Menu

El dulce de leche artesanal es la base de postres mexicanos

Puede hacerse con leche de vaca o de cabra, según el lugar de su elaboración, y es el postre preferido de muchos. 

El dulce de leche es otra tradición en México que combina costumbres antiguas con sabores sobresalientes. Hacerlo es una artesanía entre las familias en algunas partes de país.

“Es una tradición familiar que se pasa de generación en generación. Mi abuela le enseñó a mi mamá, ella a mí y a mis hermanas”,  dijo Elsa Montero Gutiérrez, ama de casa de la localidad de la Lajilla, en el municipio de Jamapa, Veracruz.

“Es muy común que se haga este dulce en el pueblo”, dijo. “En algunas casas lo hacen para vender en la ciudad; muchos los venden en los restaurantes de Mandinga [localidad de Alvarado]”.

Es un producto que se da mejor en el campo abierto, donde los animales conviven en granjas.

“Con 3 litros de leche y 2 kilogramos de azúcar, podemos hacer suficiente para toda la familia. Aquí el ingrediente principal es la leche bronca, la cual le da ese sabor de campo, un sabor que no es tan común e inigualable”, dijo Montero Gutiérrez.

En Veracruz, el dulce de leche se hace de manera artesanal; la receta se pasa de generación en generación. (Charlie Moron/Café Words)

El dulce de leche es un postre muy característico en América Latina. No se sabe a ciencia cierta su origen, aunque varios países dicen ser los inventores, entre los que destacan México, Argentina, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay y Colombia.

También varía su nombre según la región y, a veces, el animal. En Argentina, siempre se hace con leche de vaca, mientras que en otros países la leche puede ser de vaca o de cabra.

En realidad, se elaboró primero en Indonesia; en el siglo VI viajó hasta las Islas Filipinas. Los españoles lo llevaron hasta las Américas.

Aunque la consistencia puede variar, los ingredientes de base son el azúcar de caña y la leche. Algunas variedades llevan vainilla.

A pesar de que cientos de familias de toda América Latina hacen este peculiar dulce de manera casera, la industrialización no tardó mucho en acaparar el producto, que es el favorito de los niños, gracias a que se usa en infinidad de postres.

Además de hacer la dulce de leche de manera artesanal, las familias lo preparan a la leña, lo cual aumenta su sabor. (Charlie Moron/Café Words)

Una de las variaciones en México es la cajeta; su elaboración es similar, pero se hace siempre con leche de cabra, además de vainilla y otras especias. La ciudad de Celaya, Guanajuato, es conocida por este singular dulce.

“Me gusta el dulce de leche, aunque solo lo podemos comprar en algún mercado de artesanías, ya que, al ser un dulce típico mexicano como las cocadas, tamarindo con chile, o la fruta cristalizada, es ahí donde lo puedes encontrar sin problema”, dijo Ernestina Carmona Peña, ama de casa de la ciudad de Boca del Río, Veracruz.

“Su precio varía, de 10 a 15 pesos la pieza, la forma, en algunas ocasiones hasta nueces le ponen”, dijo.

Cuando se hace de manera artesanal, es importante recordar remover el dulce con una cuchara, ya que si se quema, el sabor se altera. También es esencial hacerlo a fuego lento.

Es el dulce favorito de muchos niños y de muchos adultos amantes de la repostería mexicana, ya sea en su forma cristalizada o líquida, que se vende en un frasco.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)