Menu

Venta de mascarillas sufre reglas de oferta y demanda

A más de un año del comienzo de la pandemia, vendedores ya no ven ganancias con este producto. 

La venta de cubrebocas ha disminuido, debido a que hay un exceso tanto de venta callejera como en tiendas establecidas.

“Te soy sincero, en estas fechas el año pasado, vendía muchos cubrebocas y la demanda era alta porque no cualquier persona los podía comercializar”, dijo Manuel Araujo Cervantes, de 44 años, vendedor de tapabocas en la ciudad de Veracruz.

“Los que mejor se vendían porque no era fácil encontrarlos y comprarlos eran los KN95. En precios llegaron a costar 120 pesos una pieza”, dijo.

La competencia y las reglas de la oferta y la demanda se lucieron en estos meses.

“Conforme pasó el tiempo, se creó una copia pirata, sin la calidad y a un precio bajísimo, en contraparte a uno de buena calidad. Estos cubrebocas piratas se llegaron a vender en 15 pesos y los puedes encontrar ahora hasta en 5 pesos. Esto aunado a la competencia que se generó, sobrecargando el mercado, razón por la cual los puedes encontrar muy baratos. Te pudiera decir que ya no es un negocio rentable; sin embargo, todavía los puedes encontrar en las calles vendiéndose como golosinas”, dijo Araujo Cervantes.

Los tapabocas de colores o con estampidas cuestan un poco más, pero el mercado no deja de estar saturado. (Zach Vessels/Unsplash)

A un año de la pandemia, muchas personas se vieron afectadas en sus empleos, al grado que a varios les recortaron el sueldo o, en el peor de los casos, se les despidió al avanzar el confinamiento.

Varios mexicanos optaron por emprender negocios personales, como la venta de comida o insumos para la pandemia. Al mismo tiempo, el uso del cubrebocas se convirtió en una obligación para salir del hogar.

Dentro de estas oportunidades, algunos decidieron emprender el negocio de la venta de cubrebocas KN95, tricapa o de tela lavable, donde las formas, colores y diseños se volvieron un atractivo en este artículo de primera necesidad.

Los precios variaban, desde los sencillos de 30 pesos de tela, hasta los cubrebocas KN95, que llegaron a costar arriba de los 120 pesos hace un año. Actualmente, los precios bajaron y se introdujeron cubrebocas KN95 pirata, de fabricación china, los cuales se venden en la calle por 5 pesos. Si son de color o si la tela tiene algún estampado, cuestan 8 pesos.

El cubrebocas más usado por la gente es el KN95, debido a sus 5 capas que filtran el aire y dan seguridad al respirar en la calle. (Ashkan Forouzani/Unsplash)

“La gente los llega a comprar hasta por Internet, donde los encuentra hasta más barato por cantidad, si bien todavía la gente sale con su cubrebocas, a raíz de que ya se comenzó la aplicación de la vacuna en personas de la tercera edad o maestros“,  dijo Jaime Quintana Zamudio, vendedor ambulante de cubrebocas en la ciudad de Veracruz.

“Se ha bajado un poco la guardia y poco a poco lo está empezando a no usar, a pesar de que les han dicho que tienen que seguir cuidándose. Mi mercancía la he tenido que bajar de precio, la ganancia ya es mínima, pero debo de continuar hasta acabarme las cajas que tengo en bodega. Una vez que las pueda vender en su totalidad, me retiraré del negocio y buscaré otro tipo de cosas para vender”, dijo.

A la vez que los cubrebocas han bajado su precio y ahora son muy fáciles de conseguir, las autoridades de salud del gobierno federal han exhortado a la población a continuar con los protocolos de protección.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)