentar información veraz, Acosta entrevistó a familias y autoridades escolares en Ciudad Juárez y El Paso, y escribió un texto tan sobresaliente que Hall la impulsó a solicitar la beca de la American News Women’s Club (ANWC).

Desde hace 90 años, esta organización se enfoca en promover el trabajo de mujeres periodistas y busca sensibilizar al público a sus contribuciones en los medios. La ANWC otorga becas desde 1975 a los estudiantes de un puñado de universidades estadounidenses con programas destacados de periodismo.

Acosta ganó una de estas becas.

Carmenlucía Acosta (segunda de la derecha) posa en la premiación de las becas, entre las periodistas Lesley Stahl y Susan Zirinsky. (Patricia McDougall/American News Women’s Club)

Aunque su sueño es ser periodista de moda, Acosta sabe que, como alguien que vivió por años en la frontera, tiene muchas historias que contar. La joven reconoce que circula mucha desinformación tanto en México como en Estados Unidos sobre la vida fronteriza.

Ella recuerda que en un viaje que hizo en 2015, cuando Ciudad Juárez estaba catalogada como una de las urbes más peligrosas del mundo, un mexicano de otro estado le preguntó: “¿y ustedes usan cascos?”

“Te vas dando cuenta de la ignorancia de la gente”, dijo.

Como una mexicana-americana, Acosta está consciente de la importancia de abrir espacios de representación para los latinos en los medios masivos de Estados Unidos. “Yo crecí viendo televisión en español y en inglés. Y no veía a tanta gente como yo [en la pantalla], con mi color de piel y mis mismos rasgos”, dijo.

Acosta tiene razón: en materia de representación de los hispanos en los medios estadounidenses, hay mucho por hacer. En 2019, las salas de prensa en la televisión de Estados Unidos estaban formadas por un 73.4 por ciento de periodistas blancos, un 13.3 por ciento de afroamericanos, un 10.9 por ciento de hispanos, y el resto de otras minorías, según Statista. En ese momento, la población que reconocía su origen hispano o latino en Estados Unidos, según datos de la oficina del censo, era de 18.5 por ciento.

Por eso, texto tras texto, Acosta pone su granito de arena. “Me encantaría dar un espacio [a las latinas sobresalientes] para que pudieran contar su historia, para que las niñas chiquitas se puedan identificar con ellas, para que al ver a alguien como ellas en los medios, puedan pensar: ‘yo también puedo ser grande’”.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)