Menu

Jamoncillo: dulce de pepitas creado por monjas

Este dulce típico mexicano ahora se hace en el campo veracruzano, de manera artesanal.

El jamoncillo, o dulce de pepita, es típico de México, producido en el estado de Veracruz y la zona montañosa de Puebla. Es una tradición para algunas familias que la elaboran a base de semillas de calabaza, azúcar y leche.

“Aquí en el rancho hacemos jamoncillo para alguna fiesta o cumpleaños. Lo regalamos como parte del postre, después de que organizamos una comida”, dijo Elsa Montero Gutiérrez, de 45 años y ama de casa de la localidad de la Lajilla, municipio de Jamapa, Veracruz.

“Afortunadamente, contamos con todo aquí para hacerlo. Muy pocas veces lo vendemos porque aquí en el municipio todas las familias lo saben elaborar sin ningún problema. No es caro, porque aquí producimos la leche y el azúcar es muy fácil de comprar en cualquier lugar, al igual que la pepita. No nos gastamos más de 100 pesos para hacer una buena plancha de jamoncillo para toda la pepita y hasta nos da para regalar luego a los vecinos sin problema”, dijo.

Esta variante de mazapán lleva semillas de calabaza y piloncillo. (Marymar Alvarez/Café Words)

Este dulce se hace en forma de barra, hay algunas personas que hacen figuritas de frutas o animalitos, lo que lo hace aún más artesanal y llamativo.

Su elaboración debe ser en leña; los ingredientes se mezclan en un cazo, de cobre de preferencia, para realzar los sabores.

La historia del origen de este tradicional dulce mexicano data de la época de la colonia. En un convento de la ciudad de México llamado Jesús María, las monjas hicieron por primera vez esta tradicional golosina.

Las madres cambiaron las almendras por pepitas de calabaza, porque en la temporada, la almendra escaseó. Fue así como hicieron otra variación del mazapán y la llamaron ‘dulce de pepita”.

El jamoncillo de pepitas es un dulce típico muy popular, sobre todo en Puebla y Veracruz. (Amazon)

Es muy popular en la zona de Veracruz y Puebla hoy.

“Me gusta mucho el jamoncillo. Por lo regular pasa siempre un señor de alguna ranchería de algún municipio cercano a Boca del Río a vender aquí a la colonia”, dijo Martin Diaz Rodríguez, padre de familia de la ciudad de Boca del Río Veracruz.

“Es un dulce muy rico y no es caro. Una barra de 15 centímetros cuesta de 20 a 25 pesos. Acostumbro a comprar de 2 a 3 barras para mi familia. Antes, mi abuelita nos hacía; sin embargo, ni mi mamá, ni mis tías lo aprendieron a hacer y ahora lo tenemos que comprar”, dijo.

Es muy sencillo conseguir este dulce típico regional mexicano en algún quiosco en las plazas comerciales, en los puestos del malecón o en el mercado de artesanías.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)

Recommended from our partners