Menu

Madres solteras trabajan pensando en sus hijos 

Sus circunstancias pueden empujarlas hacia empleos que no esperaban o no querían, para sacar adelante a la familia. 

Ser mujer en México representa grandes retos, debido a diferentes factores como la violencia y la falta de oportunidades laborales.

Para las madres solteras, la situación es aún más complicada. Ellas son cabezas de familia que salen diariamente de sus hogares para ganar el dinero que brindará certeza y sustento a sus hijos.

“Cuando decidí separarme del papá de mis hijos, me daban miedo muchas cosas, pero lo que más era cómo les iba a dar escuela, porque en la educación está su futuro”, dijo Esperanza Jiménez García, de 37 años, oficinista en una empresa de seguridad privada.

“Mis papás, mis hermanos, de momento ellos no entendían mi decisión de separarme, pero tenía que poner un alto porque él era violento y además nos desatendía. Yo me separé hace 10 años; si no lo hubiera hecho, ¿qué sería de mí y de mis hijos hoy?”.

Las madres solteras deben trabajar para mantener a sus hijos, a la vez que los cuidan. (Standssome Worklifestyle/Unsplash)

Como el de Jiménez, los casos de madres solteras y trabajadoras en México se cuentan por miles, si bien no por las mismas causas. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en el país hay 15.5 millones de madres trabajadoras.

La suma representa el 72.9 por ciento de la población femenina económicamente activa en el país, según los mismos datos de la encuesta aplicada en 2018 por este instituto.

Muchas de ellas no tienen esposo o pareja. Estas mujeres ha enfrentado situaciones que las han llevado a crecer.

“Sí, me costó encontrar trabajo, porque solo tenía el bachillerato. Pero aquí me abrieron las puertas y ya son varios años laborando con ellos”, dijo Jiménez.

Ella considera que los hombres no enfrentan las mismas circunstancias. “La mayoría son hombres y en realidad nunca he tenido problemas personales, quizá alguna diferencia en el plano laboral y nada más”, dijo.

También hay viudas y mujeres en otras circunstancias, como con parejas enfermas. Para todas, así como para Jiménez, su mayor preocupación recae en los hijos.

“Cuando me siento cansada, triste, pienso en ellos [sus 2 hijos en edad escolar]. Me pregunto por qué él [su exesposo] no pensó en ellos. Para él fue fácil la separación; sabía que yo no iba a dejar desamparados a mis hijos”, dijo.

En México la participación laboral de las mujeres es mayor en zonas urbanas y en zonas donde los salarios son más altos. Al mismo tiempo, persisten las barreras legales, pues la ley no prohíbe explícitamente que los empleadores pregunten sobre la situación familiar.

Las madres solteras a veces aceptan empleos que no les gustan porque saben que tienen que ver por sus hijos. Hay cada vez menos que deciden regresar con su pareja. (Charles Delvio/Unsplash)

“Aquí se debe ponderar un salario igualitario tanto para hombres como para mujeres, porque además la ley lo exige así. Por desgracia, también vemos casos de amplia desigualdad en el que aun ejerciendo la misma función, las mujeres ganan menos que los hombres”, dijo Alejandra Lobos, licenciada en derecho por la Universidad Veracruzana.

De esta forma, hay mujeres ejerciendo de policías, oficinistas, abogadas, periodistas, empleadas domésticas, sin siquiera imaginar o ser conscientes de la situación que las llevó a laborar en dicho campo.

Algunas mujeres aceptan empleos que no hubieran querido, movidas por la falta de apoyo de sus parejas o por el salario.

Para la mayoría, quedarse o regresar con el padre de los menores no es la mejor opción.

“Si él me hubiera dicho, ‘yo voy a tratar de reaccionar con menos impulso y mira, vamos a trabajar los dos y entre los dos le echamos ganas’, tal vez me hubiera quedado a su lado, pero hoy por hoy no me lamento. Me da gusto ver bien a mis hijos y pues siempre de la mano de Dios”, dijo Jiménez.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)