Menu

Llega la moda de verano con trajes de baño tejidos

Algunas mujeres se acercan a sus abuelas, quienes saben tejer desde hace décadas, cuando estaba de moda. 

Ahora que el verano se aproxima, la tendencia en trajes de baño está firmemente establecida.

Muchas mujeres ven en esta prenda la oportunidad de estar al día en cuanto a moda se refiere. Este año, los trajes tejidos son lo último, y los tejedores mexicanos ven una oportunidad de hacer dinero y mostrar su talento.

“El tejido pocas veces ha sido valorado entre las nuevas generaciones”, dijo Socorro Velazco, una mexicana de 73 años quien vive en Veracruz y disfruta de tejer. “Sin darnos cuenta, pasó a ser visto como una moda para ‘abuelitos’, pero no, el traje de baño tejido nos dice que el tejido está más vivo que nunca y que la moda es cíclica”.

Décadas atrás, la ropa tejida gozó de un gran auge cuando blusones, chalecos, faldas y gorros eran portados y presumidos en las calles. Después, cayó en el desuso. Ahora, el tejido se vuelve a posicionar, gracias al ingenio de quienes demostraron que un traje de baño con este estilo está de lo más ‘in’ en víspera del verano.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Perfect Yarns (@perfect_yarns)

Sin embargo, como todo en el mundo de la moda, el tejido no solo se trata de ingenio, sino de mano de obra puramente artesanal e insumos de calidad. Si bien hay prendas que visualmente lucen sorprendentes, portarlas puede resultar un sacrificio, debido a la mala calidad de sus hilos.

“Aquí son varias cosas”, dijo la veterana tejedora. “Primero, las horas que le vas a dedicar a las piezas. Yo he tenido bastante éxito con los ‘cuellos’ para el frío y los gorros tejidos con agujas, vestidos infantiles con gancho, pero el secreto es usar hilos de calidad, y como sabemos, la calidad no es barata. Entonces la pieza termina siendo algo costosa”.

Pese al periodo de pandemia por el que atraviesa el mundo, los trajes de baño lograron hacerse un espacio para captar las miradas en playas y piscinas. Instagram está plagado de fotografías de mujeres posando con sus bañadores tejidos, escalando a una competencia por el mejor diseño y el mejor maniquí.

“Aunque hay una variedad amplia de hilos, la mejor calidad es la hilaza cien por ciento de algodón que te garantiza una durabilidad. También varios números de agujas y ganchos, aunque en agujas la pulgada más común va de la 3 a la 3 ½, junto con la 4 y 4 ½; entra también el concepto de la clienta”, dijo Velazco.

“Una puede ser una experta tejiendo, pero todo va a depender en gran medida de la idea que traiga la clienta y, como todo en la moda, las pruebas previas a cerrar las partes son necesarias para que no vaya a haber malentendidos una vez que se entreguen las prendas”, dijo.

Las jóvenes acuden al talento de sus abuelas para tejer, ya que esta moda regresa con los trajes de baño. (Duy Pham/Unsplash)

Las combinaciones en trajes de baño también son un papel fundamental dentro de la explosión de la moda, pues mientras los bañadores pueden ir tejidos con aguja, se les puede agregar motivos de crochet elaborados con ganchillo. Es así como la moda escala.

Algunas jóvenes se acercan a sus abuelas para que les ayuden.

“Por supuesto que quisiera tener mi traje de baño, de hecho, ya vi varios modelos y se lo pedí a mi abuela que me teja uno. Ella me va a regalar la hechura, pero me toca comprar los hilos. Creo que a cambio le invitaré a comer, pero espero que esté listo para la temporada de playa que se aproxima”, dijo Valeria Cobarruvias, de 24 años.

Si bien los bañadores tejidos de manera profesional, pero local, pueden ostentar precios que van de los 700 a los 900 pesos, tiendas en línea los ofertan hasta en más de 2 mil pesos mexicanos, lo que demuestra que existe un mercado importante para este tipo de prenda que renació.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)