Skip to content
Menu

Cocadas dan el toque dulce a la gastronomía mexicana

A pesar de ser extranjero, este dulce regional es mexicano de corazón.

Las cocadas son muy populares entre los mexicanos.

“Me dedico a la venta de dulces mexicanos, aquí en la congregación de Mandinga del municipio de Alvarado”, dijo Silverio Mora Rosas, de 48 años, vendedor en Veracruz. “La gente siempre busca un postre después de degustar sus platillos hechos a base de mariscos. Los dueños de los restaurantes de aquí me dan permiso de venderles a sus comensales mis dulces, entre los que tengo higos cristalizados, tamarindos dulces y salados, dulce de leche, masa fina, polvorones, alegrías de amaranto o cacahuate, jamoncillo y, por supuesto, las cocadas”.

Las cocadas tienen como ingrediente principal el coco maduro rallado. Podría variar un poco, ya que en ocasiones es un poco suave. Se le agrega azúcar morena, canela, leche evaporada y hasta saborizantes.

Las cocadas mexicanas vienen en diferentes colores y presentaciones. Unas tienen el color de la bandera, rojo, verde y blanco. (Amazon)

“Es uno de los dulces que más rápido se me terminan, porque es el preferido de la gente. Las tengo de lechera, con sabor a fresa, limón o la tradicional hecha a base de azúcar morena. El precio de la cocada es de 20 pesos y es bastante grande, pero sobre todo con coco fresco y hecho con mucha higiene”, dijo el vendedor.

Como dulce típico en México, es de los preferidos por su tamaño y los recuerdos que evoca.

“Me gusta comer una cocada porque mi abuelita, cuando estaba con vida, nos hacía este dulce a mí y mis primos. Me trae muchos recuerdos de mi niñez”, dijo Javier Heredia Ordoñez, de 41 años, empleado de supermercado radicado en la ciudad de Veracruz.

“Ahora como adulto cuando voy a una plaza o mercado, siempre trato de comprarme una, ya que me gusta mucho la mezcla de sabores con el coco rallado. Me cuesta una cocada 25 pesos, pero es muy grande y hasta la puedo compartir con mi esposa”.

El dulce se trajo de España, y México lo adoptó, haciendo un sinfín de variaciones y sabores, pero sin perder la base de la receta original.

Se cree los las madres de un convento las preparaban. Agregaron canela a la receta para acentuar su sabor.

El dulce se extendió en América Latina con los españoles, comiéndose en Chile, Colombia, Venezuela, Panamá, Perú, República Dominicana, Ecuador, Costa Rica, Brasil y Argentina.

En la década de 1940, se perdió un poco la manera artesanal de hacerlas, situación que afectó severamente a los pequeños productores de cocadas. La industrialización de dulces típicos como pepitorias, jamoncillos, palanquetas y cocadas ya se haría en volumen.

Es muy común que en algunos puestos de dulces regionales o en los mercados se encuentren cocadas amarillas. Se debe a que hace algunas décadas, a las cocadas se les añadía la yema de huevo. Es un color característico que perdura hasta nuestros días, aunque ahora se añade el color de manera artificial.

México es de los países que más ama las cocadas. En febrero, en el estado de Veracruz, se lleva a cabo la Feria de la Cocada en el municipio de Tecolutla. Todo el pueblo, en específico las familias, hace competencia para saber quién hizo la mejor.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)

Recommended from our partners