Menu

El ‘ambulantaje’ es mejor opción para muchos ante falta de empleos bien pagados

Hasta los egresados universitarios prefieren este trabajo informal que les deja más dinero, aunque sin protecciones. 

En México, la disparidad de salarios entre profesionistas y vendedores ambulantes es cada vez mayor, lo que convierte al comercio informal en una opción para egresados de la universidad que desean hacerse de recursos de forma rápida, aunque no precisamente fácil.

“Soy hija de ambulantes y sí, ya egresé de la carrera de comunicación, pero en verdad que los salarios en el gremio están bien bajos”, dijo Suhey Velázquez, egresada de la Universidad Mexicana. “Prefiero estar en mi puesto ambulante y sacar un buen dinero. Al principio, sí me daba vergüenza porque pasaban mis compañeros, pero la cosa cambió porque veo a muchos desempleados”.

La República Mexicana es el país donde más se trabaja al año, unas 2 mil 225 horas, pero el que peor paga, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Tan solo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reportó en estudios de 2018, que mientras un vendedor ambulante gana en promedio unos 500 pesos al día, un trabajador formal percibe solo 100 pesos.

Dedicarse a la venta informal de todo tipo de artículos puede ser más rentable que conseguir un empleo formal. (Alina Grubnyak/Unsplash)

Incluso, aun pasando varias horas detrás de un volante como conductor de Uber y con unos 8 mil pesos al mes, la suma ni siquiera se acerca a los más de 15 mil pesos que puede percibir un vendedor informal en el mismo periodo de tiempo.

“Sí me va bien, no voy a mentir”, dijo Velázquez. “Ahora con esto de la pandemia, fuimos de los primeros en traer a la venta esto del cubrebocas, el gel, los tapetes sanitizantes. Eso nos dejó mucho dinero, mientras que a unos compañeros los terminaron despidiendo de su trabajo; ahí es cuando reflexioné qué tanto me define mi carrera universitaria si de eso se trata”.

El comercio informal en calles de la República Mexicana pasa a ser una actividad para sobrevivir. Erradicar a los ambulantes es complicado, ya que tanto el gobierno como la sociedad reconocen que hay escasas oportunidades laborales formales.

Los tianguis son mercados ambulantes que muchos vendedores aprovechan para ofrecer sus productos en diferentes partes de las colonias o los pueblos de México. (Gobierno de México)

A pesar de los pagos a terceros que implica poner un puesto ambulante, los vendedores agradecen sus oportunidades de ganar.

“Viendo la situación cómo está ahorita, todo el tema de la pandemia, el país con nuestros gobernantes, yo de aquí no me muevo. Esto me deja, así tenga que pagar cuotas a los dirigentes, dar la mordida [soborno], no lo suelto. Mi carrera en este momento no me daría y la cosa no está para caprichos”, dijo la joven veracruzana.

Los ingresos mensuales de vendedores ambulantes están muy por encima de los de los egresados de carreras destacadas, de acuerdo con el estudio ‘Tendencias del Empleo Profesional’ de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Este reporte señala que un egresado del área de ciencias biológicas percibe alrededor de 13 mil 800 pesos al mes; arquitectos y urbanistas, cerca de 13 mil 500; y egresados del área de humanidades, 10 mil 300 pesos. Las demás carreras significan todavía menos salario mensual.

Otro factor es que los vendedores ambulantes no reportan ganancias e ingresos ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), por lo que no pagan impuestos. Por el otro lado, no reciben ningún tipo de prestación ni protección laboral, como realizan trabajos ‘informales’.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)